S?bado, 16 de abril de 2011

Evangelio
Del santo Evangelio seg?n san Juan 10, 31-42

En aquel tiempo, cuando Jes?s termin? de hablar, los jud?os cogieron piedras para apedrearlo. Jes?s les dijo: ?He realizado ante ustedes muchas obras buenas de parte del Padre, ?por cu?l de ellas me quieren apedrear??.


Le contestaron los jud?os: ?No te queremos apedrear por ninguna obra buena, sino por blasfemo, porque T?, no siendo m?s que un hombre, pretendes ser Dios?. Jes?s les replic?: ??No est? escrito en su ley: Yo les he dicho: Ustedes son dioses? Ahora bien, si ah? se llama dioses a quienes fue dirigida la palabra de Dios (y la Escritura no puede equivocarse), ?c?mo es que a m?, a quien el Padre consagr? y envi? al mundo, me llaman blasfemo porque he dicho: ?Soy Hijo de Dios?? Si no hago las obras de mi Padre, no me crean. Pero si las hago, aunque no me crean a m?, crean a las obras, para que puedan comprender que el Padre est? en m? y Yo en el Padre?. Trataron entonces de apoderarse de ?l, pero se les escap? de las manos.

Luego regres? Jes?s al otro lado del Jord?n, al lugar donde Juan hab?a bautizado en un principio y se qued? all?. Muchos acudieron a ?l y dec?an: ?Juan no hizo ninguna se?al prodigiosa; pero todo lo que Juan dec?a de ?ste, era verdad?. Y muchos creyeron en ?l all?.

Oraci?n introductoria

Dios m?o, ?te interesa tanto mi salvaci?n y que alcance la vida eterna, que me enviaste a tu Hijo! T? eres vida, verdad, bondad, ay?dame a descubrir en esta oraci?n c?mo debo corresponder a tu amor.

Petici?n

Cristo, quiero que seas ?la pasi?n? de mi vida.

Meditaci?n

?Os aliento a contemplar a Cristo en los misterios de su pasi?n, muerte y resurrecci?n. En ellos hallar?is lo que supera toda sabidur?a y conocimiento, es decir, el amor de Dios manifestado en Cristo. (?) ?ste es el estilo del amor de Cristo, marcado con el signo de la cruz gloriosa, en la que Cristo es exaltado, a la vista de todos, con el coraz?n abierto, para que el mundo pueda mirar y ver, a trav?s de su perfecta humanidad, el amor que nos salva. La cruz se convierte as? en el signo mismo de la vida, pues en ella Cristo vence el pecado y la muerte mediante la total entrega de s? mismo. Por eso, hemos de abrazar y adorar la cruz del Se?or, hacerla nuestra, aceptar su peso (?) para participar en lo ?nico que puede redimir a toda la humanidad. En el bautismo hab?is sido marcados con la cruz de Cristo y le pertenec?is totalmente. Haceos cada vez m?s dignos de ella y jam?s os avergonc?is de este signo supremo del amor? (Benedicto XVI, 6 de abril de 2009).

Reflexi?n apost?lica

?Jesucristo no es un personaje ya lejano en la historia, un modelo ?tico edificante o un consuelo sentimental para los momentos de dificultad. No. Cristo es una Persona viva, real; Cristo es nuestro hermano y amigo, el mejor amigo, que se hizo hombre y muri? en la cruz s?lo por amor, para salvar a cada hombre? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 147).

Prop?sito

Aceptar las cruces que Dios permita en mi d?a y ofrecerlo en penitencia por mis pecados.

Di?logo con Cristo

Jes?s m?o, quiero hacer y no decir. Ay?dame a tener una fe viva, que me lleve a amarte m?s, a ser mejor contigo y con todas las personas. Te he encontrado, tengo que compartirte con mi testimonio y mi acci?n. Intercede por m?, Mar?a sant?sima, para que a trav?s de todos los acontecimientos ordinarios de mi vida, manifieste, en mis palabras y obras, mi fe en tu Hijo, hijo de Dios, que se hizo hombre para mostrarnos el camino a la eterna felicidad.

?S?lo Cristo tiene las llaves de la historia. El pasado de la historia ha sido de ?l, el presente de la historia es de ?l, y el futuro de la historia tambi?n ser? de ?l, porque Jesucristo seguir? reinando desde el trono privilegiado de la cruz?

(Cristo al centro, n. 523).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 18:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios