Lunes, 18 de abril de 2011

Fuente: Conferencia del Episcopado Mexicano
Autor: Mons Carlos Aguiar Retes y Mons Jos? Leopoldo Gonz?lez Gonz?lez

Nuestro pueblo tienen derecho a una vida plena, propia de los hijos de Dios, con unas condiciones m?s humanas: libres de las amenazas del hambre y de toda forma de violencia. Por esta raz?n, los Obispos consideramos que es nuestra obligaci?n fomentar una cultura de la vida, don maravilloso que Dios nos ha entregado y que los cat?licos, creyentes, hombres y mujeres de buena voluntad; estamos llamados a cuidar y defender.

Nuestro pa?s est? inmerso en una espiral de violencia ocasionada por los c?rteles de la droga. Reconocemos el esfuerzo de las autoridades que combaten este flagelo y elevamos a Dios nuestra oraci?n por todos nuestros hermanos que han muerto v?ctimas del crimen organizado y pedimos por sus familias. Al Pueblo de M?xico, le pedimos que no se desentienda; que no se siente a esperar la soluci?n, porque ?sta depende de todos. Ninguna iniciativa, programa u operativo lograr? erradicar este grave problema si no cuenta con la colaboraci?n de la sociedad.

Los Obispos pensamos que el respeto por la vida del ser humano debe comenzar en el momento de la concepci?n y continuar hasta la muerte natural, por lo que hemos seguido con gran inter?s las audiencias p?blicas convocadas por la Suprema Corte de Justicia de la Naci?n, relacionadas con las acciones de inconstitucionalidad contra del dictamen por el que se despenaliza el aborto hasta la doceava semana en el Distrito Federal. Consideramos que los argumentos presentados, desde las diferentes disciplinas, han enriquecido este debate, en el que el factor com?n es la preocupaci?n por la vida, la del concebido y la de su madre.

Como pastores, agradecemos y seguimos alentando las manifestaciones en favor de la vida que se han dado en varios estados de nuestra naci?n. Saludamos a todos los hombres y mujeres comprometidos con la promoci?n de una cultura de la vida y les pedimos que contin?en con mucho ?nimo e intensifiquen su trabajo en la formaci?n de conciencias que valoren, respeten y promuevan la vida. Les pedimos tambi?n que este tipo de manifestaciones no sea coyuntural, sino permanente. Solo con el trabajo constante podremos permear en todos los sectores de la sociedad. Estamos con ustedes, no tengan miedo. La Iglesia est? convocada a ser abogada de la justicia y defensora de los pobres y los indefensos.

Ante las alzas en los precios de los alimentos b?sicos, ocasionadas por la crisis alimentaria mundial, los Obispos queremos manifestar que compartimos la preocupaci?n de nuestro pueblo, mayoritariamente pobre, campesino, obrero e ind?gena, por las consecuencias dolorosas que traer?n consigo estos aumentos. Existe el riesgo real de un mayor empobrecimiento, y de que aumente el n?mero de personas que pasan hambre en nuestro pa?s. Esta crisis alimentaria es sin duda la emergencia y el desaf?o mayor que tiene que afrontar el mundo actual, y presenta una tarea importante y urgente para las autoridades y para la sociedad civil.

S?lo a trav?s de una mayor solidaridad y preocupaci?n por los m?s vulnerables podremos hacer frente a los desaf?os inmediatos, trabajando para asegurar que el progreso de hoy sea la piedra angular de un ma?ana m?s justo y seguro. Invitamos a todos los cat?licos a hacerse solidarios con la situaci?n que viven nuestros hermanos m?s indefensos. La palabra de Jes?s no nos permite la comodidad del ego?smo y de la pasividad, sino que nos lanza a que hagamos cuanto podamos por los m?s vulnerables. La Iglesia, que formamos todos los bautizados, no puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la vida.

Por los Obispos de M?xico,

+ Carlos Aguiar Retes
Obispo de Texcoco
Presidente de la CEM

+ Jos? Leopoldo Gonz?lez Gonz?lez
Obispo Auxiliar de Guadalajara
Secretario General de la CEM


Publicado por mario.web @ 19:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios