Lunes, 28 de marzo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Lucas 4, 24-30

En aquel tiempo, Jes?s lleg? a Nazaret, entr? a la sinagoga y dijo al pueblo: ?Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra. Hab?a ciertamente en Israel muchas viudas en los tiempos de El?as, cuando falt? la lluvia durante tres a?os y medio, y hubo un hambre terrible en todo el pa?s; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado El?as, sino a una viuda que viv?a en Sarepta, ciudad de Sid?n. Hab?a muchos leprosos en Israel, en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, sino Naam?n, que era de Siria?.


Al o?r esto, todos los que estaban en la sinagoga se llenaron de ira, y levant?ndose, lo sacaron de la ciudad y lo llevaron hasta una barranca del monte, sobre el que estaba construida la ciudad, para despe?arlo. Pero ?l, pasando por en medio de ellos, se alej? de all?.

Oraci?n introductoria

Jesucristo comenz? su misi?n ense?ando en la sinagoga, el lugar de encuentro de los jud?os. Hoy te diriges a m? en tu Palabra, lugar de encuentro para los cristianos. Env?a Se?or tu Esp?ritu Santo para que sepa reconocer en tu Palabra tu voluntad. Que no sea como esos jud?os de la sinagoga que no supieron escuchar tu Palabra.

Petici?n

Jes?s, dame la gracia de saberte reconocer, en la oraci?n y a lo largo de este d?a.

Meditaci?n

??El coraz?n de Dios se estremece de compasi?n! (?) La Iglesia presenta a nuestra contemplaci?n este misterio, el misterio del coraz?n de un Dios que se conmueve y derrama todo su amor sobre la humanidad. Un amor misterioso, que en los textos del Nuevo Testamento se nos revela como inconmensurable pasi?n de Dios por el hombre. No se rinde ante la ingratitud, ni siquiera ante el rechazo del pueblo que se ha escogido; m?s a?n con infinita misericordia env?a al mundo a su Hijo unig?nito para que cargue sobre s? el destino del amor destruido; para que, derrotando el poder del mal y de la muerte, restituya la dignidad de hijos a los seres humanos esclavizados por el pecado. (?) En Cristo se nos revela y entrega toda la novedad revolucionaria del Evangelio: el Amor que nos salva y nos hace vivir ya en la eternidad de Dios. (?) Su Coraz?n divino llama entonces a nuestro coraz?n; nos invita a salir de nosotros mismos (?) y, siguiendo su ejemplo, a hacer de nosotros mismos un don de amor sin reservas? (Benedicto XVI, 19 de junio de 2009).

Reflexi?n apost?lica

?Un modo particular de vivir la Semana Santa, tanto desde el punto de vista espiritual como apost?lico, consiste en participar activamente en misiones de evangelizaci?n durante estos d?as llevando a las zonas m?s necesitadas el mensaje de nuestra redenci?n? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 448)

Prop?sito

Vivir con esp?ritu de servicio hacia los dem?s, especialmente con los m?s cercanos: en el trabajo, en la escuela y en el hogar.

Di?logo con Cristo

Se?or, hoy te quiero dar las gracias porque no te cansas ni te desilusionas ante mi fragilidad. Me buscas con la ilusi?n de que sea fiel a mis compromisos bautismales, camino seguro a la plena realizaci?n de mi vida. ?Qu? puedo hacer para corresponder a tanto amor?


Hoy tu Esp?ritu Santo sigue actuando milagros en todo aquel que lo sabe reconocer y acoger. Permite que no tema ir a misiones para transmitir a mis hermanos el mensaje de tu amor; hazme el milagro de que pueda vencer todos los obst?culos y que me organice para darte generosamente mi tiempo durante la Semana Santa.?

?Con la bondad est?n seguros que conquistaremos el mundo para el Coraz?n de Jes?s; ?l a su paso por este mundo arrastr? a las multitudes porque se hizo todo para todos; fue bueno con todos; perdon? y am? a todos de la misma manera? (Cristo al centro, n. 151).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios