Mi?rcoles, 20 de abril de 2011
Fray Luis Carlos Bernal, op, Asesor Doctrinario, Asociaci?n Cristiana de Dirigentes de Empresas, Uruguay, habla de la pobreza y la marginaci?n y el compromiso del cristiano.
?
La pobreza, un desaf?o para todos
La pobreza, un desaf?o para todos
De entrada, he de confesar honestamente que, a pesar de mi opci?n religiosa de vivir en pobreza, no soy pobre como lo son los pobres de mi barrio, ni siquiera puedo llegar a conseguirlo. Cuento con seguridades que ellos no poseen; tengo posibilidades de las que ellos ?la mayor?a- carecen. Por eso, aborrezco ?jugar a ser pobre?, sin serlo de verdad. Los respeto tanto que me proh?bo abusar de ellos, igual?ndome a ellos. Pero, eso s?, estoy de su parte, en una comuni?n cada vez m?s entra?able. Me brindan ?sin pretenderlo- ense?anzas de austeridad, de conformarme con las necesidades b?sicas, de no sucumbir a las seducciones del consumismo ciego e insaciable.

En las campa?as pol?ticas se habla mucho de ?los pobres y marginados?. Es cuando m?s se les suele recordar. Unos lo hacen por convicci?n, porque realmente les duele su situaci?n de marginalidad y la quieren resolver eficazmente; otros los mencionan, por conveniencia, para recolectar votos. Muchos votos, por cierto, porque, lamentablemente, los pobres son muchos entre los uruguayos. Pero, como escrib? alguna vez: ??No hay que abusar de los pobres!?.

Aunar esfuerzos para erradicar la tragedia de la pobreza es responsabilidad de todos. No s?lo de los empresarios. He hablado de este asunto con algunos empresarios de ACDE, y coincidimos en nuestra manera de pensar. Conozco muchas de sus iniciativas a favor de los m?s necesitados. S? que ?a pesar de la mala imagen que a menudo soportan- son profundamente sensibles a la realidad del pobre y del marginado. Lo propio de ustedes -los empresarios en cuanto tales- no es hacer pol?tica partidaria en sus empresas, sino servir a la ?polis? ?la ciudad, el pa?s- ofreciendo bienes y servicios de acuerdo a sus convicciones personales, sean ?stas cuales fueren. En ese ?servicio?, me parece prioritario tener una predilecci?n: los pobres y marginados, que fueron ?los privilegiado de Jes?s?. Es preciso pensar en sus necesidades fundamentales, en c?mo incorporarlos en el mundo laboral, en c?mo capacitarlos para ello. Los soci?logos dicen que el ?ndice de natalidad m?s alto es el de lo barrios marginales. Son los uruguayos m?s numerosos del futuro. Eso da qu? pensar y obliga a tomar decisiones correctas para lograr un Uruguay futuro, pr?spero, contento de s? mismo.

Cuando regreso a mi casa desde ?el Centro? ?que es donde suelo trabajar- , veo muchas empresas cerradas, que fueron pr?speras hace unos a?os, pero que, luego, se hundieron. Ahora s?lo son enormes edificios casi abandonados, funestos, galpones con vidrios rotos, sin vida. ?No resulta nada f?cil mantener las empresas y, menos a?n, con verdadero sentido social! ?Animo!, pero, eso, aunque resulte desafiante: no se olviden de los privilegiados de Jes?s, de los m?s necesitados y marginados. A mi juicio, este es uno de los retos que ha de inquietar a los Socios de ACDE.

fray Luis Carlos Bernal, op

Asesor Doctrinario

Publicado por mario.web @ 20:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios