Mi?rcoles, 20 de abril de 2011
Junto con la oraci?n, o m?s bien, apoy?ndose en la oraci?n, la joven analizar? cu?l es el origen de esos deseos profundos que se manifiestan a trav?s de sentimientos, emociones, razonamientos y pensamientos que afloran en este momento de su vida.
?
La oraci?n es clave en el discernimiento vocacional
La oraci?n es clave en el discernimiento vocacional

a. El coraz?n no es ciego, tiende a un fin.

Hemos dicho que son muchos y muy constantes los deseos que emergen en esta etapa en el coraz?n de la chica. Necesitamos precisar. No es que en este momento surjan de improviso estos deseos. Lo que sucede es que se patentizan, se materializan o se hacen m?s fuertes en el momento en que se debe tomar una decisi?n fundamental en la vida.

La Psicolog?a de consultaci?n explica que el grado de salud ps?quica depende de la forma en que la persona establece y alcanza sus prioridades en la vida (opci?n fundamental). Los sentimientos, las emociones, razonamientos, pensamientos y dem?s circunstancias que nos rodean son tan s?lo el resultado externo de la opci?n fundamental de nuestra vida. A trav?s de un complejo mecanismo, estudiado y profundizado por la Psicolog?a cognitivista, llegamos a conocer cu?l es la opci?n fundamental que da origen a los sentimientos, emociones, razonamientos, pensamientos y dem?s circunstancias en nuestra vida1. Como dec?a Epicteto, no son las cosas en s? las que influyen a los hombres. Es la interpretaci?n de las cosas la que influye a los hombres.

Junto con la oraci?n, o m?s bien, apoy?ndose en la oraci?n, la joven analizar? cu?l es el origen de esos deseos profundos que se manifiestan a trav?s de sentimientos, emociones, razonamientos y pensamientos que afloran en este momento de su vida. A trav?s de un m?todo de introspecci?n que ella misma puede aprender, debe indagar el origen profundo de eso que siente, desea, piensa, quiere. ?Por qu? quiero ser profesora? "Para ganarme un sustento en la vida". ?Y no existen otros medios de sustentaci?n? ?Qu? busco en realidad con ser profesora? "La admiraci?n de todos". ?Y por qu? lo busco precisamente en la docencia? "Por que me reporta una satisfacci?n personal..." Y as? hasta llegar a la opci?n fundamental que le ha hecho elegir el ser profesora.

Mientras la labor de la psicolog?a de consultaci?n se centra en el mecanismo para llegar a la opci?n fundamental, la oraci?n (el di?logo ?ntimo con Dios) servir? para poner en evidencia esos deseos y confrontarlos con Dios, lo que veremos en el siguiente cap?tulo. En este punto del desarrollo de la psicolog?a de la respuesta vocacional nos se?ala que la candidata, por ella misma o con la ayuda de la directora espiritual, deber? detenerse para analizar los deseos que co-existen en su coraz?n ho topos tou Theou.

Pero el coraz?n no es ciego, obedece a un fin. La vida no se gu?a por golpes magistrales del momento, sino por una opci?n fundamental. La coherencia y fidelidad a esa opci?n fundamental garantiza la felicidad en la vida. Cuando la llamada de Dios se hace presente en la joven a trav?s de las causas secundarias, la llamada re-mueve o ratifica la opci?n fundamental. Las causas secundarias tienen como objetivo, entre otros, llegar al coraz?n de la chica, con el fin de que ella re-ordene su vida sobre la base de la nueva opci?n fundamental o ratifique el rumbo que llevaba, quiz?s bajo una nueva perspectiva y dirigida hacia ahora a un bien preciso. El proceso que siguen estas causas secundarias es el de tocar aquellas ?reas en las que mayor sensibilidad puede tener la chica, y as?, a trav?s de esa sensibilidad desencadenar un proceso de cuestionamiento interno que llegue a tocar la opci?n fundamental de su vida.

b. Analizar y ver todo.

Para que el proceso se lleve a cabo con la eficacia requerida, ser? necesario ense?arle a la chica que "saque afuera" todos los deseos que alberga en su coraz?n. Que analizando todo aquello que sienta, piensa o razona, pueda llegar al profundo de su "yo" y determine su opci?n fundamental.

Al percibir la llamada en forma de causas secundarias, ?stas tocan diversas esferas de la vida de la chica, replanteando, como ya hemos se?alado anteriormente, los planes que hab?an dado origen a diversas posturas frente a la vida. Los deseos generados por las causas secundarias llegar?n, a trav?s del proceso de sensibilizaci?n, a hacer que la chica se pregunte la raz?n o las razones de las decisiones tomadas. La acci?n de la gracia mueve el intelecto, el sentimiento, la raz?n, todas las facultades superiores para hacerles vibrar en una sola direcci?n: "Dios necesita <> de m?".

Este s?lo pensamiento, razonamiento, sentimiento, genera una cadena interminable de preguntas, hasta hacer que se llegue a una sola: ?qu? es lo que Dios quiere de m?? Esta pregunta lleva en s? misma, por la respuesta que debe darse, la opci?n fundamental de buscar en todo la gloria de Dios y la salvaci?n de los hombres, que no es otra cosa sino el amor de Dios.

Dejar que salgan a flote las intenciones que han generado todos los sentimientos, emociones y pensamientos es una etapa necesaria en la psicolog?a de la respuesta vocacional. Sin ella, la joven se replantear? una y otra vez su decisi?n vocacional. En esta etapa del proceso se le debe pedir a la chica que "abra los ojos" y que no tenga miedo de sacar afuera no s?lo lo que siente, piensa o razona, sino los motivos que fundamentan todo aquello que siente, piensa o razona.

Hay que tomar en cuenta la labor del maligno, que l?gicamente trabajar? en la psique de la chica. Dice San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales que el demonio labora precisamente en aquel punto en el que es m?s d?bil la persona. Su trabajo consistir? b?sicamente en re-presentarle sus planes personales por ella m?s acariciados como compatibles con la voluntad de Dios. Tambi?n le podr? sugerir la llamada de Dios como una quimera, un sue?o, algo realmente inalcanzable. Le har? ver quiz?s que si bien el ideal de la vocaci?n es acariciable y laudable, ella no tiene en posesi?n las cualidades necesarias para alcanzar ese ideal. Una y otra vez machacar? en contra de la llamada, usando como "canal" de ataque el punto de d?bil de la chica. Siguiendo la terminolog?a ignaciana, el demonio es como un jefe de ej?rcito que ataca el punto d?bil del enemigo. Si son los sentimientos, hacia ellos enfilar? todas sus bater?as, sugiriendo sentimientos contrarios a la opci?n de Dios. Si la chica cojea por el lado de la raz?n, entonces propondr? sofismas dif?ciles de descubrir y resolver. Y as? con cuantas circunstancias se le presenten propicias para "ofuscar" la voluntad de Dios. Son "ruidos" que genera para no escuchar adecuadamente la voz de Dios.

Otro factor nada desde?able que debemos tomar en cuenta en esta etapa es la dificultad que muchas chicas tienen para hacer este proceso de introspecci?n. Siendo "hijas de su tiempo" no han cultivado la capacidad de autorreflexi?n, dej?ndose guiar m?s por los sentimientos que por la raz?n. Con un pensamiento d?bil en boga, en donde pululan los slogans propagand?sticos sin fundamentos racionales, con una promoci?n de valores materiales y hedonistas permeados de subjetivismo y personalismo, resulta muy dif?cil validar y sustentar racionalmente el actuar y el pensar del hombre. Por ello resulta dif?cil para las candidatas a la vida consagrada ponerse a trabajar seriamente en la autorreflexi?n y el auto-an?lisis. Es conveniente por tanto la cercan?a de la directora espiritual para clarificar, entre otras cosas que el sentir, razonar o experimentar algo no es una se?al definitiva de una situaci?n, sino una puerta a trav?s de la cual se puede llegar a descubrir los motivos profundos de aquello que se siente, se experimenta o se razona.

Y ser?n aquellas razones profundas las que deber?n contrastarse con la voluntad de Dios, lo cual lo veremos en el siguiente cap?tulo.

NOTAS

1. De esta forma, seg?n ense?a el Prof. Antonino Tamburello, todos esos factores externos se presentan como "ventanas" a trav?s de las cu?les podemos penetrar para ver el interior de las personas y as? llegar a conocer la "causa de todas las causas".


Publicado por mario.web @ 9:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios