Domingo, 27 de marzo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ?ngel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un var?n de la estirpe de David, llamado Jos?. La virgen se llamaba Mar?a.


Entr? el ?ngel a donde ella estaba y le dijo: ?Al?grate, llena de gracia, el Se?or est? contigo?. Al o?r estas palabras, ella se preocup? mucho y se preguntaba qu? querr?a decir semejante saludo.


El ?ngel le dijo: ?No temas, Mar?a, porque has hallado gracia ante Dios. Vas a concebir y a dar a luz un hijo y le pondr?s por nombre Jes?s. ?l ser? grande y ser? llamado Hijo del Alt?simo; el Se?or Dios le dar? el trono de David, su padre, y ?l reinar? sobre la casa de Jacob por los siglos y su reinado no tendr? fin?.


Mar?a le dijo entonces al ?ngel: ??C?mo podr? ser esto, puesto que yo permanezco virgen??. El ?ngel le contest?: ?El Esp?ritu Santo descender? sobre ti y el poder del Alt?simo te cubrir? con su sombra. Por eso, el Santo, que va a nacer de ti, ser? llamado Hijo de Dios. Ah? tienes a tu parienta Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya va en el sexto mes la que llamaban est?ril, porque no hay nada imposible para Dios?. Mar?a contest?: ?Yo soy la esclava del Se?or; c?mplase en m? lo que me has dicho?. Y el ?ngel se retir? de su presencia.

Oraci?n introductoria

Nuestro futuro no est? predestinado. Depende de mis decisiones. Oh Mar?a, quiero saber responder a nuestro Padre como t? lo hiciste en el momento de la anunciaci?n. Intercede para que en esta oraci?n crezca en la fe, en la docilidad. Que con apertura y confianza, sin reservas ni l?mites, escuche y siga la Palabra de Dios.

Petici?n

Se?or, que te escuche, para que siempre se haga tu voluntad en mi vida.

Meditaci?n

?Mar?a es la mujer de la escucha: lo vemos en el encuentro con el ?ngel y lo volvemos a ver en todas las escenas de su vida, desde las bodas de Can?, hasta la cruz y hasta el d?a de Pentecost?s, cuando estaba en medio de los ap?stoles precisamente para acoger al Esp?ritu. Es el s?mbolo de la apertura, de la Iglesia que espera la venida del Esp?ritu Santo.


En el momento del anuncio podemos tomar ya la actitud de la escucha -una escucha verdadera, una escucha que interiorizar, que no dice simplemente s?, sino que asimila la Palabra, toma la Palabra- y despu?s seguir con la verdadera obediencia, como si fuese una Palabra interiorizada, es decir, convertida en Palabra en m? y para m?, casi forma de mi vida. Esto me parece muy hermoso: ver esta escucha activa, una escucha que atrae la Palabra de forma que entre y llegue a ser en m? Palabra, reflexion?ndola y acept?ndola en lo ?ntimo del coraz?n. As? la Palabra se convierte en encarnaci?n? (Benedicto XVI, 26 de febrero de 2009).

Reflexi?n apost?lica

?El fruto m?s propio de esta vida de fe, confianza y amor fue su obediencia pronta, amorosa y heroica a la voluntad de Dios. Mediante esta virtud, Mar?a vivi? asociada, libre y activamente, a su Hijo en la obra de la justificaci?n y salvaci?n eterna del hombre. Por ello, la Sant?sima Virgen es para cada hombre y mujer el modelo m?s acabado de amor a Jesucristo, de dedicaci?n a su servicio y de colaboraci?n en su obra redentora? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 126).

Prop?sito

Rezar un misterio del rosario y pedirle a Mar?a que nos ayude a todos los cristianos a vivir la fe que profesamos.

Di?logo con Cristo

Se?or Jes?s quiero seguir el modelo de vida que nos dejo nuestra Madre sant?sima. No seguir mis proyectos de vida? Se dice f?cil, pero cu?nto me cuesta renunciar a mi propio parecer, a mis planes e ilusiones; por eso evito muchas veces el tener una aut?ntica comunicaci?n contigo, de t? a T?, porque temo que me puedas pedir algo que no quiera darte, que me vaya a costar l?grimas y esfuerzo y pues ya sabes que soy d?bil. Hoy quiero crecer en mi confianza en tu Divina Providencia para que con alegr?a, aunque sean dolorosos y dif?ciles de comprender, siga siempre los planes que tienes dispuestos para m?.

?Toda anunciaci?n, cuando la respuesta es un ?fiat? como el de Mar?a, queda sellada con la presencia misteriosa y eficaz del Esp?ritu Santo que cubre con su presencia el alma del llamado y le asegura la fidelidad de Dios a su Alianza: ?Yo estar? contigo?

(Cristo al centro, n. 2256).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios