S?bado, 23 de abril de 2011

Evangelio
Del santo Evangelio seg?n san Mateo 28, 1-10

Transcurrido el s?bado, al amanecer del primer d?a de la semana, Mar?a Magdalena y la otra Mar?a fueron a ver el sepulcro. De pronto se produjo un gran temblor, porque el ?ngel del Se?or baj? del cielo y acerc?ndose al sepulcro, hizo rodar la piedra que lo tapaba y se sent? encima de ella. Su rostro brillaba como el rel?mpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve. Los guardias, atemorizados ante ?l, se pusieron a temblar y se quedaron como muertos. El ?ngel se dirigi? a las mujeres y les dijo: ?No teman. Ya s? que buscan a Jes?s, el crucificado. No est? aqu?; ha resucitado, como lo hab?a dicho. Vengan a ver el lugar donde lo hab?an puesto. Y ahora, vayan de prisa a decir a sus disc?pulos: ?Ha resucitado de entre los muertos e ir? delante de ustedes a Galilea; all? lo ver?n?. Eso es todo?.


Ellas se alejaron a toda prisa del sepulcro, y llenas de temor y de alegr?a, corrieron a dar la noticia a los disc?pulos. Pero de repente Jes?s les sali? al encuentro y las salud?. Ellas se le acercaron, le abrazaron los pies y lo adoraron. Entonces les dijo Jes?s: ?No tengan miedo. Vayan a decir a mis hermanos que se dirijan a Galilea. All? me ver?n?.

Oraci?n introductoria

Ver las iglesias cerradas, el altar vac?o, producen un sentimiento de abandono. Quiero acompa?arte, Jes?s m?o, en estas horas de soledad en el sepulcro.

Petici?n

Que mis buenas obras de este d?a alivien tu soledad, Se?or y Dios m?o.

Meditaci?n

?La muerte del Se?or demuestra el inmenso amor con el que nos ha amado hasta sacrificarse por nosotros; pero s?lo su resurrecci?n es ?prueba segura?, es certeza de que lo que afirma es verdad, que vale tambi?n para nosotros, para todos los tiempos. (?)

Es importante reafirmar esta verdad fundamental de nuestra fe, cuya verdad hist?rica est? ampliamente documentada, aunque hoy, como en el pasado, no faltan quienes de formas diversas la ponen en duda o incluso la niegan. El debilitamiento de la fe en la resurrecci?n de Jes?s debilita, como consecuencia, el testimonio de los creyentes. En efecto, si falla en la Iglesia la fe en la Resurrecci?n, todo se paraliza, todo se derrumba. Por el contrario, la adhesi?n de coraz?n y de mente a Cristo muerto y resucitado cambia la vida e ilumina la existencia de las personas y de los pueblos.


?No es la certeza de que Cristo resucit? la que ha infundido valent?a, audacia prof?tica y perseverancia a los m?rtires de todas las ?pocas? ?No es el encuentro con Jes?s vivo el que ha convertido y fascinado a tantos hombres y mujeres, que desde los inicios del cristianismo siguen dej?ndolo todo para seguirlo y poniendo su vida al servicio del Evangelio? ?Si Cristo no resucit?, ?dec?a el ap?stol san Pablo? es vana nuestra predicaci?n y es vana tambi?n nuestra fe? (1Co 15, 14). Pero ?resucit?!? (Benedicto XVI, 26 de marzo de 2008).

Reflexi?n evang?lica

?La plegaria eucar?stica culmina con la doxolog?a (?Por Cristo, con ?l y en ?l??). En ella se renueva la convicci?n de que s?lo por Cristo y en Cristo se puede dar la gloria y el honor que se deben al Padre. El ?am?n? de los fieles a la doxolog?a tiene un sentido particularmente denso, pues significa la decisi?n de identificarse con Cristo para la gloria del Padre y de adherirse a su sacrificio cumpliendo en s? mismos lo que falta a la pasi?n de Cristo por su Cuerpo que es la Iglesia? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 234).

Prop?sito

Participar, preferentemente con la propia familia, en la Vigilia Pascual.

Di?logo con Cristo

Permite Se?or que sea como ese san Juan o esa Mar?a Magdalena que supieron ser fieles en los momentos de tu pasi?n y muerte. No les import? el ?que dir?n?, ni las probables amenazas ni el riesgo que implic? mantenerse junto a Ti en el Calvario. Yo tambi?n quiero acompa?arte en mi oraci?n, quiero contemplar, apreciar y agradecer, con hechos, el infinito amor que me tienes.

?El amor a Cristo no alcanzar?a toda su hondura y amplitud si no se descubriera en su pasi?n y muerte la profundidad y anchura de su amor a los hombres?

(Cristo al centro, n. 2629.

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 13:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios