Lunes, 28 de marzo de 2011
En esta entrevista con Alfa y Omega apunta algunas de la claves de la situaci?n social de Occidente.
?
Entrevista con el fil?sofo Robert Spaemann.
Entrevista con el fil?sofo Robert Spaemann.
?La verdadera tolerancia exige tener convicciones?
El relativismo siempre es, por definici?n, anticat?lico. Hay un desarrollo de la filosof?a durante a?os que acaba por negar al hombre la capacidad de acceder a la verdad. Nietzsche advirti? con toda claridad el meollo del problema: ?Si Dios no existe, entonces no existe la verdad?.
El fil?sofo alem?n Robert Spaemann visit? recientemente Espa?a y pronunci? una conferencia acerca de La confianza, en la sede del IESE en Madrid.

?Hay razones para confiar en el ambiente social y pol?tico del Occidente actual?

No hacen falta unos motivos expl?citos para tener confianza, porque es algo, de por s?, natural. Hoy hay muchos motivos para desconfiar, pero no bastan en absoluto. Hace poco un chico fue a un cine y pidi? una entrada con el precio reducido de estudiante, pero no ten?a el carnet que lo acreditaba. La se?ora le respondi?: ?No te conozco, as? que no tengo motivos para desconfiar de ti?; y le hizo la rebaja. Es un caso ilustrativo. Hace falta conocer a la persona para desconfiar de ella.

Al inicio de su pontificado, el Papa Benedicto XVI habl? del relativismo como uno de los grandes problemas del mundo de hoy. ?Coincide con este diagn?stico?

Es estupendo que el nuevo Papa haya descrito esta situaci?n con la expresi?n dictadura del relativismo. Este relativismo se esconde detr?s de la palabra tolerancia. La verdadera tolerancia, en cambio, presupone que hay convicciones; las convicciones son algo valioso para el hombre. Hoy, en nombre de la tolerancia, se proh?ben las convicciones. Si hoy alguien manifiesta una convicci?n firme, se le llama intolerante.

?De d?nde procede esta convicci?n anticat?lica por parte de quienes hablan constantemente de tolerancia?

El relativismo siempre es, por definici?n, anticat?lico. Hay un desarrollo de la filosof?a durante a?os que acaba por negar al hombre la capacidad de acceder a la verdad. Nietzsche advirti? con toda claridad el meollo del problema: ?Si Dios no existe, entonces no existe la verdad?. Lo que habr?a entonces son perspectivas individuales, pero no un ideal com?n, v?lido para todos. Como Nietzsche no aceptaba que Dios existiese, dedujo como consecuencia que no pod?a haber verdad. No era tan tonto como para no pensar que el resultado ser?a una tolerancia generalizada; as?, dijo con claridad que la tolerancia era una convicci?n m?s, al igual que lo es la intolerancia. La verdadera tolerancia, en cambio, supone que el hombre puede distinguir la verdad de la falsedad.

Entonces, ?es la gente la que recoge el pensamiento del fil?sofo, o es el fil?sofo el que expresa lo que las personas comunes viven? ?Qui?n va por delante?

Hay un desarrollo paralelo. La filosof?a es resultado y, al mismo tiempo, configuradora del sentido com?n. Por ejemplo, antes de Marx ya hab?a socialismo, pero sin su teor?a del materialismo dial?ctico no habr?an existido Stalin y Lenin. La influencia de la filosof?a es lenta, a largo plazo.

As?, hoy en d?a, sin un pensador se?ero que combata este relativismo, ?es el turno de la gente corriente?

Tiene raz?n; parece que le toca ahora actuar a la gente corriente. La filosof?a no est? presente de modo adecuado en nuestro tiempo. Si pensamos, por ejemplo, en acontecimientos como la ca?da del Muro de Berl?n y del Tel?n de acero, vemos que detr?s no hab?a una teor?a filos?fica, sino la expresi?n inmediata del deseo de la gente sencilla; no hab?a detr?s una inspiraci?n ideol?gica. O, pensando en el movimiento del sindicato Solidaridad, en Polonia, tampoco hab?a detr?s una elaboraci?n filos?fica.

Se podr?a pensar que el cambio deber?a venir de mano de los j?venes, pero son precisamente las principales v?ctimas del relativismo.

Los adultos no tienen hijos; hay un retroceso demogr?fico que quita fuerza a la juventud. En las elecciones pol?ticas, el voto que se busca es el de los mayores. De todos modos, no hay que idealizar en exceso a la juventud. A veces ha sido protagonista de cambios catastr?ficos, como en la Alemania de entreguerras, cuando los nazis controlaron las asociaciones juveniles; o la Revoluci?n cultural, en China, para la que Mao utiliz? a los j?venes estudiantes.

Antes habl?bamos del nuevo Papa. ?Qu? opina de ?l y qu? espera de su pontificado?

Le conozco personalmente; en enero pasado cenamos juntos. Estoy contento y feliz de esta elecci?n. Era el colaborador m?s estrecho del Papa anterior, y es de esperar que contin?e en su l?nea pastoral. Adem?s, tiene una preparaci?n teol?gica m?s fuerte que Juan Pablo II, que era m?s fil?sofo. Benedicto XVI tiene un gran conocimiento de la teolog?a protestante, y es amigo de destacados l?deres de estas confesiones. Es sobrio y discreto, y no se plantear? llevar a cabo gestos de tipo simb?lico que puedan ser malinterpretados, sino que emprender? acciones m?s sobrias y de tipo m?s t?cnico.

?Qu? opina de la situaci?n en Espa?a, por lo que puede conocer?

Me parece que el actual Gobierno espa?ol no tiene como preocupaci?n primordial el velar por la unidad de la sociedad espa?ola, sino m?s bien realiza planteamientos extremistas, ideologizados, que tienden a separar, polarizar y buscar la confrontaci?n.

Publicado por mario.web @ 9:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios