S?bado, 19 de marzo de 2011

Fuente: Catholic.net
Autor: Tere Fern?ndez


Un poco de historia

La tradici?n de rezar por los muertos se remonta a los primeros tiempos del cristianismo, en donde ya se honraba su recuerdo y se ofrec?an oraciones y sacrificios por ellos.

Cuando una persona muere, ya no es capaz de hacer nada para ganar el cielo; sin embargo, los vivos s? podemos ofrecer nuestras obras para que el difunto alcance la salvaci?n.

Con las buenas obras y la oraci?n se puede ayudar a los seres queridos a conseguir el perd?n y la purificaci?n de sus pecados para poder participar de la gloria de Dios.

A estas oraciones se les llama sufragios. El mejor sufragio es ofrecer la Santa Misa por los difuntos.

Debido a las numerosas actividades de la vida diaria, las personas muchas veces no tienen tiempo ni de atender a los que viven con ellos, y es muy f?cil que se olviden de lo provechoso que puede ser la oraci?n por los fieles difuntos. Debido a esto, la Iglesia ha querido instituir un d?a, el 2 de noviembre, que se dedique especialmente a la oraci?n por aquellas almas que han dejado la tierra y a?n no llegan al cielo.

La Iglesia recomienda la oraci?n en favor de los difuntos y tambi?n las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia para ayudarlos a hacer m?s corto el periodo de purificaci?n y puedan llegar a ver a Dios. "No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos".

Nuestra oraci?n por los muertos puede no solamente ayudarles, sino tambi?n hacer eficaz su intercesi?n a nuestro favor. Los que ya est?n en el cielo interceden por los que est?n en la tierra para que tengan la gracia de ser fieles a Dios y alcanzar la vida eterna.

Para aumentar las ventajas de esta fiesta lit?rgica, la Iglesia ha establecido que si nos confesamos, comulgamos y rezamos el Credo por las intenciones del Papa entre el 1 y el 8 de noviembre, ?podemos ayudarles obteniendo para ellos indulgencias, de manera que se vean libres de las penas temporales debidas por sus pecados?. (CEC 1479)

Costumbres y tradiciones.

El altar de muertos

Es una costumbre mexicana relacionada con el ciclo agr?cola tradicional. Los ind?genas hac?an una gran fiesta en la primera luna llena del mes de noviembre, para celebrar la terminaci?n de la cosecha del ma?z. Ellos cre?an que ese d?a los difuntos ten?an autorizaci?n para regresar a la tierra, a celebrar y compartir con sus parientes vivos, los frutos de la madre tierra.

Para los aztecas la muerte no era el final de la vida, sino simplemente una transformaci?n. Cre?an que las personas muertas se convertir?an en colibr?es, para volar acompa?ando al Sol, cuando los dioses decidieran que hab?an alcanzado cierto grado de perfecci?n.

Mientras esto suced?a, los dioses se llevaban a los muertos a un lugar al que llamaban Mictl?n, que significa ?lugar de la muerte? o ?residencia de los muertos? para purificarse y seguir su camino.

Los aztecas no enterraban a los muertos sino que los incineraban.
La viuda, la hermana o la madre, preparaba tortillas, frijoles y bebidas. Un sacerdote deb?a comprobar que no faltara nada y al fin prend?an fuego y mientras las llamas ard?an, los familiares sentados aguardaban el fin, llorando y entonando tristes canciones. Las cenizas eran puestas en una urna junto con un jade que simbolizaba su coraz?n.

Cada a?o, en la primera noche de luna llena en noviembre, los familiares visitaban la urna donde estaban las cenizas del difunto y pon?an alrededor el tipo de comida que le gustaba en vida para atraerlo, pues ese d?a ten?an permiso los difuntos para visitar a sus parientes que hab?an quedado en la tierra.

El difunto ese d?a se convert?a en el "hu?sped ilustre" a quien hab?a de festejarse y agasajarse de la forma m?s atenta. Pon?an tambi?n flores de Cempaz?chitl, que son de color anaranjado brillante, y las deshojaban formando con los p?talos un camino hasta el templo para guiar al difunto en su camino de regreso a Mictl?n.

Los misioneros espa?oles al llegar a M?xico aprovecharon esta costumbre, para comenzar la tarea de la evangelizaci?n a trav?s de la oraci?n por los difuntos.

La costumbre azteca la dejaron pr?cticamente intacta, pero le dieron un sentido cristiano: El d?a 2 de noviembre, se dedica a la oraci?n por las almas de los difuntos. Se visita el cementerio y junto a la tumba se pone un altar en memoria del difunto, sobre el cual se ponen objetos que le pertenec?an, con el objetivo de recordar al difunto con todas sus virtudes y defectos y hacer mejor la oraci?n.

El altar se adorna con papel de colores picado con motivos alusivos a la muerte, con el sentido religioso de ver la muerte sin tristeza, pues es s?lo el paso a una nueva vida.

Cada uno de los familiares lleva una ofrenda al difunto que se pone tambi?n sobre el altar. Estas ofrendas consisten en alimentos o cosas que le gustaban al difunto: dulce de calabaza, dulces de leche, pan, flores. Estas ofrendas simbolizan las oraciones y sacrificios que los parientes ofrecer?n por la salvaci?n del difunto.

Los aztecas fabricaban calaveras de barro o piedra y las pon?an cerca del altar de muertos para tranquilizar al dios de la muerte. Los misioneros, en vez de prohibirles esta costumbre pagana, les ense?aron a fabricar calaveras de az?car como s?mbolo de la dulzura de la muerte para el que ha sido fiel a Dios.

El camino de flores de cempaz?chitl, ahora se dirige hacia una im?gen de la Virgen Mar?a o de Jesucristo, con la finalidad de se?alar al difunto el ?nico camino para llegar al cielo.

El agua que se pone sobre el altar simboliza las oraciones que pueden calmar la sed de las ?nimas del purgatorio y representa la fuente de la vida; la sal simboliza la resurrecci?n de los cuerpos por ser un elemento que se utiliza para la conservaci?n; el incienso tiene la funci?n de alejar al demonio; las veladoras representan la fe, la esperanza y el amor eterno; el fuego simboliza la purificaci?n.

Los primeros misioneros ped?an a los ind?genas que escribieran oraciones por los muertos en los que se?alaran con claridad el tipo de gracias que ellos ped?an para el muerto de acuerdo a los defectos o virtudes que hubiera demostrado a lo largo de su vida.

Estas oraciones se recitaban frente al altar y despu?s se pon?an encima de ?l. Con el tiempo esta costumbre fue cambiando y ahora se escriben versos llamados ?calaveras? en los que, con iron?a, picard?a y gracia, hablan de la muerte.

La Ofrenda de Muertos contiene s?mbolos que representan los tres ?estadios? de la Iglesia:

1) La Iglesia Purgante,
conformada por todas las almas que se encuentran en el purgatorio, es decir aqu?llas personas que no murieron en pecado mortal, pero que est?n purgando penas por las faltas cometidas hasta que puedan llegar al cielo. Se representa con las fotos de los difuntos, a los que se acostumbra colocar las diferentes bebidas y comidas que disfrutaban en vida.

2) La Iglesia Triunfante, que son todas las almas que ya gozan de la presencia de Dios en el Cielo, representada por estampas y figuras de santos.

3) La Iglesia Militante, que somos todos los que a?n estamos en la tierra, y somos los que ponemos la ofrenda.
En algunos lugares de M?xico, la celebraci?n de los fieles difuntos consta de tres d?as: el primer d?a para los ni?os y las ni?as; el segundo para los adultos; y el tercero lo dedican a quitar el altar y comer todo lo que hay en ?ste. A los adultos y a los ni?os se les pone diferente tipo de comida.

Cuida tu fe

Halloween o la noche de brujas: Halloween significa ?V?spera santa? y se celebra el 31 de Octubre. Esta costumbre proviene de los celtas que vivieron en Francia, Espa?a y las Islas Brit?nicas.

Ellos prend?an hogueras la primera luna llena de Noviembre para ahuyentar a los esp?ritus e incluso algunos se disfrazaban de fantasmas o duendes para espantarlos haci?ndoles creer que ellos tambi?n eran esp?ritus.

Podr?a distraernos de la oraci?n del d?a de todos los santos y de los difuntos. Se ha convertido en una fiesta muy atractiva con disfraces, dulces, trucos, diversiones que nos llaman mucho la atenci?n.

Puede llegar a pasar que se nos olvide lo realmente importante, es decir, el sentido espiritual de estos d?as.

Si quieres participar en el Halloween y pedir dulces, disfrazarte y divertirte, Cu?date de no caer en las pr?cticas anticristianas que esta tradici?n promueve y no se te olvide antes rezar por los muertos y a los santos.

Debemos vivir el verdadero sentido de la fiesta y no s?lo quedarnos en la parte exterior. Aprovechar el festejo para crecer en nuestra vida espiritual.

Algo que no debes olvidar

La Iglesia ha querido instituir un d?a que se dedique especialmente a orar por aquellas almas que han dejado la tierra y a?n no llegan al cielo.

Los vivos podemos ofrecer obras de penitencia, oraciones, limosnas e indulgencias para que los difuntos alcancen la salvaci?n.

La Iglesia ha establecido que si nos confesamos, comulgamos y rezamos el Credo entre el 1 y el 8 de noviembre, podemos abreviar el estado de purificaci?n en el purgatorio.

Oraci?n

Que las almas de los difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. As? sea.


Publicado por mario.web @ 8:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios