Domingo, 27 de marzo de 2011
Comunicaci?n y pol?tica
La acci?n informativa no puede estar dotada de sentido si no se construye en el ?mbito de la libertad. El Dr. Andreas B?hmler nos habla de los compromisos m?s profundos entre la ?tica y la pol?tica.
?
Comunicaci?n y pol?tica
Comunicaci?n y pol?tica


Tal actividad informativa significa educaci?n, que es un modo de libertad, y no otra cosa; es una oferta de ganancia, no en el sentido de novedad (intelecto), sino de participaci?n (voluntad). Desencadena un acto de la voluntad por el cual hay un compromiso m?s profundo con la vida. Es cosa conocida que si pretende ser eficaz la informaci?n debe lograr que el que la recibe se comprometa.


O sea, vana es la acci?n informativa si no logra alcanzar un cierto grado de identificaci?n con o adhesi?n al ?logos? recibido. Dirigir, en este sentido, requiere comunicar de tal manera que se logre una libre identificaci?n entre dirigente y dirigido; si no, no hay compromiso, o sea: actitud activa por parte del dirigido. M?s, el dirigido debe convertirse en dirigente de alguna manera, si no, la informaci?n no mejora la comunicaci?n, o sea: la puesta-en-com?n.

A la vista de estos presupuestos comunicativos resulta obvio que la informaci?n p?blica o ?comunicaci?n de masas? implica una clara utop?a, tipicamente democr?tica, es decir, que todos sabemos lo mismo, que existe un saber compartido por todos. La ilustraci?n universal es una utop?a a la que la realidad se resiste: ser informado es poder, pero no s?lo para mal, sino tambi?n para bien.

La verdad pr?ctica consiste en no decir todo a todos, en todo lugar y en todo momento. Un directivo tiene que ampliar la informaci?n (cooperaci?n) pero, al mismo tiempo, debe restringirla (competividad); el bien de la instituci?n (patria, empresa, familia) depende de ello. La suposici?n ilustrada, que somos iguales todos en cuanto mayores de edad, es una utop?a que lleva a la incomunicaci?n.

La comunicaci?n en la Ilustraci?n es una pseudo-comunicaci?n porque uno que se cree mayor de edad no sabe escuchar. Resulta as? una sociedad de ruido porque todo el mundo habla pero nadie escucha de verdad. Nadie escucha a nadie, porque todos se sienten mayores de edad. Lo que todos hacen es informarse para as? ver como ganar la siguiente baza. El resultado que todos podemos experimentar es la incomunicaci?n social en todos los ?rdenes.

Por supuesto, para comprometerme con un mensaje tengo que poder entenderlo y, por tanto, presupone cierta igualdad de saber. Pero, m?s all? de esta condici?n l?mite empieza la utop?a, es decir, en la democracia se estipula de modo apriori, hecho no avalado por la experiencia, que todos tienen una aptitud igual para todo tipo de mensajes.

No obstante, al no ser verdad que todos tenemos la misma educaci?n intelectual y moral, resulta violenta y da?ina la informaci?n universal, no-diferenciada y adecuada a cada p?blico/persona. Tal aptitud para la informaci?n se provoca s?lo en la medida que ?sta ocasiona aprendizaje positivo. Esto corre a cargo de la ?katharsis?, o sea, aqu?: la informaci?n correctiva-educadora.

Las exigencias de una difusi?n masiva de informaci?n siempre corre el riesgo de renunciar del car?cter de autoridad (informaci?n correctiva-educadora), abandon?ndose al juego del poder (potestad). Est? en juego la dignificaci?n o humanizaci?n del trabajo (comunicaci?n interna) y del consumo (comunicaci?n externa).

El reto consiste entonces en darle a la informaci?n un car?cter personalizador en su esencial referencia a lo social. De alguna manera, toda comunicaci?n tiene que hacerse an?logamente al modo de comunicar del di?logo. Esta caracter?stica de la comuni?n familiar habr? que buscar modos de aplicarla a las instituciones intermedias de la sociedad: los partidos pol?ticos, las empresas, etc...

Anterior a toda tecnificaci?n la comunicaci?n es intr?nseca a la esencia del hombre; por tanto, est? en la g?nesis de toda configuraci?n social, definida por un conjunto de signos y s?mbolos. Existe una ?ntima compenetraci?n entre comunidad, convivencia, comunicaci?n y sociedad.

Ser?a vano intentar una teor?a de la sociedad o de la comunidad pol?tica o de una organizaci?n empresarial que no tuviera como premisa b?sica la consideraci?n de este fen?meno de la comunicaci?n. Hasta el punto de que lo que llamamos sociedad no es solamente una red de estructuras pol?ticas y econ?micas, etc., es ipso facto un proceso de aprendizaje y comunicaci?n.

No obstante, visto desde esta perspectiva antropol?gica, el ideal de todas las utop?as socio-pol?ticas parece ser la ?comunicaci?n mec?nica?. Lo que el comunismo busca como sistema totalitario, el taylorismo proclama como doctrina organizacional de la empresa: el ?hormiguero?. Todas las relaciones y comunicaciones ser?an funcionales y estar?an preestablecidas, fijas e autom?ticas.

Desde esta perspectiva mecanicista, por tanto, la comunicaci?n no deber?a plantear ning?n problema. Parece que durante m?s de un siglo este mecanicismo comunicativo ha sido la gran tentaci?n de la empresa a la hora de formalizar su organizaci?n.

Seg?n una terminolog?a de Polo, en tal modelo social una gran mayor?a de la humanidad hab?a que conformarse con el papel de ?homo habilis?, -todos aquellos que realizan acciones operativas-. S?lo unos pocos verdaderos hombres, -con categor?a de ?homo sapiens?-, se ocupaban en establecer, mediante el mero uso l?gico-formal y cient?fico-t?cnico de la raz?n, unas relaciones y comunicaci?nes de producci?n ?ptimas.

En tales consideraciones organizativas no caben conceptualmente problemas de comunicaci?n porque las personas, en su reducci?n a piezas mec?nicas, se consideraban finalizadas de modo exhaustivo en el logro de la finalidad objetiva de la empresa: la ?producci?n econ?mica?.

De tal modo, de la misma manera que en la teor?a marxista, -Marx concibi? al hombre como ?ser espec?fico? (Gattungswesen), es decir, finalizado por la organizaci?n pol?tica-, la persona queda reducida a una pieza funcional en orden a la supervivencia o crecimiento de la organizaci?n econ?mica, pol?tica, etc., en analog?a a la finalizaci?n de los individuos animales por la supervivencia y crecimiento de la especie.


Publicado por mario.web @ 14:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios