Jueves, 24 de marzo de 2011

La Voz Del Papa

Jos? Mart?nez Col?n

Peri?dico AM Quer?taro, 09/08/16

1) Para saber

Sabemos, como dice el Papa Benedicto XVI, que el amor es una fuerza poderosa, extraordinaria, que mueve alas personas a comprometerse con valent?a y generosidad a metas nobles. Pero ese amor, nos dice el Papa, no puede autodirigirse.

A veces se dice que el "amor es ciego" y hay algo de cierto en esa frase. Y es que el amor necesita, como los ciegos, un consejero, una gu?a. El Papa nos se?ala en su reciente Enc?clica cu?l es ese asesor: la verdad: "S?lo en la verdad resplandece la caridad y puede ser vivida aut?nticamente" ("La caridad en la verdad", N.3). La verdad, obtenida por la fe o la raz?n se convierte en la luz que ilumina, da sentido y valor a la caridad. Ser? preciso no separar el amor de la verdad pues, como dice el Papa, el amor se volver?a un sentimentalismo. El amor caer?a en la trampa de las opiniones, en un relativismo.

2) Para pensar

Hay un cuento de Le?n Tolstoi en donde relata que hab?a un rey en la India que mand? traer a varios ciegos y los puso junto a un elefante. Los ciegos palparon al elefante, cada uno en una parte distinta. Un ciego palp? las patas; otro la cola; un tercero el inicio de la cola; otro la piel; uno m?s los dientes y otro la trompa.

Despu?s el rey los llam? a su presencia y les pregunt?: "?A qu? se parece el elefante?"

El primer ciego, que hab?a tocado las patas respondi?: "Se asemeja a unas columnas". El segundo dijo: "No, se parece a una escoba", pues hab?a palpado la cola. El tercero afirm?: "Es como una rama", pues hab?a tocado el inicio de la cola. Otro dijo: "No, m?s bien parece un pedazo de tierra". Era el que hab?a tocado su piel. Otro ciego le refut?: "Es como un muro", pues hab?a palpado su costado. El que hab?a tocado los dientes dijo: "Nada de eso, es semejante a unos cuernos". En cambio el que toc? la trompa dijo: "Se equivocan, se parece a una cuerda gruesa". Y todos los ciegos empezaron a discutir entre s?, sin ponerse de acuerdo.

El Papa Juan Pablo I recordaba esta historia y dec?a que le parec?a indigno, tanto de Dios como de la raz?n, el pensar que el hombre se encontraba en la misma situaci?n que los ciegos. Dios ya envi? a su Hijo, que es la Verdad, para que no caminemos a oscuras. Tenemos la luz de la verdad que nos gu?a.

3) Para vivir

Hemos de dar gracias a Dios por otorgarnos el don de la Verdad, pero tambi?n habr? que ser d?ciles para seguir esa verdad.

El Papa Benedicto XVI en la Enc?clica mencionada se?ala que una caridad sin verdad no es aut?ntica. Hoy en d?a no es dif?cil encontrarse con situaciones en donde se percibe esa rebeld?a para acatar la verdad. Algunos, por el esfuerzo que comporta, no aceptan la verdad. Por ejemplo, nos encontramos a personas casadas que quieren seguir viviendo como solteros y, en cambio, a novios que viven como los casados. O los hijos que no aceptan su condici?n y se rebelan contra los padres; o el trabajador que busca c?mo no cumplir sus deberes; el estudiante que se las ingenia para aprobar sin estudiar y un largo etc?tera. Se puede decir que el pecado, adem?s de ser ofensa a Dios, consiste precisamente en separarse de la verdad.

La verdad consistir? en vivir aquello que somos, aunque nos cueste esfuerzo y renuncias. Entonces nuestro amor ser? aut?ntico. Como dice el Papa, esa verdad ser? la que nos haga libres.


Publicado por mario.web @ 7:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios