Domingo, 24 de abril de 2011
Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comuni?n: ?ste es el gran desaf?o que tenemos ante nosotros en el milenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios y responder tambi?n a las profundas esperanzas del mundo.
?
Qu? dice la Iglesia... de la esperanza
Qu? dice la Iglesia... de la esperanza


?Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comuni?n: ?ste es el gran desaf?o que tenemos ante nosotros en el milenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios y responder tambi?n a las profundas esperanzas del mundo? ( Novo Millennio Ineunte 43).

??Caminemos con esperanza ! Un nuevo milenio se abre ante la Iglesia como un oc?ano inmenso en el cual hay que aventurarse, contando con la ayuda de Cristo . Podemos contar con la fuerza del mismo Esp?ritu, que fue enviado en Pentecost?s y que nos empuja hoy a partir animados por la esperanza ?que no defrauda?? ( Novo Millennio Ineunte 58).

?La Iglesia sabe perfectamente que su mensaje est? de acuerdo con los deseos m?s profundos del coraz?n humano cuando reivindica la dignidad de la vocaci?n del hombre, devolviendo la esperanza a quienes desesperan ya de sus destinos m?s altos? ( Gaudium et Spes 21).

Ellos se muestran hijos de la promesa cuando, fuertes en la fe y en la esperanza , aprovechan el presente y esperan con paciencia la gloria futura. Pero no pueden esconder esta esperanza simplemente dentro de s?. Tienen que manifestarla incluso en las estructuras del mundo por medio de la conversi?n continua y de lucha contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra los esp?ritus del mal (Lumen Gentium 35)

?El gozo y la esperanza , la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de todos los afligidos, son tambi?n gozo y esperanza , tristeza y angustia de los disc?pulos de Cristo y no hay nada verdaderamente humano que no tenga resonancia en su coraz?n? ( GS 1).

?Por medio de la fe, aprendemos tambi?n el sentido de nuestra vida temporal, al mismo tiempo que, con la esperanza de los bienes futuros, llevamos a cabo la tarea que el padre nos ha confiado en el mundo y realizamos nuestra salvaci?n? ( LG 48).

?En medio de las adversidades de esta vida, encuentran fortaleza en la esperanza , pensando que los padecimientos del tiempo presente no son nada en comparaci?n con la gloria que ha de manifestarse en nosotros? (Apostolicam Actuositatem 4).

?Adem?s de los elementos o bienes que conjuntamente edifican y dan vida a la propia Iglesia, se pueden encontrar algunos, m?s a?n, much?simos y muy valiosos, fuera del recinto visible de la Iglesia cat?lica: la Palabra de Dios escrita, la vida de la gracia, la fe, la esperanza y la caridad, y otros dones interiores del Esp?ritu Santo, y los elementos visibles; todas estas realidades, que proceden de Cristo y conducen a ?l, pertenecen, por derecho, a la ?nica Iglesia de Cristo ? ( Unitatis Redintegratio 3).

Revista Signo de los Tiempos No. 114 enero 2003


Publicado por mario.web @ 16:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios