S?bado, 16 de abril de 2011
Nadie tiene amor m?s grande que quien da la vida por sus amigos.
?
2nd encuentro: He rechazado el amor de Dios
2nd encuentro: He rechazado el amor de Dios
Objetivo: Que cada uno de los participantes descubra que el mal que lleva dentro y que le rodea, es el efecto del rechazo del amor de Dios en su vida.


1. Saludo y enlace (10?)

El coordinador saluda y agradece la presencia de todos. Dirige una din?mica en la que todos se aprenden los nombres de todos (sin apellidos).

A continuaci?n recuerda lo visto en el encuentro anterior y presenta el objetivo de este encuentro.

2. Aspectos de la vida urbana (15?) El Coordinador dirige el siguiente ejercicio:
- C?modamente sentados, cierren sus ojos durante un minuto; relajen sus m?sculos y perciban los ruidos y el silencio.
- Abran sus ojos y vean, durante un minuto, y observen en silencio todo lo que est? a su alrededor.
- Les dir? unas palabras y todos juntos ir?n se?alando los objetos o personas que nombre (ejemplos: silla, Pedro, foco, azul, etc.).
- Ahora voy a nombrar otros objetos o personas y cada quien se?alar? lo que se le ocurra, menos lo que voy diciendo.
El coordinador subraya la diferencia entre un momento y otro: en el primero, orden y coherencia; en el segundo, confusi?n, desorden, ridiculez.

El coordinador pregunta: ?qu? sucede en nuestra ciudad? ?De veras estudia el estudiante? ?De veras el pol?tico busca el bien com?n? ?Realmente el comunicador transmite la verdad? ?En verdad el sacerdote nos lleva a Dios? ?De veras el comerciante es honrado? Y yo ?qu? tan coherente soy con mi estado de vida? Como cristianos ?somos luz para nuestra ciudad? S?, no. ?Por qu??

Las respuestas m?s sobresalientes son escritas en una cartulina.

3. La Palabra de Dios me ilumina (15?) ?C?mo llamamos los cristianos a todas esas realidades que hemos mencionado y que son contrarias a la voluntad de Dios? De esas realidades, hay algunas que son solamente personales; otras, sociales. ?Qui?nes son responsables de unas y otras? ?Por qu?? Veamos lo que nos dice Jes?s en su Evangelio.

?Qu? les parece? Un hombre ten?a dos hijos. Se acerc? al primero y le dijo: hijo, ve ahora a trabajar a la vi?a. El respondi?: no quiero. Pero despu?s se arrepinti? y fue. Luego se acerc? al segundo y le dijo lo mismo. El respondi?: voy, se?or. Pero no fue. ?Cu?l de los dos cumpli? la voluntad de su padre? (Mt. 20, 28-31).
Como el Padre me ama a m?, as? los amo yo a ustedes. Permanezcan en mi amor. Pero s?lo permanecer?n en mi amor, si ponen en pr?ctica mis mandamientos, lo mismo que yo he puesto en pr?ctica los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Nadie tiene amor m?s grande que quien da la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando (Jn 15, 9-10. 13-14).


4. La Palabra de Dios en mi vida (15?) ?Qu? parte de ?stos textos me llam? m?s la atenci?n? ?Con cu?l de los dos hijos me identifico ?En mi vida ?he correspondido a la amistad que Dios me ha ofrecido? Hacen esta reflexi?n por algunos momentos y se les invita a compartir lo que crean oportuno.? Se hacen algunos comentarios sobre el contenido de la cartulina utilizada en el No. 2. Al final de las aportaciones, el coordinador subraya que: El pecado es la desobediencia a la voluntad de Dios que lesiona nuestra dignidad de personas y de hijos de Dios. El pecado siempre tiene repercusiones en quienes nos rodean.?Nuestros pecados no nos deja crecer ni personal, ni familiar ni socialmente.

5. Evaluaci?n (5?) Contemplando el amor de Dios ?qu? pienso acerca de mis pecados? ?me arrepiento de lo hecho? ?C?mo descubro la acci?n destructiva del pecado en la ciudad?

6. Canto (5?) Todos: Perdona a tu pueblo, Se?or. Perdona a tu pueblo. Perd?nalo, Se?or. Lector: Porque nuestros labios no siempre dicen la verdad y porque hemos ensuciado nuestras manos con la injusticia. Todos: Perdona a tu pueblo... Lector: Porque hemos permitido la violencia en la televisi?n, en las calles, en la vida de pareja, entre vecinos. Todos: Perdona a tu pueblo... Lector: Porque nos hemos olvidado de ti, Se?or, no escuchando tu palabra, no acerc?ndonos al templo, no alab?ndote en nuestras familias. Todos: Perdona a tu pueblo...

7. Despedida e invitaci?n al siguiente encuentro (?5) Despu?s de despedirlos e invitarlos al siguiente encuentro, el coordinador exhorta a que cada uno de los participantes lea en su casa y medite el texto b?blico de la lectura complementaria.

LECTURA COMPLEMENTARIA
Salmo 51 (50)
Ten piedad de m?, oh Dios, en tu bondad, por tu gran coraz?n, borra mi falta. Que mi alma quede limpia de malicia, purif?came de mi pecado. Pues mi falta yo bien la conozco y mi pecado est? siempre ante m?; contra ti, contra ti s?lo pequ?, lo que es malo a tus ojos yo lo hice. Por eso en tu sentencia t? eres justo, no hay reproche en el juicio de tus labios.

T? ves que malo soy de nacimiento, pecador desde el seno de mi madre. Mas t? quieres rectitud de coraz?n, y me ense?as en secreto lo que es sabio.

Roc?ame con agua, y quedar? limpio; l?vame y quedar? m?s blanco que la nieve. Haz que sienta otra vez j?bilo y gozo y que bailen los huesos que moliste. Aparta tu semblante de mis faltas, borra en m? todo rastro de malicia. Crea en m?, oh Dios, un coraz?n puro, renueva en mi interior un firme esp?ritu. No me rechaces lejos de tu rostro?ni me retires tu esp?ritu santo. Dame tu salvaci?n que regocija, y que el esp?ritu noble me d? fuerza.
Mostrar? tu camino a los que pecan, a ti se volver?n los descarriados. L?brame, oh Dios, de la deuda de sangre, Dios de mi salvaci?n, y aclamar? mi lengua tu justicia. Se?or, abre mis labios y cantar? mi boca tu alabanza.
Un sacrificio no te gustar?a, ni querr?s, si te ofrezco, un holocausto.?Mi esp?ritu quebrantado a Dios ofrecer?, pues no desde?as a un coraz?n contrito.

Favorece a Si?n en tu bondad: reedifica las murallas de Jerusal?n; entonces te gustar?n los sacrificios, ofrendas y holocaustos que se te deben; entonces ofrecer?n novillos en tu altar.

Publicado por mario.web @ 9:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios