Mi?rcoles, 20 de abril de 2011

Fuente: Catholic.net
Autor: Salvador Casadevall

Los contratos son revocables, se hacen a medida de la conveniencia de las partes. Vemos con frecuencia que los famosos que cambian con ligereza de c?nyuge que ya fijan lo que le corresponder? a cada uno a la hora de separarse. Ya fijan de ante mano lo que cada uno se va a llevar: esto es un contrato.
Son dos personas se conocieron, se juntaron y convinieron algo.
Y el d?a que una de las partes o las dos por pura conveniencia, pueden decidir romper esta uni?n, a igual que se hace con cualquier contrato de cualquier ?ndole.

Los que creemos que el matrimonio es una alianza, creemos que las alianzas no se pueden romper as? como as?.
Esto significa que cuando uno se casa no formula un contrato a medida, sino que entra en una instituci?n. La instituci?n del matrimonio.

As? como hubo una alianza entre el pueblo hebreo y Dios, entre Cristo y su Iglesia tambi?n la hay entre un hombre y una mujer, cuando deciden hacer un solo camino.
El mismo camino que emprendi? el pueblo jud?o y la nueva Iglesia cristiana.
Un camino de hombre lleno de infidelidades.
Infidelidades, que si duelen pueden ser perdonadas.
Y en realidad, toda vida de hombre es un camino lleno de infidelidades perdonadas.

Hoy la prolongaci?n de la vida lleva que uno, al casarse entre los 25 y 35 a?os, tenga por delante 50 a?os de vida conyugal.
A lo largo de esos a?os habr? muchas etapas, algunas quiz?s hasta programadas o esperadas o pensadas, pero tambi?n muchas imprevistas.
Cada cambio es etapa de una crisis.

Bienvenidas las crisis si son para crecer.
Crisis no significa necesariamente que se ponga en juego la estabilidad del matrimonio, sino la ocasi?n para repensar, reformular y reorganizar afectivamente una vida donde han ido ingresando los hijos: esos hijos crecen y llega un momento en que se van. Y volvemos a encontrarnos solos como el d?a que empezamos.
En el medio habremos tenido que practicar la humildad para perdonar y pedir perd?n.

Dado que hoy se habla tanto del matrimonio como una alianza de amor, la gran pregunta que nos podemos formular es: ?Qu? es el amor?
Es un sentimiento, ciertamente, pero no es s?lo un sentimiento.
Es una voluntad, ciertamente, pero no es solamente voluntad.

El amor es la fuente donde puede brotar un proyecto de vida en com?n, como cualquier proyecto de entrega incondicional, es el deseo con voluntad de amar que anida en el coraz?n.
S?lo cuando se llega al coraz?n, de donde nacen las decisiones m?s profundas que hacen a la vida, se palpa la realidad del amor desde el coraz?n.
Amor recibido y devuelto, o amor dado que nos viene de vuelta en un ir y venir que nunca se sabe el c?mo empez?. Am? y recib?, fue y volvi?.

Es entender que cuando uno est? dispuesto y desea amar, est? dispuesto a aceptar los lazos del amor: saber que cuando yo contraigo matrimonio me enlazo con alguien, cuando engendro hijos me hago servidor de ellos. Responsable de ellos.
El eje de la felicidad de los hijos pasa por tener un papa y una mama que se quieren y que los quieran y los cuiden.
La peor de las carencias es la ignorancia. Es la ignorancia de saber esto.
Comprender tarde es no comprender.

Hay muchos tipos de amor, pero todos hilvanados por un mismo hilo conductor.
Decirle a alguien ?te amo? no es lo mismo que pensar ?te deseo? o ?me siento atra?do por ti? aunque el deseo y la atracci?n existan.
El verdadero camino del amor inteligente es el que desde un enamoramiento inicial se profundiza y crece para lograr la convivencia de a dos..

En el hacer un s?lo camino hay un verdadero enjambre de estados de ?nimo; sentirse absorbido, estar encantado, dudar, tener celos, desear f?sicamente, percibir las dificultades de entendimiento, decepcionarse, volver a entusiasmarse, volver a reconciliarse, volver a querer, volver a empezar.

Recuerdo que una vez le pregunt? a mi amigo Monse?or Domingo Castagna que deb?a hacer uno cuando el amor se acaba. Y ?l con su cara de santo, los amigos ya lo hemos santificado, me contest? sonriendo: Salvador, hay que volver a empezar, hay que volver a amar.
Ya lo saben, cada vez que haya un distanciamiento, hay que volver a empezar.

El hombre, como animal que es, es un permanentemente descontento, a veces se calma, pero la m?s de las veces, siempre quiere m?s.
Por eso el conocimiento del amor le conduce poco a poco hac?a lo mejor,
El amor es lo m?s importante de la vida. Mueve todo.

Aprender a amar con la raz?n es recuperarse del primer deslumbramiento.
Es pasar de un puro sentimiento, a un caminar con el otro, creando y viviendo una historia propia.

Sentimiento y razonamiento ir?n juntos para siempre.
Ambas cosas ayudaran a entender y superar sus diferencias, ya que est?n decididos a convivir.

Ya que est?n decididos en hacer un s?lo camino.
Dos formas personales de ser, pero un s?lo camino.

Cada uno seguir? siendo como es, pero ir?n tomados de la mano haciendo un solo camino.

Comentarios al autor: [email protected]

El libro editado y grabaciones est?n disponibles en: Tel.(54 11) 4903-6242 Fax 4737-3439


Publicado por mario.web @ 20:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios