Mi?rcoles, 20 de abril de 2011
Los cristianos deben dar a la pol?tica un status aut?nticamente humano seg?n el cardenal Renato Martino, en el Seminario "La pol?tica, forma exigente de la caridad"
?
Fe en Cristo y deber de los cristianos de participar en la pol?tica
Fe en Cristo y deber de los cristianos de participar en la pol?tica
Sin duda un documento a tener muy presente del Presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, por parte de todos los cristianos y en particular por los laicos que act?an activamente en la actividad pol?tica. La pol?tica debe ser tomada muy en serio, nos recuerda Martino, a fin de que no se produzca el triste espect?culo tan com?n en nuestra ?poca, la dicotom?a entre la fe y la vida, antitestimonio del Reino. El cardenal invita a los pol?ticos cat?licos a conocer el Compendio de Doctrina Social Cristiana elaborado por su Consejo y en el cual descollara el magn?fico trabajo del fallecido Card Van Thuan.



CIUDAD DEL VATICANO, lunes 23 de junio de 2008

Los cristianos deben tomarse en serio la cuesti?n pol?tica, a la que est? llamado a contribuir desde los principios y valores de la Doctrina Social de la Iglesia. Lo afirm? el Cardenal Renato Martino, presidente del Consejo Pontificio "Justicia y Paz", durante la presentaci?n de las conclusiones del Seminario Internacional "La pol?tica, forma exigente de caridad", celebrado los pasados 20 y 21 de junio en el Vaticano.

"La pol?tica es una cuesti?n seria para un cristiano", afirm?, pues es "un espacio esencial y un instrumento fundamental para construir una sociedad digna del hombre".

El purpurado alert? contra las dos tentaciones que deben superarse: el mesianismo, por un lado, y el rechazo de la pol?tica como una realidad negativa, por otro.

Frente a una posici?n, cada vez hoy m?s minoritaria de considerar la pol?tica como el "todo", la tendencia hoy es, seg?n el cardenal, "algo de lo que mantenerse alejado" como el "?mbito donde florecen el cinismo, la corrupci?n, el poder demon?aco", posici?n esta ?ltima hoy m?s difundida, y a la que los cristianos deben responder.

Por otro lado, los cristianos est?n tambi?n llamados a "rechazar toda forma de totalitarismo y de mesianismo pol?tico que asignan a la pol?tica la soluci?n de todos los problemas humanos, es decir, que la pol?tica lo es todo".
"El cristiano est? llamado a dar a la pol?tica un estatuto aut?nticamente humano, liber?ndola constantemente de ilusiones mesi?nicas y recuperando su papel fundamental de las desilusiones que la circundan", explic?.
Es necesario, por tanto, establecer una "relaci?n equilibrada con la pol?tica", purific?ndola y enriqueciendo la "raz?n pol?tica".

Verdad y Autoridad

El Cardenal Renato Martino explic? que la pol?tica, y m?s a ra?z de la globalizaci?n, tiene hoy que enfrentar dos cuestiones, "por desgracia ignoradas desde hace mucho tiempo, con grave da?o", y son la cuesti?n de la verdad y la cuesti?n de la autoridad.

La reflexi?n pol?tica no suele considerar estas cuestiones, "la primera por estar demasiado comprometida con una ?poca de empe?o metaf?sico, y la segunda, por ser poco adaptable a una sociedad caracterizada por las ?opciones? de vida".

Sin embargo, hoy m?s que nunca es necesario volver a proponer ambos principios, afirma el Cardenal Martino.

"La cuesti?n de la verdad se convertir? en cada vez m?s relevante en el futuro pr?ximo, por la demanda dram?tica de sentido que la t?cnica nos hace", especialmente "en el ?mbito pol?tico, donde existe el riesgo de la tecnocracia; en el ?mbito de la manipulaci?n de la vida, en la que se conf?a ciegamente en la biotecnolog?a; y en el ?mbito de la comunicaci?n, remodelado y trastocado por la tecnolog?a inform?tica", capaz de producir "mundos virtuales".

Todo esto, afirma, "abre la puerta a formas in?ditas de servidumbre del hombre al hombre".
Respecto a la cuesti?n de la autoridad, ser? tambi?n relevante en el futuro, debido "a las exigencias cada vez m?s fuertes de gobierno y de gu?a que nacen de la fragmentaci?n originada por el aumento de las libertades".

Esta autoridad, a?ade, deber? ser "pensada y articulada de un modo nuevo", m?s "horizontal y flexible"y con mayor coherencia con el principio de subsidiariedad.
"Es necesario dar nuevo impulso y esperanza a la pol?tica", a?adi? el purpurado. "Es necesaria una pol?tica que ponga a la persona humana en el centro, respetando sus derechos fundamentales, especialmente el de la vida; una pol?tica que sirva al bien com?n, inspirada en un humanismo integral y solidario, que sea subsidiaria de los cuerpos sociales intermedios, especialmente de la familia".

"Es necesaria una pol?tica que se detenga cuando encuentra valores anteriores a ella, que sea trascendente y que est? enriquecida por los valores de la verdad, de la justicia, de la libertad y de la caridad, especialmente frente a los m?s pobres", a?adi?.

Doctrina Social de la Iglesia

En este sentido, el cardenal invita a los pol?ticos cristianos a conocer el "Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia", publicado por el dicasterio que ?l preside en el a?o 2004.
"La doctrina social es un ?instrumento estrat?gico? fundamental en la tarea pol?tica de los cristianos", pues "vincula la pol?tica a la caridad, en un entrelazamiento de conexiones -teol?gicas, espirituales, ?ticas y culturales- de una extraordinaria y estimulante actualidad", a?adi?.

Asimismo, invit? a las Iglesias locales a considerar la pol?tica como una "prioridad pastoral", que debe ser "iluminada y evangelizada".

"La Iglesia no hace pol?tica, no forma parte de la pol?tica, pero debe formar y educar para la labor social y pol?tico, haciendo un tesoro de su Doctrina Social", afirm? el cardenal, y pidi? a las di?cesis que sean "m?s generosas" en el plano educativo y formativo, rescatando iniciativas como las Semanas Sociales, y dando mayor espacio a la formaci?n pol?tica en las Universidades cat?licas.

Finalmente, el cardenal volvi? a proponer la "Bienaventuranzas de los pol?ticos", que en su d?a elabor? el difunto Cardenal Nguyen Van Thuan:


"Bienaventurado el pol?tico que es consciente y tiene conciencia de su propio papel;

Bienaventurado el pol?tico del que se respeta la honorabilidad;

Bienaventurado el pol?tico que trabaja siempre por el bien com?n y no por su propio bien;

Bienaventurado el pol?tico que es fielmente coherente y respeta las promesas electorales;

Bienaventurado el pol?tico que realiza la unidad y, haciendo de Jes?s el eje, la defiende;

Bienaventurado el pol?tico que sabe escuchar al pueblo antes y despu?s de las elecciones
Bienaventurado el pol?tico que no tiene miedo, en primer lugar, de la verdad;

Bienaventurado el pol?tico que no tiene miedo de los medios de comunicaci?n, porque en el momento del juicio, deber? dar cuenta s?lo a Dios".
?

Publicado por mario.web @ 21:02
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios