S?bado, 16 de abril de 2011
Homil?a pronunciada durante la Misa con comunicadores cat?licos, con motivo de la XXXIX Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales
?
Al servicio de la libertad, la verdad y el amor
Al servicio de la libertad, la verdad y el amor
La comunicaci?n social y la libertad


La libertad de informaci?n y de expresi?n es un derecho inalienable de todo ser humano. Y este derecho viene en ?ltimo t?rmino de la voluntad de Dios que hizo al hombre libre.

Art. 19 D.U. DD.HH. : "Todo hombre tiene derecho a la libertad de opini?n y de expresi?n. Este derecho incluye la libertad de, sin interferencias, tener opiniones y de buscar, recibir y transmitir informaciones e ideas por cualquier medio e independientemente de fronteras".

La libertad de expresi?n es una de las libertades vitales del ser humano, porque ella - podr?amos afirmarlo con certeza - es garant?a de todas las otras libertades. Esta libertad no es una concesi?n gratuita de los poderes p?blicos. Es un derecho natural. Viene, como dec?amos, en ?ltimo t?rmino de Dios Padre, que al regalarle al hombre el don de la palabra y del pensamiento, le dio tambi?n el uso libre de estos medios, teniendo presente el amor y el respeto a los dem?s, no da?ando ni ofendiendo a nadie.

Ser responsablemente libres es un derecho y es un deber. Los medios de comunicaci?n social tienen un aporte esencial que hacer para crear en los hombres la conciencia de su libertad y de su dignidad. La libertad no es solamente un derecho que hay que reclamar para la plena realizaci?n personal, sino un deber en funci?n de la madurez de todo el cuerpo social.


La comunicaci?n social y la verdad

?sta es la gran tarea de los comunicadores sociales: ser testigos con la palabra de la verdad de los hechos. S?lo la verdad hace libres, s?lo la verdad genera hombres aut?nticos, s?lo la verdad construye una sociedad que permite verdadero crecimiento a sus miembros. Juan Pablo II se?al?: "Todas sus solicitudes ser?n para el bien de la comunidad. Ustedes la alimentar?n con la verdad... mostrar?n a la comunidad ideales que la hagan tender hacia un modelo de vida y un comportamiento digno de su potencialidad y de su dignidad humana".

La historia del mundo, la historia palpitante y reciente de pueblos hermanos y la misma historia nuestra nos hace ver qu? tr?gico es cuando se desinforma, cuando no se proclama la verdad objetiva de los hechos. El aut?ntico comunicador no cede a ning?n tipo de presi?n, ni de seducci?n para falsear la verdad. Es un servidor p?blico que hace del anuncio de la verdad una pasi?n y un compromiso. La verdad dicha ayuda a los pueblos y a los hombres a crecer en dignidad, en justicia, en respeto. Su ocultamiento, o peor, su falseamiento, llevan a la descomposici?n moral que destruye la vida y la convivencia de los humanos.

La verdad hace crecer al hombre en su calidad de persona: le ayuda al juicio cr?tico de la historia y de los acontecimientos, para ayudarle a discernir los valores y a rechazar los anti-valores que le impiden cumplir con el destino divino de tener una mente para pensar.


La comunicaci?n social y el amor al pr?jimo

"Ama a tu pr?jimo como a ti mismo" es el gran mandato de Jes?s. Que se ha de vivir en cualquier circunstancia, en cualquier actividad humana.

Juan Pablo II habl?ndole a un grupo de periodistas en uno de sus viajes misioneros les dec?a: "Donde quiera se escuchen las voces que transmiten, dondequiera se vean las im?genes que captan, dondequiera se lean las palabras que escriban, all? est? su pr?jimo. All? hay una persona que deben amar, por cuyo bienestar total deben trabajar y a veces, tambi?n sacrificar su sue?o y su comida. Ustedes son los instrumentos a trav?s de los cuales aquella persona y miles de personas, alcanzan una experiencia m?s vasta y se le ayuda a ser un miembro m?s activo de la comunidad mundial, verdadero pr?jimo para los otros."

S?. Este amar al pr?jimo para la comunicaci?n social es trabajar con toda la inteligencia creadora para que cada persona sea amada y respetada en su dignidad, que le viene de Dios. Nada hay m?s sagrado, absolutamente nada que la persona, cada persona humana.

La comunicaci?n social es un elemento maravilloso en el mundo de hoy que puede contribuir al acercamiento de los pueblos y de los hombres en una dimensi?n de amor universal.

Al orar hoy de manera especial por los comunicadores sociales, reconocemos lo dif?cil de su tarea, pero a la vez valoramos lo maravillosa que es, cuando se pone al servicio de la libertad, de la verdad y del amor.

Qu? bien define Juan Pablo II la exigencia y responsabilidad de esta actividad humana al afirmar: "Pocas profesiones (la de los Comunicadores Sociales) requieren tanta energ?a, dedicaci?n, seguridad y responsabilidad como ?sta y, adem?s al mismo tiempo, pocas son las profesiones que tengan tanta incidencia en los destinos de la humanidad".

Benedicto XVI se reuni? el 23 de Abril -pocos d?as despu?s de su elecci?n- con profesionales de los Medios de Comunicaci?n Social que acudieron a Roma al c?nclave. Al t?rmino de su discurso les dijo: "Les doy de nuevo las gracias por el importante servicio que ofrecen a la sociedad. Que llegue a cada uno mi cordial aprecio, asegurando un recuerdo en mi oraci?n por todas sus intenciones."

Es lo que hoy hacemos por todos los Comunicadores Sociales. Pedimos que sean siempre testigos de la verdad y del amor para contribuir a que tengamos hombres y mujeres verdaderamente libres.



Santiago, julio 1? de 2005

Publicado por mario.web @ 21:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios