Domingo, 27 de marzo de 2011

Fuente:
Autor: Cristina Ferrer


Sin saber en qu? terminar?a aquella aventura, Bruno y sus seis compa?eros se adentraron por los oscuros y h?medos bosques de la monta?osa regi?n de Chartreuse (cerca de Grenoble, sureste de Francia).

Buscaban la soledad que brindan las faldas de los Alpes para experimentar la vida de los ermita?os. ?En pleno siglo 11, quer?an transitar por el camino del ?conocimiento sabroso? de Dios! Dejaron todo: familia, comodidades, amigos. Y all? fundaron el primer monasterio de la Orden de la Cartuja.

Diez siglos despu?s, este estilo de vida contemplativa sigue seduciendo a hombres y mujeres esparcidos en tres continentes.

Actualmente, 450 monjes y monjas cartujas siguen las reglas de vida que su padre fundador, San Bruno, estipul? en 1084.

Aunque los Estatutos de la Orden fueron renovados en 1987, ?stos conservan la esencia de una vida entregada a la ?oraci?n pura y continua?.
Quienes viven en alguno de los 24 monasterios que tiene la Orden en Europa, Estados Unidos, Brasil y Argentina dedican hasta ?10 horas al d?a a la oraci?n personal y comunitaria! Los Oficios siguen el ritmo inmutable del A?o Lit?rgico y las estaciones. La rutina diaria relega a la m?nima expresi?n el tiempo para la comida, el esparcimiento o descanso. Si no se est? hablando con el Amado, se trabaja o estudia y as? se aportan medios econ?micos para la manutenci?n del monasterio.

No es f?cil esta vida. De hecho, antes de hacer la Profesi?n solemne de votos como miembro de la Orden Cartuja, se prueba la vocaci?n durante 8 a?os, aproximadamente. Un candidato ideal debe tener menos de 45 a?os, aconsejan los mismos monjes.

?Por qu? existen los monasterios de clausura cu?ndo hay tanto que hacer por los dem?s?, preguntan algunos. Y quienes siguen este camino afirman: ?Ni el desprecio por el mundo ni la atracci?n por la naturaleza y lo r?stico, ni la posibilidad de un trabajo intelectual intenso pueden explicar la sobre vivencia de una orden como ?sta?. Agregan que no se trata de escaparse del mundo o de menospreciar todo lo que ?ste puede ofrecer al joven de hoy. Pues s?lo Alguien que invita puede darle plenitud y sentido a esta b?squeda del desierto, de la soledad, de la austeridad, de la aridez... S?lo quien tiene sed encuentra un oasis de inagotable agua viva: Dios atrae, cautiva e induce al desierto. ?Con Dios ellos viven. En ?l tienen ellos su morada, ?c?mo hablar de esta vida con Aqu?l que es la Vida??

Para saber m?s sobre este camino de oraci?n y soledad:haz click


Publicado por mario.web @ 9:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios