Lunes, 28 de marzo de 2011
El psic?logo holand?s Gerard van den Aardweg es uno de los especialistas en el tratamiento de los homosexuales m?s importantes del mundo
?
Terapia y curaci?n en la experiencia de un psic?logo
Terapia y curaci?n en la experiencia de un psic?logo
VAN DEN AARDWEG, GERARD J. M., Homosexualidad y esperanza. Terapia y curaci?n en la experiencia de un psic?logo, EUNSA, Pamplona, 2004 (tercera edici?n).

El psic?logo holand?s Gerard van den Aardweg es uno de los especialistas en el tratamiento de los homosexuales m?s importantes del mundo. Doctor en psicolog?a por la Universidad de Amsterdam y catedr?tico de psicolog?a en el Instituto para el Matrimonio y la Familia ?Medo?, sus numerosas publicaciones han sido traducidas a varios idiomas. El presente es tal vez su libro m?s importante.

Andando contra la corriente, Aardweg considera que la homosexualidad es un desorden. Y no de orden biol?gico, sino ps?quico. Las bases te?ricas de su concepci?n de la neurosis est?n en la visi?n de Alfred Adler, seg?n el cual la homosexualidad es consecuencia de un sentimiento de inferioridad respecto de la propia identidad sexual; y en la teor?a del psiquiatra holand?s Johan L. Arndt, disc?pulo de W. Stekel, que considera que el homosexual est? dominado ?por una estructura interna que se comporta aut?nomamente como el ego infantil, un ni?o que se entrega a la autocompasi?n? (p. 65).

Para Aardweg, y contra la opini?n que considera la homosexualidad como una ?opci?n? normal, la homosexualidad es una variedad de trastorno neur?tico. Como todo neur?tico, el homosexual tiene una parte de su personalidad que se ha quedado anclada en la infancia, y que se comporta como un ni?o egoc?ntrico y quejumbroso. El origen del problema estar?a en profundos sentimientos de inferioridad sexual experimentados especialmente durante la adolescencia, por comparaci?n con otros j?venes de la misma edad, y ser?a disparada finalmente por alguna situaci?n particular.

En el caso de la homosexualidad masculina, una excesiva presencia de la figura materna y un padre humanamente ausente o lejano ser?a uno de los factores predisponentes; en el de la femenina, una madre que no acepta su propio rol como mujer, o que relega a la hija en cuesti?n por otras a las que consiente y considera m?s femeninas, y un padre que trata a su hija como el hijo que hubiera querido tener, o situaciones semejantes.

A pesar de la alegr?a que se pretende atribuir a la vida homosexual (comenzando por el nombre de ?gay?, alegre), ?sta es profundamente frustrante. Los homosexuales buscan parejas a las que idealizan, pero con las que no pueden establecer relaciones estables. A pesar de que las mujeres consiguen la estabilidad de pareja en mayor medida que los hombres, en general duran s?lo unos pocos a?os. La vida del homosexual se transforma as? en una especie de caza de la pareja, de la que se espera obtener una satisfacci?n inmediata, para despu?s desaparecer en el olvido.

Aardweg, como otros autores (Adler, Allers), se?ala que, de todos modos, y aunque en la personalidad del homosexual se pueden encontrar aspectos maduros, desde los que es posible la recuperaci?n, el trastorno sexual no es el ?nico que tienen.


El autor presenta adem?s el camino a seguir en la psicoterapia de estas personas, que se centra especialmente en la superaci?n de la autocompasi?n y del complejo de inferioridad. Se?ala adem?s que en algunos casos, menos frecuentes, se da el cambio a?n sin una psicoterapia sistem?tica, como en algunas conversiones religiosas. Al final del libro pone algunos ejemplos de casos cl?nicos.

En s?ntesis, es una obra muy recomendable para quien quiera acercarse a esta problem?tica desde una perspectiva realista, pero esperanzada en las posibilidades de cambio de las personas con tendencias y comportamientos homosexuales. Y es un raro caso de un libro de psicolog?a a la vez pr?ctico, sensato, penetrado de buenos criterios morales y religiosos, y basado en una teor?a convincente y en una muy amplia experiencia cl?nica.

Publicado por mario.web @ 9:43
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios