Lunes, 28 de marzo de 2011
Texto del Prof. Silvio Cajiao, en el que habla de la caridad y la atenci?n al m?s necesitado.
?
No ignorar el Evangelio del Amor hacia el pr?jimo necesitado y sufriente (EV 31)
No ignorar el Evangelio del Amor hacia el pr?jimo necesitado y sufriente (EV 31)
Todo el referente de este numeral 31 est? en c?mo, dando la prioridad a la Evangelizaci?n como anuncio de la persona de Jesucristo y su acci?n salvadora, en ning?n momento se podr? descuidar esa atenci?n que el Se?or mismo coloca en el Evangelio como se?al de la llegada del Reino, "los pobres son evangelizados", prioridad de darles el sentido de vida desde Dios, pero prioridad del Dios de la vida que incluye todas las dimensiones del ser humano para ser salvadas ya que "el hombre que hay que evangelizar no es un ser abstracto, sino un ser sujeto a los problemas sociales y econ?micos. Lazos de orden teol?gico, ya que no se pueden disociar el plan de la creaci?n del plan de la Redenci?n." (Ibidem)

Teniendo como marco el Concilio Vaticano II en su Constituci?n Gaudium et spes y el referente de que los disc?pulos de Cristo hacen suyos "Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren" (No.1) el Papa Montini, en su Audiencia general del mi?rcoles 25 de Septiembre de 1976, volv?a sobre el tema en el contexto de referirse a un posible congreso italiano "pero de general inter?s para la Iglesia" con el tema "Evangelizaci?n y promoci?n humana" se?alaba el que aparentemente estos temas se presentar?an en tensi?n, cuando no en oposici?n, o en franca imposici?n de los temas econ?micos y de desarrollo sobre los de presentaci?n del mensaje salvador del Evangelio.

En tal contexto se preguntaba Pablo VI "?Cu?l es la verdadera salvaci?n del hombre?, ?su verdadera felicidad?, ?su predominante destino? La ciencia acerca del hombre, la verdadera ciencia sobre nuestra vida, se ampara as? en el mensaje del evangelio y lo interpela: ?Qu? me proporcionas? La econom?a, la ciencia del bienestar, protagonistas en las casas humanas, especialmente en la despensa, pide: ?dame pan, tengo hambre! ?Cu?nta fuerza persuasiva en esta cuesti?n elemental y universal! Bien lo comprendi? el mismo Cristo cuando multiplic? por dos veces el pan para la muchedumbre en ayunas. Tuvo inteligencia de las necesidades humanas." Y a?ade "Y el juicio final por El anunciado, ?no se desarrollar? acaso seg?n la respuesta que hubi?remos dado a las exigencias de las miserias humanas? (Mat. 25,21ss.)".

Por tanto dec?a Pablo VI en la conclusi?n de su Audiencia: "tal tesis (oponer Evangelizaci?n y promoci?n humana) se dirige no a la oposici?n radical, sino ante todo, a la complementariedad entre estas dos formas fundamentales de nuestra actividad; a saber, la funci?n civilizadora de la evangelizaci?n que, a la vez puede ser favorecida por la promoci?n civil, sin que ninguna de las dos llegue a ser instrumento dedicado a su propia ventaja prevalente." (Cfr. O.R. 23 sept. 1976; orig. Ital.; trad. de Rev. Ecclesia, pg. 1414).

Publicado por mario.web @ 19:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios