S?bado, 16 de abril de 2011
Jerome Lindstrom (Yoinfluyo.com) responde a la pregunta de ?Qu? buscan la empresa y sus ejecutivos? con el fin de introducir un intercambio de ganar-ganar.
?
Ejecutivos de empresas: un ?xito com?n
Ejecutivos de empresas: un ?xito com?n
lunes, 26 de mayo de 2008


La participaci?n de los ejecutivos en las empresas es un tema de moda en los discursos. Su pr?ctica todav?a est? lejos de ser una realidad. Si los consejos de direcci?n recurren a ella cuando contratan a un ejecutivo, muy pocos son los que tienen en cuenta sus aspiraciones y s?lo miran en ella un medio de evaluaci?n con que han de medir sus desempe?os.

Una verdadera participaci?n de ejecutivos en la empresa supone que sus aspiraciones y las de las empresas est?n claramente definidas y que concuerden para un ?xito com?n.

?Qu? buscan la empresa y sus ejecutivos?

La multiplicaci?n de las crisis, el crecimiento de las actividades de servicios y la necesidad de saber administrar la incertidumbre, han inducido a las empresas a ver en el hombre su principal factor de producci?n. La competencia es tal, las necesidades son tan fluctuantes y tan poco claras, que son necesarias toda la intuici?n y toda la agilidad del factor humano para hacerles frente.

Adem?s, la evoluci?n de las organizaciones, de la estructura piramidal a la estructura descentralizada, confiere a los ejecutivos nuevas responsabilidades. Por eso se les pide m?s motivaci?n, m?s calidad y m?s fidelidad. Si se le da al hombre su lugar, es, ante todo, porque se tiene mayor necesidad de ?l.

Por su parte, el trabajador tiene tambi?n sus exigencias que se hacen m?s opresores y a las que hay que dar respuesta. En conjunto, se puede decir que se traducen en un deseo de bienestar. Lo que va desde el deseo de evadirse por algunos d?as al aire libre, de hacer estudios de teolog?a o... ?hasta ocupar el puesto del empresario!

Esta preocupaci?n de bienestar est? suponiendo una trayectoria personal, y representa un proceso de desarrollo que integra la vida profesional con la vida de fuera del trabajo.

Reconocer esta exigencia de evoluci?n es algo b?sico que aumentar? con la llegada de los j?venes al mercado del trabajo.

Una vez identificadas estas exigencias, hay que ver en ellas una posibilidad de establecer puentes entre las empresas y sus ejecutivos. Por lo pronto, a?n cuando los altos dirigentes reconocen la importancia de los proyectos de los individuos, hacen mal en no integrarlas al dirigir a sus ejecutivos. Desde luego, dicen, porque es dif?cil de hacer. Despu?s, porque ellos todav?a est?n acostumbrados a razonar como grupo y, por eso, a la nivelaci?n de los individuos.

Introducir un intercambio de ganar-ganar

En general, tener en cuenta al individuo da miedo a quienes dirigen personas. Temor de descubrir opiniones dif?ciles de aceptar. Temor de tener que hacer sacrificios (especialmente en cuanto a tiempo) que no podr? soportar la organizaci?n...

M?s todav?a, por cuanto los deseos expresados por los ejecutivos no siempre van en relaci?n directa con la empresa. Sin embargo, tener en cuenta el desarrollo personal de los ejecutivos puede constituir una fuerza de progreso para el individuo y para la organizaci?n. Por eso, los estudiantes, los ejecutivos y los consejeros se re?nen con el fin de reflexionar sobre estas nuevas oportunidades.

Se trata de buscar los medios de introducir un intercambio adulto (ganar-ganar) entre los deseos de desarrollo personal del individuo y las exigencias econ?micas de la empresa. Estos medios existen.

As?, en Motorola, se han ofrecido seminarios en que, por un proceso de evaluaci?n, el colaborador y el dirigente trabajan conjuntamente en elaborar un plan de carrera a mediano plazo con la adquisici?n de formaci?n, con seguimiento y con obligaci?n de llegar a resultados.

En general, tener en cuenta al individuo da miedo a quienes dirigen personas. Temor de descubrir opiniones dif?ciles de aceptar. Temor de tener que hacer sacrificios, especialmente en cuanto al tiempo que no podr?a soportar la organizaci?n...
Tomar en cuenta el desarrollo personal del ejecutivo no carece de impacto en su fidelidad a la compa??a. Se ha visto en las peque?as y medianas empresas a ejecutivos que la abandonaron porque no pod?an satisfacer todas sus aspiraciones, y regresaron, poco m?s tarde, despu?s de una experiencia complementaria.

Publicado por mario.web @ 22:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios