S?bado, 16 de abril de 2011
Trabajar por el Reino de Dios significa reconocer y favorecer el dinamismo divino que est? presente en la historia humana
?
8o Encuentro: Todos somos invitados a colaborar en la contracci?n del reino
8o Encuentro: Todos somos invitados a colaborar en la contracci?n del reino
Objetivo: Que el grupo descubra que el Reino de Dios se encuentra en todo lo bueno que existe en el mundo, que esta bondad procede de Dios Padre, y que en especial estamos llamados a colaborar y solidarizarnos con el crecimiento de este Reino

1. Saludo y enlace (10?) ?El coordinador da la bienvenida a los participantes. Recuerda que en la sesi?n anterior se habl? de la Iglesia de Jesucristo, de la cual todos formamos parte gracias al bautismo. Explica el objetivo del presente encuentro.
Les invita a realizar una sencilla din?mica en la que cada uno identifique algo bueno de la propia persona y que piense c?mo con ello est? ayudando a otras personas (Breve momento en silencio).

2. Aspectos de la vida urbana (10?) No obstante la complejidad de la vida en la ciudad podemos descubrir aspectos positivos que son signos de esperanza e invitaci?n a que nos sumemos a ellos.
El coordinador invita a realizar una lluvia de ideas para identificar estos aspectos positivos. Les puede ayudar se?alando diversos campos: de la cultura, de la educaci?n, del descanso, de la familia, del trabajo, de la vida religiosa, de los medios de comunicaci?n, de la naturaleza. Si es posible, elaborar una lista de ellos en una cartulina.

A continuaci?n el coordinador lee las siguientes afirmaciones de fe (Cf. G?nesis, 1, 1 y siguientes):
Hizo Dios el firmamento y separ? las aguas que hay debajo, de las que hay encima de ?l. A lo seco lo llam? Dios tierra y a la acumulaci?n de las aguas la llam? mares. Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.

Brot? de la tierra vegetaci?n: plantas con semilla de su especie y ?rboles frutales que dan fruto con semilla de su especie. Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.

Hizo Dios dos lumbreras grandes... y las puso en el firmamento para iluminar la tierra, para regir el d?a y la noche y para separar la luz de las tinieblas. Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.

Hizo Dios las bestias salvajes, los ganados y los reptiles del campo seg?n sus especies. Y VIO DIOS QUE ERA BUENO.

Y cre? Dios a los seres humanos, a su imagen; a imagen de Dios los cre?; var?n y mujer los cre?. Y los bendijo Dios.

Y vio, entonces, Dios todo lo que hab?a hecho y TODO ERA MUY BUENO.


3. La Palabra de Dios nos ilumina (10?)
Jes?s propuso a sus disc?pulos esta par?bola: con el reino de los cielos sucede lo mismo que con un hombre que sembr? buena semilla en su campo. Mientras todos dorm?an, vino su enemigo, sembr? ciza?a en medio del trigo, y se fue. Y cuando creci? la planta y se form? la espiga, apareci? tambi?n la ciza?a. Entonces los siervos vinieron a decir al amo: Se?or, ?no sembraste buena semilla en tu campo? ?c?mo es posible que tenga ciza?a? ?l les respondi?: lo ha hecho un enemigo. Le dijeron: ?quieres que vayamos a arrancarla? ?l les dijo: No, no sea que, al arrancar la ciza?a, arranquen tambi?n con ella el trigo. Dejen que ambos crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha; entonces dir? a los trabajadores: recojan primero la ciza?a y ?tenla en manojos para quemarla, pero el trigo j?ntenlo en mi granero (Mateo 13, 24-30).

Reflexi?n: el Reino de Dios se hace presente en el campo de la historia humana, creciendo como el trigo en medio de la ciza?a que le resta fuerzas y le disminuye su fruto, no obstante logra abrirse paso para alcanzar la plenitud al final de los tiempos.

4. La Palabra de Dios en nuestra vida (20?) El coordinador se dirige al grupo dici?ndoles: A la luz de la par?bola propuesta, nos damos cuenta de que en el mundo y en la ciudad siguen coexistiendo el bien (salido de las manos de Dios) y el mal (fruto del pecado del hombre y c?mo no siempre es f?cil distinguirlos.

Para completar lo visto en el No. 2, hagamos una lista de cosas negativas que invaden la ciudad de M?xico. El coordinador ayuda nuevamente al grupo se?al?ndoles los campos antes indicados (cultura, educaci?n, familia, iglesia, etc.). ?C?mo fortalecer lo positivo? ?C?mo combatir lo negativo?

5. Canto (5?)
Todos:
Tu Reino es vida, tu Reino es verdad, tu Reino es justicia, tu Reino es paz, tu Reino es gracia, tu Reino es amor?VENGA A NOSOTROS TU REINO, SE?OR?VENGA A NOSOTROS TU REINO, SE?OR.

Cantor: Dios m?o, da tu juicio al rey y tu justicia al hijo de reyes, para que rija a tu pueblo con justicia a tus humildes con rectitud; para que rija a tu pueblo con justicia?a tus humildes con rectitud.

Todos: Tu Reino es vida...
Cantor: Que los montes traigan la paz y los collados traigan la justicia, que ?l defienda a los humildes de su pueblo y quebrante al explotador; que ?l defienda a los humildes de su pueblo?y quebrante al explotador.
Todos: Tu Reino es vida...

6. Evaluaci?n (5?) ?Consideran que hemos logrado el objetivo que nos propusimos al inicio o nos falt? algo?

7. Oraci?n final (5?) Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, rey del universo, haz que toda criatura liberada de la esclavitud, sirva a tu majestad y te alabe eternamente. Por Cristo nuestro Se?or. Am?n.

8. Despedida e invitaci?n al siguiente encuentro (5?)El coordinador felicita a todos por los progresos que han realizado. Los anima a regresar esperanzados a su casa y a compartir algo de lo que han vivido. Les manifiesta su confianza en que podr?n participar en el siguiente encuentro. Termina invit?ndolos a reforzar esta sesi?n con la Lectura complementaria.

LECTURA COMPLEMENTARIA EL REINO DE DIOS
El contenido de la Nueva Evangelizaci?n es el Reino de Dios; la Evangelizaci?n, en efecto, no tiene otro fin que implantar el Reino de Dios en toda la humanidad: pretende que, con la fuerza del Evangelio, se convierta ?al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos est?n comprometidos, su vida y sus ambientes concretos? (EN 18).

La finalidad de la Evangelizaci?n es impregnar del reino de Dios la cultura o, m?s exactamente, las culturas (Cf. Id. 20).
?C?mo podemos entender el concepto de esta maravillosa realidad? ?Qu? es el reino de Dios? Podemos entenderlo como la intervenci?n personal, todopoderosa y absolutamente gratuita de Dios quien ?por su Hijo- se reafirma como el Se?or, cambia el rumbo de la historia, hace prevalecer su voluntad en todo el g?nero humano y destruye el dominio del mal. El Reino de Dios es la comuni?n de todos los seres humanos entre s? y con Dios. Trabajar por el Reino de Dios significa reconocer y favorecer el dinamismo divino que est? presente en la historia humana y la transforma, buscando la liberaci?n del mal en todas sus formas y consecuencias (RM 15). El Reino de Dios no es un concepto, una doctrina o un programa sujeto a libre elaboraci?n, sino que es ante todo una persona que tiene el rostro y el nombre de Jes?s de Nazaret, imagen del Dios invisible (RM 18).
Por su misma naturaleza el reino es din?mico: es la semilla que germina, el ?rbol que crece, la levadura que fermenta toda la masa. Para buscar, aceptar y favorecer este crecimiento, nunca debemos perder lo esencial: la vida de Jes?s en nosotros, alentada por su Esp?ritu.

Toda la vida de la Iglesia as? como su acci?n apost?lica deben estar al servicio del reino de Dios, ya que la Iglesia sirve a ?ste como a su fin, de acuerdo al programa del Evangelio

(Evangelizaci?n de las Culturas en la ciudad de M?xico, 1172, 1175,1177, 1179, 1180, 1183).

Publicado por mario.web @ 10:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios