Domingo, 27 de marzo de 2011
Reflexi?n de Don Luca Pellegrini miembro del Pontificio Consejo de Cultura sobre la cultura, la espiritualidad y el arte cinematogr?fico.
?
Arte, vida y espect?culo cinematogr?fico
Arte, vida y espect?culo cinematogr?fico
Roma, 17 al 19 de noviembre de 1998

?De d?nde surge el inter?s de la Iglesia Cat?lica por el cine, arte por excelencia del siglo XX? El Cardenal Paul Poupard, Presidente del Pontificio Consejo de la Cultura, responde con toda claridad, en la inauguraci?n del Convenio Internacional de estudio dedicado al tema "Arte, Vida y Espect?culo cinematogr?fico". "El cine" -ha dicho el Cardenal-, "es expresi?n est?tica, exigencia espiritual e instancia cultural". El acto se realiz? del 17 al 19 de noviembre de 1998 y tuvo como sede el auditorio AGIS en Roma.

Nunca como en estos ?ltimos a?os del siglo XX, afirma el Cardenal ? y en la espera del inicio del nuevo milenio, ? el cine se muestra como el arte de mayor vigor, creatividad, impacto, vitalidad; un arte que me atrever?a a llamar "fuerte" y ciertamente insustituible, porque toca con frecuencia el bien y el mal, al grado de imponer modas y maneras de vestir, gustos y expectativas. Arte con miles de variantes y posibilidades, de m?ltiples proyectos t?cnicos y expresiones, porque la infinidad de posibilidades es alimentada y enriquecida por la fantas?a humana. Por ?sta y otras razones, el arte tiene cuestionamientos y mucha potencialidad para actuar en lo externo y en el inconsciente del pueblo; puede ser un sorprendente medio que favorezca al verdadero humanismo, pero tambi?n, puede ser un instrumento capaz de suscitar en personas menos preparadas y desprovistas de una libre madurez cr?tica, interrogativos dif?ciles, angustias, tendencias peligrosas, investigaciones in?tiles. La Iglesia es consciente del reto, pues conoce la importancia de la cultura y de las comunicaciones sociales, y sabe que ambos campos son fundamentales para una Pastoral, que conoce la realidad social y en particular la juvenil.

En el umbral del gran milenio, es significativo el considerar la "fuerza" del cine para el mundo de las comunicaciones sociales, que se acompa?a con la toma de conciencia de que: los tiempos de las censuras han quedado lejos y que han nacidos otros, tejidos de inter-relaci?n y de propuestas concretas, de sugerencias y de proyectos. Vienen se?alados los peligros de la degradaci?n moral y humana en la gran pantalla, pero sopesando su importancia en la fina cr?tica constructiva y de inteligencia libre orientada hacia la verdad. Las iniciativas promovidas por dos Dicasterios de la Curia Romana y el Comit? del Festival del Cine Espiritual "Tertio Millennio" (que ha llegado a su segunda edici?n gracias a la inteligente direcci?n art?stica de Claudio Siniscalchi), son los indicios del gran inter?s del mundo cat?lico, por abrir una ventana al abigarrado y fascinante mundo del cine.

El Cardenal Paul Poupard, en la Homil?a pronunciada en la muy concurrida concelebraci?n que presidi? en la Bas?lica de Santa Mar?a en Trastevere, con ocasi?n de la "semana del arte" y con notable presencia de los participantes al encuentro Internacional, dijo: "La cultura, en sus diferentes manifestaciones, cuando est? inspirada y alimentada en la Fe, se coloca al centro de los intereses Pastorales de la Iglesia que mira hacia el nuevo milenio". As?, ella como Mater et magistra, coloca realmente en el cine una parte importante de sus grandes esperanzas; esperanza de contribuir a la difusi?n de un verdadero humanismo, en el que las artes est?n al servicio de la vida del hombre".

Hoy m?s que nunca, mientras la humanidad se acerca la gran paso hacia el tercer milenio, el cine se presenta como el arte m?s vital, creativo y fascinante que alcanza a fraguar y casi a imponer, ? bueno o malo, ? costumbres e ideas, as? como orientar gustos y expectativas. En esta dimensi?n entra la actividad de la Iglesia porque muchos, como lo ha indicado Monse?or John Foley, Presidente del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales, en su intervenci?n en el Convenio, se?al?: "existen a?n signos de explotaci?n del ser humano con fines ?nicamente econ?micos": violencia, pornograf?a, rechazo de la vida, superstici?n, materialismo que, presentes en parte en la producci?n cinematogr?fica, manipulan al hombre y lo hacen vulnerable, orill?ndolo al encierro en s? mismo, al individualismo extremo, a la ignorancia y a la esclavitud; ah? donde deb?a estar libre y abierto, en la dimensi?n m?s profunda del amor y del respeto a Dios, a s? mismo y al pr?jimo".

He aqu? el reto a tomar, se requiere actuar de tal manera que el cine, capaz como lo es de crear momentos de especial intensidad, detenga en sus im?genes un instante la vida, deteni?ndola con un lenguaje que puede permitir expresiones de aut?ntica poes?a, se deje llevar de algo que imprima una marca, quiz? dolorosa, pero capaz de hacer conocer aquello para lo que el hombre ha sido destinado, para lo que ha sido llamado, es decir: la VIDA. Un mensaje por tanto de VIDA y para la vida; esto debe ser el cine.

Los mensajes surgidos en los diferentes horizontes culturales y de origen profesional, en las intervenciones de los relatores invitados al Convenio, fueron facilitados por la presencia de los moderadores: El P. Ardura, secretario del Pontifico consejo del la Cultura y Mons. Enrique Planas, responsable de la Filmoteca Vaticana. Las tres jornadas matutinas, introducidas por las c?lidas motivaciones en el saludo de Giorgio van Straten, Presidente del "Agis", y de Andrea Piersanti, Presidente del "Ente dello Spettacolo", han coordinado a las exposiciones y al debate. Con mucha libertad para facilitar la creatividad cultural, han intervenido dos reconocidas personalidades de la Literatura, como lo es la escritora Rosetta Loy y la fil?loga y especialista en historia de la literatura: Jacqueline Risset, quien abord? el tema "Emociones, creatividad, memoria en el cine de Steven Spielberg", esboz? un an?lisis inteligente del autor que entre comercio y arte, ha sabido transportar emociones limpias, sacadas de la historia y de la fantas?a, para dejarlas en la memoria y en la imaginaci?n convirti?ndose en mensaje de vida y de paz para toda la comunidad; la segunda relaci?n vers? sobre "El mundo de Dante en la pintura y el cine", describi? las relaciones inalienables entre literatura, arte masivo y cinematograf?a, entre Dante, Boticelli y Fellini.

El aspecto propiamente teol?gico ha sido expuesto por el Sr. Obispo, Mons. Rino Fisichella, con el tema "Cine y Teolog?a; una provocaci?n rec?proca" (se publica ?ntegramente en esta revista). Directores, guionistas e investigadores en el campo de la historia de la cr?tica cinematogr?fica han tenido un espacio considerable: Giuliano Montaldo habl? de: "Impaciencia, de la imagen por la intolerancia"; Mario Brenta "?Cine, real o veros?mil?", Jos? Mar?a Garc?a Escudero venido de Madrid; "Presencia del esp?ritu en el cine. Espiritualidad expl?cita y oculta. Aprender a ver cine". Contexto ?tico y est?tico abordado tambi?n por Armando Fumagalli, de la Universidad Cat?lica de Mil?n, con el tema: "Los valores en el cine, entre las exigencias ?ticas y las din?micas del mercado", y Jhon Wauck, estadounidense, de la Universidad de la Santa Cruz con: "El momento cultural actual en los Estados Unidos, confrontaci?n entre cine, literatura y valores cristiano". El aspecto propiamente art?stico ha sido subrayado por el sector de las artes visivas, con una impactante y fascinante relaci?n por el profesor Luciano Caramel de la Universidad de Mil?n, el cual ha impelido la atenci?n hacia "el arte como proyecto de vida", mientras que Eugen Leahu, venido de Ruman?a, ha tra?do una sabia disertaci?n enfocada sobre la correlaci?n entre est?tica y teolog?a con: "La creaci?n humana frente a la creaci?n absoluta".

Las tres tardes de verdadero y propio cine, han dejado un gran inter?s tambi?n en el auditorio juvenil, lo mismo que la organizaci?n del Convenio, es decir a las tres proyecciones cinematogr?ficas, vistas con atenci?n y curiosidad. Se invit? a tres directores de reconocida fama internacional, y tres representantes de casas cinematogr?ficas diferentes: La Griega, la Italiana y la Rusa. Precedidas de una breve introducci?n, las tres pel?culas elegidas fueron: L?eternit? e un giorno di Theo Angelopoulos, I giardini dell?Eden de Alessandro D?Alatri y Madre e figlio de Aleksandr Sokurov, a saber, las tres dimensiones: Filos?fica, B?blica y ?tico?existencial, todas relacionadas con el tema de la vida. Un recorrido de im?genes, insinuaciones, palabras y conceptos, subrayados con la presencia de tres directores de cine, quienes finalizada la proyecci?n han participado en la mesa redonda.

La pel?cula de Angelopoulos, vencedora de la Palma de Oro en el festival de Cannes en 1998, ha sido presentada por Fernando Di Giammatteo: "Theo Angelopoulos: la infinita Odisea", en tanto al final han tomado la palabra Tonino Guerra, responsable de la escenograf?a en la pel?cula y conocid?simo colaborador de tantos famosos directores Italianos, Irini Statha, Angela Ales Bello, Michele Francesco Afferrante y Norberto Gonz?lez Gaitano. El film de D? Alatri, que concurs? en la ?ltima edici?n del festival de Venecia, fue precedida de una interesante relaci?n del Jesuita Lloyd Baugh, de la Universidad Gregoriana de Roma, con el tema "El Santo viaje" (Sal 83). Jes?s de viaje: Un film de D?Alatri de los tradicionales films sobre Jes?s, se ha dado a conocer c?mo el "medium" cinematogr?fico es muy atractivo para las nuevas generaciones que responden con mucho inter?s a los mass media. Y es absolutamente normal que se haga Teolog?a, Catequesis, con las im?genes cinematogr?ficas. Posteriormente Jos? Manuel S?nchez Caro, de la misma Universidad Gregoriana, present? el aspecto b?blico con "La historia de una iniziaci?n: perspectiva de un exegeta". Al debate final particip? el mismo director, el responsable de la escenograf?a de la pel?cula, Miro Silvera, junto con Massimo Bernardini y Don Dario Vigan?. El ?ltimo d?a, el cr?tico de La civilt? cattolica, Virgilio Fantuzzi, ha hecho la introducci?n de la obra maestra de Sokurov con la densa relaci?n "El tiempo esculpido en la pelicula"; siguieron las intervenciones de Thomas Kufus, el productor del film, la psicoanalista Carla Landi, y los Padres Tom?s Spidl?k, experto en m?stica y espiritualidad oriental y Michel Berger, reconocido estudioso e experto de la iconograf?a oriental.

Todos los participantes del Convenio, al finalizar el tercer d?a de trabajo, han sido recibidos en audiencia privada por el Santo Padre Juan Pablo II. El mismo Santo Padre ha recalcado la tarea urgente y primaria del cine en el campo de la cultura y de la Evangelizaci?n. Ha dirigido palabras de valor y est?mulo: "La iglesia considera el cine, como una particular expresi?n art?stica del dos mil y lo impulsa en su funci?n pedag?gica, cultural y pastoral. En la secuencia del film, confluyen creatividad y progreso t?cnico, inteligencia y reflexi?n, fantas?a y realidad, sue?o y sentimientos" y, puede ser tambi?n instrumento insustituible, afirma el Papa, "para transmitir el eterno mensaje de la vida y para describir las extraordinarias maravillas. Al mismo tiempo, puede convertirse fuerte y eficaz lenguaje para censurar la violencia y los atropellos. As?, ense?a y denuncia, conserva la memoria del pasado, se hace conciencia viva del presente e impulsa la investigaci?n para mejorar el futuro".

Palabras que son el signo sensible de la renovada y m?s responsable colaboraci?n entre la Iglesia y el mundo de las artes, de las comunicaciones sociales y del cine. No solamente espect?culo y diversi?n, sino compromiso para ense?ar y disfrutar la sala y la pantalla con madurez, tomando el cine precisamente en su esencia profunda, de modo que sirva para el crecimiento personal y de reflexi?n sobre la existencia. Entre los efectos especiales y nuevas tecnolog?as, el mensaje que dirige la Iglesia a todos los sectores que se dedican y viven del cine es claro y confiable: Devolver a dar al cine las razones y los fines por los cuales naci? hace cien a?os, crear conciencia de que ?ste ? contin?a el Papa diciendo ? "no puede expresar completamente lo que es, sin una clara y continua referencia a los valores morales y a los motivos por los que naci?. Corresponde a quienes est?n comprometidos en este campo explorar con capacidad y experiencia el sentido positivo de la cinematograf?a, con la ayuda de los escen?grafos, productores y actores, convertirse con su genialidad y fantas?a en mensajeros de civilizaci?n y de paz, de esperanza y de solidaridad; en una palabra, heraldos de aut?ntica humanidad".

Aprender a ver y pensar el cine. No s?lo amarlo y frecuentarlo. No s?lo escribir y discutir del cine. Que no viva s?lo de festivales que a veces son vitrinas vac?as por crisis de ideas. Del cine, en efecto, pueden surgir mensajes f?rvidos y creativos dirigidos a un real progreso humano y espiritual, ideas en efecto, que son caminos maestros para hacer crecer una verdadera b?squeda interior, en el di?logo entre todos los hombres y la rec?proca comprensi?n en el mutuo respeto.

Las Propuestas de personas de buena voluntad, son promotoras de cine aut?ntico, son veh?culo de cultura y de espiritualidad y est?n llamadas a construir el Tertio Millennio Adveniente.

Don Luca Pellegrini
Pontificio Consejo de Cultura

- - -

[English]
Father Luca Pellegrini, of the Pontifical Council for Culture, gives an account of the conference organized by the Council, in co-operation with the Pontifical Council for Social Communications and the Italian Institute of the Performing Arts (Ente dello Spettacolo) on the theme: "Art, life and film. Sensibility, spirituality and culture", which took place in Rome from 17 to 19 November 1998. Film can be a positive vehicle for the expression of true humanism, but it can also arouse anxiety or unhealthy behaviour. The Church is well aware of this challenge and encourages people in the film industry in the pedagogical, cultural and pastoral aspects of their work.

[Fran?ais]
L?Abb? Pellegrini du Conseil pontifical de la Culture pr?sente le Congr?s " Art, vie et cin?ma. Sens esth?tique, exigences spirituelles et d?fis culturels ", promu par ce Dicast?re en union avec le Conseil pontifical des Communications Sociales et en collaboration avec l?Ente dello Spettacolo. Il s?est d?roul? ? Rome du 17 au 19 novembre 1998. Le cin?ma peut ?tre un facteur de promotion de l?humanisme authentique, bien qu?il puisse susciter angoisses et tendances dangereuses. L??glise, consciente du d?fi, le soutient dans sa mission p?dagogique, culturelle et pastorale.
? ?

Publicado por mario.web @ 14:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios