Jueves, 24 de marzo de 2011
Declaraci?n de la Comisi?n sobre la comunicaci?n de la Conferencia de obispos alemanes en la que se profundiza en la relaci?n entre la Iglesia, la literatura, los libros y las editoriales cat?licas.
?
Los libros y la lectura
Los libros y la lectura

LOS LIBROS Y LA LECTURA

Declaraci?n de la Comisi?n sobre la comunicaci?n de la Conferencia de obispos alemanes. ( 1? de octubre de 1980)



Entre los textos pontificios sobre la comunicaci?n del siglo XX nunca se ha publicado un documento dedicado espec?ficamente a los libros, a las editoriales y a la lectura. Tan s?lo la Instrucci?n de la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe de 1992 tiene una vaga referencia. El documento de la Comisi?n sobre la Comunicaci?n de la Conferencia de los obispos alemanes es probablemente el ?nico documento de la Iglesia que habla positivamente de los libros y de las editoriales. Es un buen ejemplo para posteriores acercamientos creativos de las Conferencias episcopales en los diversos sectores de la comunicaci?n social, tanto en la sociedad como en la Iglesia.

Para encuadrar mejor el documento, conviene recordar que en muchas parroquias alemanas hay bibliotecas organizadas y gestionadas a nivel nacional por profesionales y organizaciones afines a la Iglesia, llamadas " Borrom?sverein", en honor de san Carlos Borromeo y san Michaelsbund (asociaciones de san Miguel).

Estas organizaciones, cuya fundaci?n data del siglo XIX, proporcionan la estructura para conseguir libros, publicar ediciones especiales y formar al personal especializado. Para tener una idea de la amplitud de estas iniciativas, basta pensar en san Michaelsbund, que a pesar de trabajar s?lo en la di?cesis de Baviera, asociaba a 1.219 bibliotecas.

Sobre la necesidad e importancia de la alfabetizaci?n y de la educaci?n se difunden cada a?o mensajes pontificios con motivo de la Jornada mundial de la Alfabetizaci?n, promovida por la UNESCO con sede en Par?s. Los mensajes papales de esta jornada se env?an al Director General de la UNESCO.


1. Introducci?n

1. Los habitantes de la Rep?blica Federal alemana dedican una media de 5-6 horas a los medios de comunicaci?n de masas: televisi?n, radio, discos o audiocasette, peri?dicos, revistas, cine, teatro y hasta el tel?fono. La TV y la radio, por s? solas cubren cerca del 60-70% de este "tiempo de los medios". Leer libros representa solamente el 10-15%, m?s que la escucha de discos o ir al teatro o cine o usar el tel?fono. Esto demuestra que no estamos en el final de la era del libro. Los medios de comunicaci?n no pueden disminuir el valor y los beneficios de los libros.

2. La lectura y la alfabetizaci?n


2. La lectura comporta mucho m?s que una sencilla decodificaci?n. La mera capacidad t?cnica de leer que se adquiere en los primeros a?os de la escuela es s?lo el inicio. Durante el arco entero de la vida se deben a?adir y aprender muchas cosas: la elecci?n consciente y el cuidado examen de lo que se lee, el sentido cr?tico, la conexi?n creativa con el mundo propio de la imagen e ideas, el encuentro con otros textos. El <> del acto de leer y el mismo lector hacen todo esto mucho m?s f?cil para tomar parte en los otros medios de informaci?n y orientaci?n.

3. Leer es la condici?n m?s importante de la existencia humana. En base a la experiencia de los pa?ses del Tercer Mundo, sabemos que ignorar la alfabetizaci?n puede ser un obst?culo da?ino para el desarrollo humano completo. Adem?s, es necesario realizar un <> que vaya m?s all? de la ortograf?a y que es precondici?n para relaci?n madura con cada uno de los medios. Una educaci?n semejante a la lectura es una auto-educaci?n y un autodescubrimiento que nunca concluye durante la vida. La f?rmula <> es v?lida s?lo para quienes consideran la lectura como un momento esencial de la vida humana para encontrarse consigo mismo, con los otros y con Dios.


3. Los libros en la historia y en la sociedad

4. Los primeros documentos escritos testimonian el inicio de la historia del g?nero humano. Los primeros ejemplos prehist?ricos, escritos a mano antes de imprimirse han hecho posible una clase comunicaci?n capaz de trascender los confines del espacio y del tiempo. Gracias a ellos se ha podido transmitir a la posteridad el modo de c?mo se ve?a el hombre del pasado a s? mismo y a su mundo, cu?les fueron sus experiencias y su pensamiento. El libro ha hecho posible la transmisi?n y la comunicaci?n de los eventos m?s banales de la vida diaria hasta las reflexiones m?s profundas. Desde sus or?genes, el desarrollo de la cultura humana ha estado ligada a la cultura del libro. Los desarrollos tecnol?gicos de la ?poca moderna no deber?an hacernos olvidar que los libros deben considerarse como textos esculpidos en rocas y en arcilla: los r?tulos del Qumran, los manuscritos de la Edad Media... e incluso la documentaci?n conservada hoy de forma electr?nica.

5. Los libros han sido decisivos en el desarrollo del g?nero humano y en la vida de los individuos. Hay libros que<>. Los libros que dan vida a las escuelas del pensamiento, sistemas de poder, imperios, ideolog?as y libros que han logrado que no sucumbieran a la destrucci?n. Los libros son instrumentos de supremas realizaciones creativas, son esperanza para el futuro, aunque tambi?n puedan destruirla. Este es su poder.

4. La Biblia como palabra de Dios

6. En casi todas las lenguas , la Biblia se llama el libro de los libros. Nos damos cuenta del significado que la Biblia asume en la vida de un cristiano y de la Iglesia cuando el lector concluye su lectura diciendo:<< Palabra de Dios>>. Lo que Dios ha dicho y revelado se nos comunica mediante el libro de los libros. << Las Sagradas Escrituras se conocen desde la infancia, dice Pablo a Timoteo ( 2Tm 3,5) aludiendo al hecho de que un joven cristiano deber?a ser educado en la lectura desde su m?s tierna edad.<<?Entiendes lo que est?s leyendo>>?, pregunta Felipe a un lector (Hch 8,30). Y contesta:?<< C?mo lo podr? si nadie me instruye?>>.

Leer aparece como una disposici?n natural para quienes se sienten cautivados por la palabra de Dios. Sin la cooperaci?n del hombre y su disponibilidad en responder con el esp?ritu abierto a lo que se cuenta en el libro, ?ste queda como cosa muerta.

5. Los libros en la vida de los individuos

Los libros son distintos de los otros medios de comunicaci?n. Ellos esperan pacientemente sin imponerse, pero nos pueden acompa?ar a cualquier parte. El lector puede tomar y retomar la lectura, confrontar un texto con otro sin necesidad de otros medios t?cnicos. Nos pueden ayudar a entender el contexto y las interrelaciones de los acontecimientos contempor?neos y a encontrar noticias de los par?metros de referencia para expresar un juicio. Los libros nos pueden transmitir toda clase de contenidos: al no estar ligados a la informaci?n superficial y eventos de la actualidad diaria, pueden proporcionar una visi?n del pasado del g?nero humano y del mundo, de la b?squeda de la belleza, induci?ndonos a examinar todo lo posible y a que nos demos cuenta de la totalidad de nuestra existencia, de su significado y de su direcci?n.

6. Importancia y papel de los libros religiosos

8. Los libros religiosos, instrumento de la tradici?n escrita de la Buena Nueva y del testimonio de sus fieles, son de extraordinaria importancia para todo lo que respecta a nuestras demandas sobre el significado y el fin de la vida humana, nuestra orientaci?n religiosa y las decisiones que hay que tomar. Esto ha sido confirmado por un estudio de la primavera del 1980 en el que se demuestra que en un a?o el 50% de los habitantes de la Rep?blica Federal alemana de m?s de 14 a?os se orienta hacia los libros religiosos con frecuencia, mientras que el 25% los lee al menos una vez al mes. La ocasi?n proviene de situaciones en las que se debe afrontar eventos capitales de la existencia humana como el nacimiento y la muerte, la alegr?a y el dolor, el sufrimiento personal y del grupo, al inicio y fin de un per?odo de la vida, una nueva amistad o una separaci?n. En todos estos casos, nos vamos a los libros para entender mejor y meditar. M?s de un tercio de la poblaci?n alemana querr?a comprar durante el a?o libros adaptados a estas circunstancias. En general, se va estos libros cuando se trata de problemas que se refieren al significado de la vida y a la orientaci?n religiosa.

7. Los libros y los otros medios de comunicaci?n

9. El libro ha asumido una posterior funci?n con los peri?dicos, los panfletos y los op?sculos-gu?a que acompa?an a los medios electr?nicos. Asociadas y no en competici?n con estos ?ltimos, estas publicaciones demuestran que son un medio excelente para ponerse a disposici?n de la comunicaci?n humana. Pi?nsese, por ejemplo, en los libros que se editan al mismo tiempo que las producciones TV o los videocasettes que contienen libros y que se emplean para ense?ar en la escuela o en los programas de educaci?n de adultos. Pi?nsese tambi?n en el uso que se hace con los medios audiovisuales en el campo de la instrucci?n religiosa que va desde la oraci?n a la meditaci?n personal.

8. Las casas editoras y las librer?as

10. La Iglesia, gracias a sus organizaciones, ha contribuido no poco a los lejanos or?genes y al desarrollo de la cultura del libro. Esta obra no deber?a nunca debilitarse o disminuir en su entusiasmo. Sucede que la vida es un continuo empe?o por parte de los editores cat?licos a favor de la cultura del libro y de los medios en general. Las casas editoras tienen riesgos econ?micos para los que la Iglesia debe estar preparada y estudiar con cuidado y de forma imparcial las ofertas y propuestas, manteniendo un di?logo continuo con los mismo cr?ticos. Cada lector tiene su parte de responsabilidad garantizando unas editoriales independientes y pluralistas, libres de toda presi?n pol?tica y de la concurrencia co otras grandes corporaciones de la industria de los medios de masas.

Es importante que el lector encuentre en las librer?as y bibliotecas los libros que mejor corresponden a sus demandas y que lo ponen en contacto con la vida diaria. Las casas editoras y las librer?as cat?licas saben que es su deber ayudar a los lectores a que sepan elegir el inmenso material que ofrece el mercado del libro, orientando los intereses de los lectores e intentando que se haga posible con cierta facilidad la lectura de inspiraci?n cat?lica.

Este cometido no es nada f?cil hoy en d?a. Este servicio debe alentarse y promoverse de cara al futuro. Una de las caracter?sticas peculiares del libro es aquella mediante la cual el pensamiento y la personalidad de quienes se ocupan de su distribuci?n adquieran una gran importancia. Por consiguiente, las librer?as cat?licas tienen el deber de promover la formaci?n cualificada de sus colaboradores.

9. Las bibliotecas p?blicas cat?licas

9.1. Importancia y papel
11. ...Las cosas desconocidas y nuevas que se pueden aprender en las bibliotecas estimulan la reflexi?n sobre cuestiones de la vida diaria que, de otro modo, pasar?an inadvertidas. Adem?s , los lectores asiduos piden una orientaci?n cualificada y que se les d? una informaci?n precisa. Todo esto ha llevado a la Iglesia a instituir en las parroquias bibliotecas propias para dar el m?ximo acceso posible a la cultura del libro.

El trabajo iniciado por la <> debe continuarse y desarrollarse. Hoy por hoy no se puede renunciar a las posibilidades que ofrecen las bibliotecas p?blicas cat?licas en nuestras parroquias. Su obra va m?s all? de la simple prestaci?n de literatura o entretenimiento. En las comunidades parroquiales m?s activas, se ha desarrollado un tipo de consulta cualificada dirigida el gran p?blico.

Las bibliotecas p?blicas cat?licas ponen a disposici?n las informaciones sobre al Iglesia, sobre el mundo y proporcionan material de orientaci?n para la vida, ayuda y est?mulo en la profesi?n y los mejores ejemplos de la literatura pasada y contempor?nea. Es evidente que estas bibliotecas est?n al servicio del trabajo pastoral y educativo. Por eso ponen a disposici?n la informaci?n y el sostenimiento de toda la comunidad. Como lugar de formaci?n en las ideas y opiniones, estas bibliotecas tienen una posibilidad ?ptima de convertirse en un momento de di?logo en el interior de la parroquia, un lugar donde las personas provenientes de experiencias de vida diversas se encuentran, atra?das por la variedad del material que se les ofrece.

Necesitan la atenci?n que toda parroquia debe dar. Proporcionarles el material no es cosa sin importancia: se trata de uno de esos servicios que, para mantenerlos, necesitan de donaciones frecuentes. Cada biblioteca necesita los medios necesarios para una puesta al d?a y una renovaci?n constante del material. Sus directores y colaboradores cumplen un servicio muy importante en toda la parroquia y hay que animarlos continuamente en su labor.

9..2. La cooperaci?n
12. Las bibliotecas p?blicas cat?licas pueden lograr el m?ximo de su capacidad mediante la cooperaci?n: entre las misma s bibliotecas cat?licas y las oficinas diocesanas, las bibliotecas cient?ficas y los centros de medios de masa, las oficinas centrales de la <>y, finalmente, las otras biblioteca p?blicas.

En muchas ciudades y pa?ses, la biblioteca p?blica cat?lica es la ?nica estructura a la que se le ha confiado este servicio de administraci?n p?blica. En otros casos, ha encontrado el modo de colaborar con otras bibliotecas p?blicas como las de otras iglesias cristianas, del ayuntamiento y otras instituciones.

13. Las bibliotecas p?blicas cat?licas son a menudo una preciosa ayuda para desarrollar un uso cr?tico y responsable de los otros medios de comunicaci?n. Ellas son est?n dotadas de revistas, casette, juegos, dibujos y otros medios.

10. Recomendaciones finales

14. Para garantizar la permanencia de la cultura del libro en el futuro, es necesario actuar del modo siguiente:

- promover una educaci?n a la lectura multicomprensiva que sepa hacer a cada individuo capaz de participar en la vida social y condividir el pensamiento humano en la toma de conciencia de la revelaci?n de Dios;

- instaurar un di?logo constante sobre cuestiones vitales propuestas por la lectura;

- asegurar la producci?n y la distribuci?n libre y pluralista de libros y de otras publicaciones que no est?n sometidos a presiones pol?ticas o econ?micos;

- gracias tambi?n a las financiaciones p?blicas lograr que los libros y las publicaciones de las bibliotecas p?blicas est?n disponibles a todo el mundo, independientemente de su status social;

- motivar a las parroquias para que reconozcan su responsabilidad en esta ?rea y act?en del modo m?s oportuno;

- crear y asegurar en la sociedad condiciones necesarias para un desarrollo posterior de la cultura del libro.


Publicado por mario.web @ 9:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios