Jueves, 24 de marzo de 2011

Fuente: www.enlacetamaulipas.org
Autor: Ernesto Parga Lim?n

A m? me pas? lo mismo que a todos los padres. Una buena ma?ana me despert? con la tristeza que me produjo el tomar conciencia por primera vez de que nuestros hijos ?de Tere y m?os? estaban creciendo con demasiada rapidez, a la saz?n el grande con nueve a?os y el peque?o de siete, y que pronto abandonar?a la casa paterna para continuar sus estudios en alguna ciudad y, recordando a mi madre, dije a mi mujer, a la que despert? d?ndole una sacudida:

-Que pena que muy pronto nos quedaremos solos en esta casa tan inmensa
- ?De qu? me hablas??, me ataj? al instante Tere.
-?De qu? soledad y a cu?l casa inmensa te refieres?, si la nuestra es tan peque?a que tus ronquidos retumban en toda la casa.
- Bueno, espet? un poco desubicado, es que as? dec?a mi madre cuando nosotros nos empezamos a ir de la casa,
-Pero se te olvida que tu familia viv?a en el rancho sin m?s fronteras que el alcance de la vista, me dijo, y dando por terminada la charla se dio la vuelta para continuar durmiendo.
Ya por la tarde y mas despiertita mi mujer busc? la manera de continuar con la charla matinal.
- A ver dime ?que mosca te pico por la ma?ana?
- Para all? voy, le dije, suspirando como queriendo agarrar mucho aire para poder explicar la idea que no dej? de peregrinar por mi cabeza durante todo el d?a.
-Yo creo, tartamudee - como quien espera un zapatazo- que deber?amos tener mas hijos, pues los ni?os ya est?n muy grandes y pronto estaremos solos t? y yo;

Yo mismo me sorprend? de lo d?bil y ego?sta de mi argumento y tratando de afinar mi posici?n dije sin dejar mi nerviosismo.

-Por que es bueno que vengan ni?os al mundo

Y la premonici?n se cumpli? pues el zapatazo lleg? en la forma de este discurso.

-?Estas loco o que te pasa? como que traer mas ni?os al mundo es que acaso no ves la televisi?n, basta sentarse a ver un poco las noticias para recibir una ba?o de sangre de este mundo sin patas ni cabeza, que si violaciones, homicidios, narcotr?fico, trata de menores, en fin, es que no ves que la violencia es el sino de nuestra sociedad.

Nuevo suspiro pero esta vez hasta el fondo, en parte para tomar tiempo para responder con cierta inteligencia, as? pues pasado el susto habl? ceremoniosamente.

-Ciertamente, creo que hay un poco de raz?n en lo que me dices, pero solo un poco, -intentar? explicarme- agregu?, haciendo un pausa, que me sirvi? para seguir ordenando las ideas que recordaba de mis estudios en orientaci?n familiar.
Efectivamente, hoy casi todos los medios llenan sus paginas y sus minutos al aire, con ese desfile interminable y cotidiano que hace repaso de todas las tragedias del mundo- esos son las ?ventajas? de la aldea global- explotando el morbo y la cara m?s oscura del ser humano, hoy nos hemos convertido a su salud en adictos a la nota roja.

Pero esa es tan solo parte, y con toda seguridad, no la m?s grande de nuestra realidad que tiene por fortuna muchos mas claros que los oscuros que nos presentan, pero por desgracia o por ventura esos claros que son de verdad tan luminosos son tan frecuentes que por eso mismo no son noticia, pero que hacen que la realidad reboce su lado m?s noble.

Tere empez? a barruntar- hacia ?D?nde? dirig?a yo mi verborrea- y me anim? a continuar as?:

-?Ah, qu? bien me har?a escuchar cosas buenas que me llenen de esperanza! Te escucho?, termin?, ya sin aquel dejo de reto con el que empezamos la conversaci?n
-Que te parece, dije, si hacemos juntos un repaso de tantas cosas buenas que dan sentido a este vida que vivimos, que te parece si jugamos a ser los periodistas de la NOTA BLANCA, y la convertimos por el poder supremo que nos confiere la imaginaci?n en la gran nota del d?a en todos los medios, ?Si!- continu? emocionado- y la hacemos aparecer en las ocho columnas y en horario triple A, y por la misma magia de nuestra imaginaci?n, le concedemos la audiencia m?s grande que programa jam?s haya conseguido.

Lo titularemos ?La Nota Blanca de cualquier d?a como hoy?

Lista- anim? a Tere- empezamos con el juego, ella asinti? con rapidez y con un gesto que iluminaba sus facciones me dijo:

- Pero inicias t?.
-De acuerdo, estamos al aire, exclam?, ya con emoci?n crecida.

Gran noticia: un joven que adelant?ndose a su cumplea?os fue una a una a casa de sus t?os para pedirles libros de regalo.

Gran noticia: una madre de familia, tras la dura jornada de trabajo, termina su faena haciendo oraci?n, y se sabe, de buena fuente, que pidi? por todos y que casi se olvida de pedir por ella.

Hoy se vio a un hombre de mediana edad entrar en la parroquia de su barrio y se comenta que era tanta su abstracci?n ante el altar que su actitud mov?a a la admiraci?n de cuantos sin querer fueron testigos.

Hoy un padre de familia, que lleg? rendido del trabajo, fue recibido por sus hijos pidi?ndole- un cuento padre ayer lo prometiste y el padre cuenta el mismo cuento por en?sima ocasi?n y no para hasta ver que sus hijos sean dormidos.

Y hoy tambi?n?

-Pero sigo yo-interrumpi? Tere- que me toca a mi.

Hoy como ayer un ni?o se duerme con el libro entre las manos preparando su examen de ma?ana.

Y otro joven con muchas ganas de salir y ya vestido para la ocasi?n, suspende su paseo por quedarse en casa a cuidar a sus hermanos menores, porque a sus padres les ha surgido un compromiso.

Y hoy tambi?n se supo de otra madre que con todo el dolor de su coraz?n y en acto desprendido prepara la maleta para su hijo que parte a estudiar a otra ciudad.

Y hoy me entero que un matrimonio cualquiera, hace que su amor sea fecundo y trascienda trayendo a casa el hijo que tanto los necesita y que los aguardaba en el orfelinato

Y hoy mismo se supo de un matrimonio que renuevan su compromiso con la vida decidiendo traer m?s hijos e este mundo.

Al escuchar esto ?ltimo yo ya no puede continuar el turno y solo atin? a darle un beso a mi mujer.
Ella en tanto contin?o ya solo para m?

- Tienes raz?n viejo, es esta vida hermosa a poco que uno quiera verla as? y lo mejor que podemos hacer por este mundo; es hacer lo que debemos hacer.

Y Tere le regal? a la vida dos hijos m?s, que son con los dos primeros, la prueba m?s grande de amor que nos tenemos.

Ernesto Parga Lim?n

Es Director de Enlace Tamaulipas asociaci?n dedicada a la promoci?n de los valores familiares


www.enlacetamaulipas.org


Publicado por mario.web @ 22:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios