Domingo, 24 de abril de 2011
La Comisi?n de Mujeres Empresarias de la Asociaci?n Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE en Uruguay) organiz? y llev? de la Asociaci?n a efecto, durante 1998, una "experiencia piloto" de discusi?n en torno del tema "La Familia y el Trabajo".
?
"Familia y Trabajo"? perspectivas de compromiso


La Comisi?n de Mujeres Empresarias de la Asociaci?n Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE en Uruguay) organiz? y llev? de la Asociaci?n a efecto, durante 1998, una "experiencia piloto" de discusi?n en torno del tema "La Familia y el Trabajo".


Para llevarla a cabo, se convoc? a parejas con problemas diversos (casados, divorciados, sin hijos, con hijos mayores o peque?os, etc.). Previamente, los socios de la ACDE escogieron como temas de reflexi?n para esta experiencia "Yo, persona", "La pareja", "Los hijos" "Las relaciones con los dem?s" y "El trabajo y la familia". Luego formaron grupos de trabajo con las parejas que accedieron a participar en las discusiones.

La autora -que forma parte de la Comisi?n y de los grupos de reflexi?n- sintetiz? las tareas que decidieron imponerse los participantes y las conclusiones de los cinco grupos de reflexi?n en torno de los temas que respectivamente abordaron. Los buenos resultados del trabajo emprendido hace pensar a la ACDE que es necesario continuarlo.

Dos Tareas
Todos los seres humanos buscamos la felicidad durante el desarrollo de nuestra vida. Pero la felicidad no es igual para todos. Por lo tanto debemos comenzar por definir qu? entendemos, por felicidad.

Esto obliga a los seres humanos a realizar dos grandes tareas:
- saber qui?nes somos
- definir qu? queremos ser
- Saber qui?nes somos implica el conocernos interiormente, reconocer nuestras facetas positivas y negativas y aprender a convivir con ellas. Debemos tratar de alcanzar el equilibrio interno, respetarnos como somos y querernos m?s.
- Definir qu? queremos ser implica fijarnos las metas que queremos alcanzar, eso significa analizar el entorno que nos rodea y elegir, de las opciones que se nos presentan, el mejor camino a seguir para lograr nuestro objetivo.


Para realizar esta elecci?n, que nos llevar? a fijar nuestros valores y nuestras prioridades, los seres humanos gozamos de ese don especial que es la libertad.

Debemos decidir libremente qu? queremos ser, no podemos ser lo que quieren los dem?s, sino lo que nosotros queremos.

Elegido el camino y fijadas las prioridades comenzar otra ardua tarea que ser? la de minimizar las diferencia entre lo que somos y lo que queremos ser.

Los cinco temas
1. YO PERSONA

* La gran inc?gnita del hombre: saber qui?n es; descubrir la propia esencia.
* A lo largo de la existencia se moldea nuestro ser, rodeado por el entorno. S?lo nuestra fortaleza interna nos defiende de las imposiciones externas.
* Prerrogativa a veces no justipreciada: la Libertad. Privilegio que permite buscar el propio desarrollo personal en armon?a con el respeto a los otros, pero la libertad exige atenerse a los propios principios, no claudicar ante lo material y no caer en la tentaci?n de ser posesivos de los dem?s.
* Importa definir qui?nes somos, qui?nes queremos ser y pasar por la vida dejando una huella ?til. El principio del camino es la auto-estima, conociendo nuestro lado positivo.
*Si no nos entendemos, no nos aceptamos y no definimos nuestro ideal de ?xito, dif?cilmente podremos ser felices ni trasmitir felicidad a los dem?s, y nuestro fracaso nos oprimir?.
? Todas las alternativas en la vida implican renunciamientos y opciones, pero la decisi?n de ser felices est? en nuestro interior, y aunque no siempre podamos hacer lo que queramos, el examen de nosotros mismos nos mostrar? si efectivamente estamos o no en nuestro camino.


2. LA PAREJA

* Amor, respeto, libertad y mutua admiraci?n caracterizan a la pareja capaz de constituirse en familia. El mutuo reconocimiento de los esposos, separados pero unidos, en el respeto por sus diferencias en lo espiritual, material, social y cultural cimenta el proceso de crecimiento familiar.
* Di?logo y confianza son los dos ingredientes del desarrollo de la familia: comunicaci?n y percepci?n, en clima de transparencia y paciencia fundamentan la mutua uni?n por encima de las naturales diferencias entre el hombre y la mujer.
*La mutua comprensi?n pasa por interpretar la realidad del otro, independientemente de c?mo uno desea que el otro sea. Y aceptar esa realidad del otro, tal cual es.
* Un proyecto en com?n, a construir en el tiempo, es el marco que da firmeza a la familia: el desarrollo de ese proyecto, -desde el inicio hasta los a?os "abuelos??-, y la calidad de la mutua convivencia, y la b?squeda conjunta del mutuo desarrollo afianzan a los esposos.


Pero ese proyecto de vida en com?n s?lo es posible en un marco de cuidado y respeto, y no de opresi?n posesiva.

3. LOS HIJOS

El ejemplo paterno construye la escala de valores de los hijos. Ese ejemplo se basa en la coherencia entre las palabras y la vida de los padres.

* El secreto es educar. Este concepto supone no crear hijos semejantes a sus padres, ni que logren hacer lo que sus padres no pudieron, sino que edifiquen su personalidad de tal suerte que, en libertad, y seg?n su propia escala de valores decidan su futuro: que depende de su propia determinaci?n.
* La paciencia es un ingrediente esencial en la vida: y gracias a ella, los padres aprenden a esperar que cada hijo asuma su rol en la vida.
* Educar no es recetar, sino preparar para que cada uno asuma su largo camino de la mejor forma posible. Cada hijo es un ser irrepetible y cada uno merece ser tratado diferente a los dem?s, y seg?n su propia idiosincrasia.
* Los hijos no son de los padres que le dieron el ser. No hay forma sana ni positiva de posesi?n sobre los hijos; ellos se pertenecen a s? mismos y a su propia contemporaneidad.
* Los l?mites existen en todas las dimensiones de la vida. Tambi?n los padres deben saber fijarlos a sus hijos, y ense?ar a asumir las propias responsabilidades que acotan nuestros excesos. El crecer es en libertad y en el marco de las opciones que a cada uno se le presenten como caminos a recorrer.


4. RELACIONES
* Comunicaci?n y soledad son dos marcos para el devenir humano. Sin la primera no se puede comunicar la riqueza de la propia soledad.
* En el encuadre familiar, dar y recibir son ingredientes sin precio; en las relaciones con los otros, a todo dar se le contrapone la espera de un recibir; y se llega a no dar, para no recibir, cuando el recibir puede sernos negativo o doloroso.
* El paso del tiempo, ha introducido la soledad m?s fuertemente que antes, donde la familia crec?a compartiendo. Hoy algunos medios de comunicaci?n social han introducido variantes sustanciales en las mutuas relaciones, y han llegado a volverse indispensables. El imperio de los medios ha superficializado las mutuas relaciones y lo ha banalizado.
* En este terreno urge una actitud decidida de cambiar las actitudes que atentan contra el clima de mutua escucha y mutuo relacionamiento.


5. TRABAJO Y FAMILIAS

* Trabajo y familia son dos ?mbitos naturales para el desarrollo humano: s?lo en un clima de inter-relaci?n la persona se desarrolla.
* Vivir en sociedad es el marco de una vida humana, en la medida que tenga en cuenta las necesidades espirituales y materiales de la persona. A veces la inseguridad econ?mica atenta contra la clara visi?n de nuestra vida, de nuestro objetivo y nuestro proyecto vital. En este ?mbito gravitan decisivamente las escalas de valores, el desarrollo de la visi?n espiritual de la vida y el saber abrirnos para compartir con los dem?s, a?n a costa de no ser interpretados o comprendidos.
* Saber hallar satisfacci?n en la rutina diaria y en el trabajo propio es camino para la propia aceptaci?n y la propia posesi?n de uno mismo.
* Nos gusta recibir, acostumbramos pedir, nos cuesta dar. Y si bien hay una desproporci?n entre las soluciones que uno puede aportar a los problemas del universo, con todo, en mi medida siempre hay algo donde uno puede dejar su impronta positiva.
* Los cambios de los tiempos han tentado a la madre a abandonar el hogar para apoyar al padre en su tarea de buscar el sustento de los hijos y ?stos son quienes m?s sufren la soledad en que se ven por la ausencia de sus padres. Es condici?n sine qua non para el desarrollo de la personalidad de los hijos la presencia y el tiempo que les dediquen sus padres.
* El uso del tiempo debe ser preocupaci?n para racionalizarlo y buscar la forma de compartir tareas, responsabilidades y roles, dentro y fuera del hogar.


Publicado por mario.web @ 16:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios