S?bado, 19 de marzo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Mateo 5, 20-26

?En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrar?n ustedes en el Reino de los cielos.


Han o?do ustedes que se dijo a los antiguos: No matar?s y el que mate ser? llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, ser? llevado tambi?n ante el tribunal; el que insulte a su hermano, ser? llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, ser? llevado al fuego del lugar de castigo.


Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas all? mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda.

Arr?glate pronto con tu adversario, mientras vas con ?l por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al polic?a y te metan a la c?rcel. Te aseguro que no saldr?s de ah? hasta que hayas pagado el ?ltimo centavo?.

Oraci?n introductoria

Se?or Jes?s, T? sabes que es lo mejor para m? y hoy quieres que te escuche porque T? est?s m?s interesado que yo en mi crecimiento espiritual y apost?lico, tengo que reconocerlo? Pero conf?o en Ti, en tu perd?n, en tu misericordia, en tu inmensa paciencia ante mi fragilidad. Creo, espero y te amo, ay?dame a vivir con plenitud este momento de oraci?n.

Petici?n

Jes?s, ens??ame a ser misericordioso para acoger a toda persona que me encuentre en mi camino.

Meditaci?n

?Hemos sido creados para recibir amor, y as? ha sido. Todos los d?as debemos agradecer a Dios el amor que ya hemos conocido, el amor que nos ha hecho quienes somos, el amor que nos ha mostrado lo que es verdaderamente importante en la vida. Necesitamos dar gracias al Se?or por el amor que hemos recibido de nuestras familias, nuestros amigos, nuestros maestros, y todas las personas que en nuestras vidas nos han ayudado a darnos cuenta de lo valiosos que somos a sus ojos y a los ojos de Dios.

Hemos sido creados tambi?n para dar amor, para hacer de ?l la fuente de cuanto realizamos y lo m?s perdurable de nuestras vidas. A veces esto parece lo m?s natural, especialmente cuando sentimos la alegr?a del amor, cuando nuestros corazones rebosan de generosidad, idealismo, deseo de ayudar a los dem?s y construir un mundo mejor. Pero otras veces constatamos que es dif?cil amar; nuestro coraz?n puede endurecerse f?cilmente endurecido por el ego?smo, la envidia y el orgullo. (?) Cada d?a hemos de optar por amar, y esto requiere ayuda, la ayuda que viene de Cristo? (Benedicto XVI, 18 de septiembre de 2010).

Reflexi?n apost?lica

?Por esta raz?n, la caridad es el signo de autenticidad de toda vida cristiana. San Pablo, en su c?lebre himno a la caridad, se?ala con ?nfasis que un cristiano sin caridad pierde su esencia; y enumera a continuaci?n los rasgos m?s propios de la caridad cristiana: una caridad que perdona, que es paciente, servicial, comprensiva, magn?nima, v?nculo y distintivo de la comunidad cristiana? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 37).

Prop?sito

Vivir el d?a en actitud constante de servicio.

Di?logo con Cristo

Jes?s, creo en Ti, habita en mi coraz?n para que pueda crecer en mi amor, por Ti y por mi pr?jimo. Ver s?lo lo bueno, disculpar todo, valorar a todas las personas y buscar la reconciliaci?n con quien me encuentro alejado. ?se es un buen plan para el d?a que hoy me concedes vivir, pero para que no se quede en una ilusi?n, qu?date conmigo, ilumina todo mi d?a: te doy mis ojos, mis o?dos, mi boca, mi coraz?n, para que otros puedan experimentar tu amor.

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 8:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios