S?bado, 16 de abril de 2011
?c?mo podr?amos corresponder al amor de Dios manifestado tan generosamente en la presencia maternal de Santa Mar?a de Guadalupe?
?
12o Encuentro: Santa Mar?a de Guadalupe, Estrella de la Civilizaci?n, nos acompa?a por la ciudad
12o Encuentro: Santa Mar?a de Guadalupe, Estrella de la Civilizaci?n, nos acompa?a por la ciudad

Objetivo: Que los participantes celebren el momento al que han llegado en su proceso evangelizador y se dispongan para continuarlo comparti?ndolo con otros, bajo el amparo de Santa Mar?a de Guadalupe

A la hora convenida se re?nen en el lugar indicado.
Todos portar?n una veladora que se llevar?n consigo a la propia casa una vez terminada la celebraci?n y les servir? de recordatorio del proceso vivido y de la nueva etapa a la que son invitados. Se tendr? una imagen de la Virgen de Guadalupe para ser llevada en procesi?n. Los que han participado en los encuentros anteriores, tengan especial cuidado de brindar cordialidad a las personas que han aceptado venir como invitados a esta celebraci?n.
Dentro de lo posible, organ?cese la procesi?n de modo que pueda haber un recorrido, aunque sea peque?o, que sirva tambi?n de testimonio ante otras personas. Los participantes portar?n flores, de preferencia naturales u otros elementos festivos similares.

El Coordinador: Bienvenidas y bienvenidos. Cristo est? en medio de nosotros. Su Esp?ritu inspira la acci?n de gracias que elevamos al Padre com?n. Con la Virgen Mar?a, nuestra Se?ora de Guadalupe, madre de Cristo y madre de la Iglesia, iniciemos este recorrido. As? queremos significar nuestra disponibilidad para recorrer los caminos de Dios y sentirnos cercanos a los hombres y mujeres de la ciudad de M?xico. Se inicia la procesi?n precedida por la imagen de la Virgen. Durante el recorrido se canta:

LA GUADALUPANA
Desde el cielo una hermosa ma?ana
Desde el cielo una hermosa ma?ana
La Guadalupana, la Guadalupana,
La Guadalupana baj? al Tepeyac
Junto al monte pasaba Juan Diego
junto al monte pasaba Juan Diego;
acerc?se luego, acerc?se luego,
acerc?se luego al o?r cantar.
Suplicante juntaba sus manos,
suplicante juntaba sus manos;
y eran mexicanos y eran mexicanos
y eran mexicanos su porte y su faz.
Desde entonces para el mexicano
desde entonces para el mexicano
ser guadalupano, ser guadalupano
ser guadalupano es algo esencial.
Al llegar al lugar, la imagen de la Virgen de Guadalupe se coloca en el lugar principal y los asistentes depositan enfrente de ella las flores que llevan. Tambi?n podr?an arrojarle serpentinas u oros objetos de fiesta.
Todos: Aplausos.
Coordinador: En el nombre del Padre y del Hijo y del Esp?ritu Santo.
Todos: Am?n.
Coordinador: Que la paz de Jesucristo, nacido de la Virgen Mar?a, est? con todos ustedes. ?
?Todos: Y con tu esp?ritu. Monitor: Esta peque?a comunidad ha vivido la presencia de Dios a lo largo de once encuentros. Hoy estamos reunidos para dar gracias a Dios por este beneficio y para reafirmar nuestro compromiso cristiano de participar de la misi?n de Cristo, con la protecci?n de nuestra Se?ora de Guadalupe, en los lugares donde vivimos y trabajamos.
Coordinador. Oremos: Padre bueno, que de tan diversas formas manifiestas tu amor por nosotros, especialmente a trav?s del rostro maternal de la Virgen morena: mira a tus hijos aqu? reunidos; env?anos tu Esp?ritu para que nos d? la luz y fuerza necesarias a fin de que, por nuestras palabras y acciones, continuemos la obra de tu Hijo Jesucristo que contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Todos: Am?n.
La Palabra de Dios nos ilumina (10?)

Monitor: Escuchemos ahora la narraci?n de un pasaje del Evangelio que nos presenta a Mar?a muy cerca del ministerio de su Hijo Jes?s, e intercediendo por la humanidad representada en una pareja de esposos reci?n casados

Lector:
Tres d?as despu?s hubo una boda en Can? de Galilea. La madre de Jes?s estaba invitada. Tambi?n lo estaban Jes?s y sus disc?pulos. Se les acab? el vino, y entonces la madre de Jes?s le dijo: ?No les queda vino?. Jes?s le respondi?: ?Mujer, no intervengas en mi vida, mi hora a?n no ha llegado?. La madre de Jes?s dijo entonces a los que estaban La madre de Jes?s dijo entonces a los que estaban sirviendo: ?Hagan lo que ?l les diga?. Hab?a all? seis c?ntaros de piedra, de los que utilizaban los jud?os en sus ritos de purificaci?n, de unos ochenta o cien litros cada uno. Jes?s dijo a los que serv?an: ?llenen los c?ntaros de agua?. Y los llenaron hasta arriba. Una vez llenos Jes?s les dijo: ?Saquen ahora un poco y ll?venselo al encargado de la fiesta?. Ellos cumplieron sus ?rdenes. Cuando el encargado prob? el vino nuevo sin saber de d?nde ven?a (s?lo lo sab?an los sirvientes que hab?an sacado el agua), llam? al novio y le dijo: ?Todo el mundo sirve primero el vino de mejor calidad, y cuando los invitados ya han bebido bastante, saca el m?s corriente. T?, en cambio, has reservado el de mejor calidad hasta ahora?. Esto sucedi? en Can? de Galilea, fue el primer signo realizado por Jes?s. As? manifest? su gloria y sus disc?pulos creyeron en ?l (Juan 2, 1-11).

Coordinador: La Madre de Cristo, la Virgen Mar?a, especialmente por su advocaci?n de Guadalupe, ha tenido un gran influjo en la historia de nuestra patria. Desde el principio de la evangelizaci?n su presencia fue vital para el comienzo de la fe en Jesucristo y para recibir el bautismo. Apenas conquistados los moradores ind?genas, la tristeza se apoder? de ellos, pues pensaron que hab?an sido abandonados por sus dioses. Sin embargo la presencia de Santa Mar?a de Guadalupe marc? un vuelco en esta actitud ante la vida. En grandes grupos, desde largas distancias, se acercan a pedir el bautismo.??En otros momentos importantes, como en la lucha de independencia, la imagen guadalupana tambi?n uni? las voluntades.

Hoy d?a vemos esta venerada imagen en casas, ermitas, medios de transporte familiar y colectivo, negocios, restaurantes.
La imagen de la Virgen de Guadalupe, venerada de forma tan intensa en su Bas?lica, es un poderoso im?n que atrae y provoca m?ltiples expresiones de religiosidad y de fe.??Ante la importancia de la Madre del Hijo de Dios, que ?l mismo nos entreg? como madre nuestra, pregunt?monos:
- ?la Virgen Mar?a de Guadalupe nos est? llevando a tener un encuentro vivo con Jesucristo? ?c?mo en el episodio del Evangelio, nos estamos dejando guiar por ella para hacer lo que ?l nos dice?
- ?nos estamos dejando inspirar por Mar?a para buscar el progreso de la ciudad por caminos de libertad, de justicia y de paz?
- ?no estamos convirtiendo la devoci?n guadalupana s?lo en algunas manifestaciones externas y en un sentimiento meramente individual? ?por qu??

El coordinador invita y da la oportunidad para ir dando algunas respuestas a cada pregunta. El coordinador propone una ?ltima pregunta: ?Nosotros c?mo podr?amos corresponder al amor de Dios manifestado tan generosamente en la presencia maternal de Santa Mar?a de Guadalupe?

Se comparten las respuestas y el coordinador trata de resaltar las propuestas m?s comunes.

Monitor: Hermanas y hermanos, la vida cristiana es un proceso de crecimiento que nunca termina. A quienes hemos vivido las experiencias que nos han proporcionado estos doce encuentros, el Se?or nos llama a continuar nuestra formaci?n y a animar a otros a que la vivan. Vamos a poner mucha atenci?n para que podamos responder a este llamamiento.

Coordinador: En nombre de mi p?rroco y de la comunidad a la que pertenezco quiero invitar a todos los aqu? presentes a incorporarse a esta experiencia de fe misionera por los siguientes cauces:
- Para quienes ya vivieron los Doce Encuentros, tenemos otros pasos para profundizar la formaci?n en la fe, a trav?s de encuentros semejantes a los que ya han vivido, pero con un nuevo material que consiste en un m?todo para la reiniciaci?n crisitiana, es decir para reafirmar nuestra fe, el libro que lo contiene se llama: ?Camino de Ema?s?. (Conviene mostrar el libro).
- A quienes no han hecho esta experiencia, los invitamos a realizarla.
- (Pregunta qui?nes est?n interesados. Con ellos acuerda el lugar, fecha, hora para iniciar el proceso y les indica que se va a invitar a otras personas).
- Dem?s necesitamos contar con m?s participantes. Por ello invito a que todos nos sintamos ?tiles, atrayendo a otros. No importa el n?mero; podremos formar varios grupos. Que todos no sintamos enviados por Jes?s, bajo el amparo de la Virgen Mar?a de Guadalupe, estrella de la evangelizaci?n.

Despu?s de hacer contestar las respuestas dice:

Nos damos un aplauso y otro aplauso a la Virgen de Guadalupe.

Canto (5?)
Todos:
Ven con nosotros al caminar, santa Mar?a ven. Ven con nosotros al caminar, santa Mar?a ven.
Cantor: Si por el mundo los hombres sin conocerse van, ?no niegues nunca tu mano?al que contigo est?.
Todos: Ven con nosotros al caminar, santa Mar?a ven...
Cantor: Aunque te digan algunos que nada puede cambiar, lucha por un mundo nuevo, lucha por la verdad.
Todos: Ven con nosotros al caminar, santa Mar?a ven...
Evaluaci?n (5?) El coordinador dirige al grupo la siguiente pregunta: ?creen que hemos logrado el objetivo que nos propusimos alcanzar y del que les habl? al principio de nuestro encuentro? ?Por qu??

Oraci?n final (5?)
Oh Dios, que has puesto a este pueblo tuyo bajo la especial protecci?n de santa Mar?a de Guadalupe,?conc?denos buscar el progreso de nuestra Patria?por caminos de justicia y de paz. Por Jesucristo Nuestro Se?or. Am?n.

Cantor: ?T? reinar?s! Este es el grito que ardiente exhala nuestra fe. ?T? reinar?s! Oh Rey bendito, pues t? dijiste; Reinar?.

Todos: ?Reine Jes?s por siempre, reine su coraz?n!?En nuestra patria y nuestro suelo, que es de Mar?a la Naci?n; En nuestra patria y nuestro suelo, que es de Mar?a la Naci?n.
Cantor: ?T? reinar?s! Dulce esperanza que al alma llena de placer, ser? tu cruz nuestra bandera; tu amor ser? nuestra ley.

Todos: ?Reine Jes?s por siempre, reine su coraz?n!
Para finalizar se lleva a cabo la convivencia, si se tiene prevista.

LECTURA COMPLEMENTARIA
?Al llegar la plenitud de los tiempos, envi? Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibi?ramos la filiaci?n adoptiva. La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Esp?ritu de su Hijo que clama: ?Abb?, Padre! (G?latas 4, 4-6).

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Se?or Jesucristo,
que desde lo alto del cielo
nos ha bendecido en Cristo
con toda clase de bienes espirituales.
?l nos eligi? en Cristo
antes de la creaci?n del mundo..,
para que fu?ramos su pueblo,
y nos mantuvi?ramos
sin mancha en su presencia.
Movido por su amor,
?l nos destin? de antemano,
por decisi?n gratuita de su voluntad,
a ser adoptados como hijo suyos,
por medio de Jesucristo,
y ser as? un himno de alabanza,
a la gloriosa gracia que derram? sobre nosotros
por medio de su Hijo querido.
Con su muerte, el Hijo
nos ha obtenido la redenci?n
y el perd?n de los pecados,
en virtud de la riqueza de la gracia
que Dios derram?
abundantemente sobre nosotros
con gran sabidur?a e inteligencia

Y en ?l tambi?n ustedes, los que reciben la palabra de la verdad, la buena noticia que los salva, al creer en Cristo han sido sellados con el Esp?ritu Santo prometido, garant?a de nuestra herencia para redenci?n del pueblo de Dios, y ser as? himno de alabanza a su gloria
(Efesios 1, 3-8. 13-14).

Publicado por mario.web @ 14:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios