S?bado, 23 de abril de 2011

Fuente: Catholic.net
Autor: Remedios Falaguera



?No hay, pues, m?s que una raza: la raza de los hijos de Dios. No hay m?s que un color: el color de los hijos de Dios. Y no hay m?s que una lengua: ?sa que habla al coraz?n y a la cabeza, sin ruido de palabras, pero d?ndonos a conocer a Dios y haciendo que nos amemos los unos a los otros? San Josemar?a Escriv?

Gracias a las pocas y escasas im?genes de la JMJ08 que nos proporcionan los medios de comunicaci?n estos d?as, una gran mayor?a de espectadores, entre los que tengo la suerte de encontrarme, descubrimos la actualidad de aquellas palabras que nos dirigi? San Pablo en el capitulo 8 de la carta a los romanos: ?Porque los que son guiados por el Esp?ritu de Dios, estos son hijos de Dios?.

Resulta muy interesante , especialmente hoy en d?a en que la vida cristiana parece una carga dif?cil de llevar, llena , dicen algunos ,de prohibiciones trasnochadas y normas dif?ciles de cumplir , ver como nos admiramos ante unos j?venes que no se cortan un pelo en gritar por todos los confines de la tierra : ??Abb?,Padre!?.

Es m?s, como ya pas? en tiempos de nuestro Se?or, estos j?venes que ?lo han dejado todo y le han seguido? demuestran con su vida alegre y descomplicada lo que es, ni m?s ni menos, el fundamento de la vida cristiana: Dios es nuestro Padre, y, como el mejor de los padres, nos ha ?regalado? lo m?s preciado que tiene: A Su Hijo, como modelo de vida, nacido de Mar?a, Madre de Dios y Madre nuestra.

De hecho, es el orgullo de ser hijo de Dios el sello que llevamos impreso en el coraz?n y que nuestros j?venes lo muestran sin rarezas pero con descarada libertad por las calles y plazas de Sidney. Un orgullo alegre, valiente, natural, servicial y generoso propio de una juventud dispuesta a ser, como dec?an antiguamente nuestras abuelas, digno hijo de su Padre y a no defraudarlo.

Y ante esto, nosotros, sus mayores, ?no les parece que otro gallo cantar?a en nuestra peque?a granja si, como estos j?venes, empez?ramos a ser un poco m?s coherentes con nuestra vida y nos propusi?ramos vivir como hijos de Dios, hablar como hijos de Dios, divertirnos como hijos de Dios, vestir como hijos de Dios, defender la dignidad humana como hijos de Dios, hacernos o?r como hijos de Dios,?? para que, viendo vuestras buenas obras, glorifiquen a vuestro Padre, que esta en los cielos?( Mt 5, 16)?


Publicado por mario.web @ 12:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios