S?bado, 16 de abril de 2011

Evangelio
Del santo Evangelio seg?n san Juan 11, 45-56

En aquel tiempo, muchos de los jud?os que hab?an ido a casa de Marta y Mar?a, al ver que Jes?s hab?a resucitado a L?zaro, creyeron en ?l. Pero algunos de entre ellos fueron a ver a los fariseos y les contaron lo que hab?a hecho Jes?s.

Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron al sanedr?n y dec?an: ??Qu? ser? bueno hacer? Ese hombre est? haciendo muchos prodigios. Si lo dejamos seguir as?, todos van a creer en ?l, van a venir los romanos y destruir?n nuestro templo y nuestra naci?n?.


Pero uno de ellos, llamado Caif?s, que era sumo sacerdote aquel a?o, les dijo: ?Ustedes no saben nada. No comprenden que conviene que un solo hombre muera por el pueblo y no que toda la naci?n perezca?. Sin embargo, esto no lo dijo por s? mismo, sino que, siendo sumo sacerdote aquel a?o, profetiz? que Jes?s iba a morir por la naci?n, y no s?lo por la naci?n, sino tambi?n para congregar en la unidad a los hijos de Dios, que estaban dispersos. Por lo tanto, desde aquel d?a tomaron la decisi?n de matarlo.


Por esta raz?n, Jes?s ya no andaba p?blicamente entre los jud?os, sino que se retir? a la ciudad de Efra?n, en la regi?n contigua al desierto y all? se qued? con sus disc?pulos.


Se acercaba la Pascua de los jud?os y muchos de las regiones circunvecinas llegaron a Jerusal?n antes de la Pascua, para purificarse. Buscaban a Jes?s en el templo y se dec?an unos a otros: ??Qu? pasar?? ?No ir? a venir para la fiesta??.

Oraci?n introductoria

Jes?s m?o, T? me has amado tanto que has querido dar tu vida por m?, quiero ser digno de tan grande don, quiero corresponderte porque ?amor con amor se paga?. Abre mi coraz?n para que haga lo que T? me pides.

Petici?n

Se?or, ay?dame a ser siempre fiel.


Meditaci?n


?La salvaci?n, de hecho, es don, es gracia de Dios, pero para tener efecto en mi existencia requiere mi asentimiento, una acogida demostrada con obras, o sea, con la voluntad de vivir como Jes?s, de caminar tras ?l. (?) Para volver a (?) la verdadera vida, la vida eterna, hay que atravesar el desierto, la prueba de la fe. No solos, sino con Jes?s. ?l ?como siempre? nos ha precedido y ya ha vencido el combate contra el esp?ritu del mal. ?ste es el sentido de la Cuaresma, tiempo lit?rgico que cada a?o nos invita a renovar la opci?n de seguir a Cristo por el camino de la humildad para participar en su victoria sobre el pecado y sobre la muerte. (?)

Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma ensancha nuestro horizonte, nos orienta hacia la vida eterna. En esta tierra estamos de peregrinaci?n ?no tenemos aqu? ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro?, (?) (Hb 13,14). La Cuaresma permite comprender la relatividad de los bienes de esta tierra y as? nos hace capaces para afrontar las renuncias necesarias, nos hace libres para hacer el bien? (Benedicto XVI, 17 de febrero de 2010).

Reflexi?n apost?lica

?La Iglesia cat?lica ?est? integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Esp?ritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvaci?n para comunicarla a todos?? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 5).

Prop?sito

Estar atento a las luces del Esp?ritu Santo en mi interior y esforzarme en todo por hacer el bien y evitar el mal.

Di?logo con Cristo

La entrega de Jesucristo en la cruz no puede dejarme indiferente. Necesito salir de m? mismo, para que pueda crecer en amor a los dem?s. Ay?dame, Se?or, para que con mi testimonio anime aquellos que est?n lejos del amor, tu amor, y les acerque para que vivan una aut?ntica Semana Santa.
?Cuando hay autoconvicci?n, hay sinceridad humana. Cuando hay sinceridad, se est?n poniendo las bases s?lidas para que el Esp?ritu Santo edifique al ap?stol de Jesucristo?

(Cristo al centro, n. 213).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 18:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios