Viernes, 25 de marzo de 2011
Reflexi?n y an?lisis del P. Manuel Loza Mac?as donde nos hace una invitaci?n a llevar la ?tica a la pr?ctica laboral tomando como referencia los beneficios reales y morales de ello.
?
La ?tica penetra en las Empresas
La ?tica penetra en las Empresas


Hace a?os, la conocida revista The Economist comentaba como un acontecimiento muy de tomarse en cuenta el hecho de ?empresas tan diferentes en tama?o y naturaleza, como Levi Strauss, Nike, Johnson & Johnson y Cannodale, una fabricante de bicicletas, han descubierto que es provechoso tener un comportamiento ?tico?. Y a?ad?a que, seg?n una investigaci?n digna de cr?dito, 60% de las empresas estadounidenses se ufanan por tener c?digos ?ticos formales sobre c?mo realizar sus negocios en el pa?s y en el extranjero.


Estos c?digos incluyen el trato con los trabajadores, accionistas, clientes, proveedores y hasta con los vecinos. Mediante dicha investigaci?n se conoci? que muchas de esas empresas tienen una oficina espec?fica para la ?tica y que en varias de ellas se cuenta con un ombudsman, por lo menos.

Del dicho al hecho

Sin embargo, se constata experimentalmente que a?n esas buenas y hasta muy buenas reglamentaciones y filosof?as de empresa, en la pr?ctica adolecen de fallas. Se menciona a una empresa cuya filial cometi? un fraude de varios billones de d?lares, por lo que la matriz tuvo que hacer una erogaci?n por cerca de un bill?n.

Tambi?n se recuerda otro caso: el de una empresa que asienta en su declaraci?n de filosof?a que sus operaciones ?deben ser justas y ?ticas?; pero alguno de sus productos caus?, por su negligente manejo, la muerte de ocho personas. Es cierto que la empresa acept? cubrir costos y multas por esa desgracia. En su descargo queda que su respuesta responsable fu inmediata. Por esto ?ltimo, la empresa fue p?blicamente elogiada.

?Por qu? las fallas?
Joseph Badaracco, de Harvard, y Allen Webb, de la consultor?a McKinsey, observan que ?el clima ?tico de una organizaci?n es sumamente fr?gil?. Y por eso no es de extra?ar que se rompa, no obstante las buenas intenciones plasmadas en los c?digos. Estos estudiosos se inclinan a pensar que una parte de culpa recae en los mandos intermedios de las empresas. Como ellos no inventaron ni establecieron los c?digos, no es raro que los interpreten a su modo.

A esto se a?ade que en las modernas organizaciones de las empresas han desaparecido varios escalones de la jerarqu?a, por lo que las l?neas de comunicaci?n de la base a lo alto, aunque te?ricamente son m?s cortas, pero por lo mismo pueden estar muy saturadas.

Los problemas de consulta o interpretaci?n del c?digo ?tico suelen dejarse a que ?cada quien siga su propio camino?.

Por otra parte, los mandos intermedios suelen estar presionados para que d? prioridad a los resultados econ?micos ?business are business?, abatiendo costos y apresurando las tomas de decisiones, sobre todo parecen oponerse al negocio y a la ?tica. En casos as?, m?s bien es la excepci?n el ejecutivo que consulta su c?digo ?tico. Para otros el comportamiento ?tico se reduce a hacer las cosas correctamente seg?n lo programado y ser leal a la empresa.

Inculcar los valores morales
El cambio obvio es el conocimiento y la decisi?n personal de vivir en la empresa los valores ?ticos. En todos los que integran la empresa, pero de una manera sobresaliente por cuantos tienen responsabilidad de mando en ella.

Las primeras abocadas a esta tarea han de ser las escuelas de administraci?n de empresas, contabilidad y relaciones industriales. Aunque todas las dem?s carreras cuyos profesionistas se han de integrar, tarde o temprano, a las empresas tambi?n comparten la oportunidad y la obligaci?n de esta formaci?n ?tica de sus alumnos. Harvard Business School hace m?s de ochenta a?os ofreci? su primer seminario sobre ?factores sociales en las empresas de negocios?.

Hoy todas las universidades y escuelas superiores deber?an tener integrada en sus programas una c?tedra de ?tica empresarial. No se debe soslayar que muchas Universidades ya lo hacen, tanto en el extranjero como en M?xico. Como dato curioso, puede mencionarse que una escuela empresarial norteamericana env?a a sus estudiantes a un monasterio para que se dediquen a la contemplaci?n durante varias semanas.

Pero ya dentro de la empresa es de desearse que los c?digos ?ticos sean realmente respaldados, por difundirse, por exigirse y por sancionarse. Un apoyo indispensable debe ser el ejemplo de los mandos intermedios y de los altos directivos. Una vez m?s, es muy cierto que la renovaci?n de una empresa ha de abarcar su dirigencia tambi?n en lo ?tico.


Publicado por mario.web @ 22:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios