Lunes, 25 de abril de 2011
Art?culo de Jos? Mart?n Brocos Fern?ndez en el que plantea la relaci?n entre libertad de expresi?n, manipulaci?n informativa, y el sistema socio-pol?tico, econ?mico liberal.
?
 Estrategias de implementaci?n publicitaria con fines manipuladores.
Estrategias de implementaci?n publicitaria con fines manipuladores.


por

El art?culo plantea la falacia del sistema liberal como garante de la libertad, sobre todo en el ambito de la libertad de expresi?n. Y para ello trata diversos aspectos, como la manipulaci?n del lenguaje, la restricci?n de la informaci?n, la enga?osa interpretaci?n del concepto de la ?Pluralidad? informativa, el uso y abuso del discurso unidireccional, la alienaci?n de la realidad por la sociedad-espect?culo, el infantilismo de la as?ptica cotidianidad y la creacci?n de conflictos para despu?s ofrecer soluciones.

1. Democracia Vs libertad.

Nominalmente vivimos en una democracia liberal donde la libertad, en su concepto ilustrado, es el dogma-axioma pilar del quehacer socio-pol?tico-econ?mico-informativo. En la pr?ctica esta democracia est? manipulada y teledirigida por una plutocracia medi?tica, poderosos grupos multimedia aliados con el mundo de la empresa y las finanzas, que establecen un sistema tir?nico que mediante la manipulaci?n de los medios elimina ?mbitos de libertad. Medios de comunicaci?n indignos que cultivan las peores pasiones, envenenan la conciencia popular, hipnotizan a la sociedad y la desvalijan, no solo ya de valores materiales, sino de todos sus tesoros morales, hist?ricos o de toda ?ndole, y que se utilizan ?no con el noble sentido de transmitir la verdad de lo inmediato, sino como m?quinas afines al poder, a la mentira y a la manipulaci?n? (Legorburu, 2005, Julio-Agosto, 3).

As? estos medios act?an ?como agentes de propaganda y desinformaci?n al servicio de intereses estrechos o de prejuicios de naturaleza nacional, ?tnica, racial o religiosa, de avidez material o de falsas ideolog?as de tendencias diversas? (Juan Pablo II, 2003Corazon; difunden realidades muy distintas y divergentes sobre un mismo hecho, pasando a convertirse en altavoces de grupos definidos e intereses determinados, y desapareciendo cualquier referencia al bien com?n. Gozan de omnipotencia para crear y conformar la opini?n p?blica, para ?moldear las relaciones humanas e influenciar la vida pol?tica y social? (Juan Pablo II, 2003Bastardo Kitty. La ?voz de la verdad? impone los valores democr?ticos en la l?nea marcada por el dirigismo cultural en el proceso inducido de desculturaci?n y ?desintegraci?n intelectual, moral y religiosa? (Guti?rrez Garc?a, 2001:510).

M?todos de control absoluto de las conciencias con resonancias sobre la vida privada de los ciudadanos operan bajo el mandato expreso de la desinformaci?n. La desinformaci?n no es un hecho nuevo, si el incremento que este hecho ha experimentado con la acci?n de los poderosos medios t?cnicos y psicol?gicos de que ahora se dispone, con las amplias facilidades de domino general que las ideolog?as y el dinero pretenden, y con la perfecci?n operativa que los procedimientos de la desinformaci?n han alcanzado (Guti?rrez Garc?a, 2001:513).

La democracia liberal se transmuta de esta forma en una monumental estafa; en una tiran?a auspiciada por los poderes financieros, pol?ticos y econ?micos entreverados en los grandes conglomerados multimedia con el objeto de perpetuar su domino y con pretensiones de ?crear un hombre nuevo (?) dominar el pensamiento, el comportamiento colectivo de los pueblos, reducir a ?stos a una nueva forma de esclavitud? (Guti?rrez Garc?a, 2001:513-514). El fin no es otro que instaurar un nuevo orden mundial totalitario [1], para lo que se precisa configurar un hombre amorfo, una juventud esclavizada, alienada, silenciada y adormecida, convencida de la bifronte telefelicidad consumo y diversi?n, e ignorante de su propia servidumbre.

2. Estrategias de manipulaci?n publicitaria.

Toda informaci?n, y en concreto todo programa televisivo, por ser ?ste el mayor instrumento de socializaci?n de los medios de comunicaci?n, lleva impl?cito un tipo determinado de publicidad, en su sentido lato, que juega un importante papel en los procesos de manipulaci?n y desinformaci?n de la sociedad contempor?nea. Parad?jicamente la abundancia y sobreabundancia de informaci?n invita a no reflexionar y conduce a una desinformaci?n pr?ctica. La erosi?n es paulatina, constante, y pasa desapercibida dado que en un corto per?odo de tiempo revela cambios insignificativos, pero a largo plazo lleva a configurar integralmente la persona: su vida, sus ideales, sus valores, su pensamiento, sus aspiraciones, y sus deseos.

Gracias a los avances de la biolog?a, la neurobiolog?a, la psicolog?a aplicada y la sociolog?a se tiene un mayor conocimiento del ser humano. De ah? que el dominio y el control siniestro de las conciencias se lleva a cabo mediante sibilinas t?cnicas de manipulaci?n, cada vez menos descaradas, m?s sutiles y evolucionadas, y que tiene como objetivo crear un hombre nuevo movido por pulsiones instintivas. David Wheldon que fue director de Coca-Cola expresaba as? la estrategia de la compa??a:

Ante la dificultad de prever como ser? el consumidor del futuro, la soluci?n es crearlo nosotros mismos desde el presente. Con la ayuda de buenas ideas y de buena publicidad, el consumidor del futuro va a estar donde queramos que est?. La mejor manera de prever el futuro es crearlo.

2.1. Manipulaci?n del lenguaje.

El lenguaje ?es el instrumento m?s eficaz y peligroso de manipulaci?n (?) ya que es ?ste el instrumento con eficacia intelectiva; exige una actividad mental por el perceptor que es necesaria para difundir y adquirir ideas? (Trillo-Figueroa, 1987:330.332). Una de las t?cticas empleadas es utilizar el desgaste de las palabras y vaciarlas de contenido. Cuando un vocablo es portador de un contenido noble y sano que transmite una realidad clara y di?fana, esa palabra debe ser devaluada y triturada, ?ecrasser? verbo franc?s que sintetiza todo eso, incluso fon?ticamente; la subversi?n e intoxicaci?n ideol?gica a trav?s del lenguaje (L?pez Quint?s, 1998, 2001). As? los ad?lteros pasan a ser parejas de hecho, el asesinato de inocentes por el aborto o interrupci?n de embarazo, o el asesino de turno en ?jefe militar? con lo que de un plumazo se pisotea tambi?n la idea sagrada de jerarqu?a y la noble profesi?n militar.

2.2. Restricci?n de la informaci?n.

La estrategia de la desinformaci?n es un arma utilizada por acci?n directa abasteciendo de informaciones err?neas u omisi?n de contenidos esenciales; es ?el instrumento de una revoluci?n evolutiva, no instant?nea, que busca la ruptura total, no la continuidad sabiamente actualizada del pasado? (Guti?rrez Garc?a, 2001:513-514). Fiel a la consigna mao?sta de hacer un molde para la conciencia de las masas contrarias, intenta disponer, condicionar y dirigir la elecci?n a trav?s de la tergiversaci?n o censura de contenidos informativos.

Asistimos a una constante manipulaci?n sesgada de informaciones y programas medi?ticos que ofrecen informaci?n selectiva esto es, no dan toda la informaci?n disponible con el objeto de inducir al enga?o o al error; no divulgan la informaci?n que tienen, la estrategia el apag?n informativo (Cubells, 2005:13; Project Censored, 2005-06 [2]) que L?pez Quint?s denomina ?el silencio de mudez? (1998:221), o simplemente la retrasan su divulgaci?n (Cubells, 2005:126), o difunden informaci?n tendenciosa por numerosos medios: las encuestas convenientemente dispuestas y encauzadas para ?orientar? las respuestas a donde el encuestador desea (Crisis Magazine, 2005; L?pez Quint?s, 1998:240-241), la todopoderosa estad?stica, presentar verdades con mentiras, presentar lo importante como accesorio, mostrar de modo inadecuado y acr?tico realidades sociales (Comisi?n Episcopal de Medios de Comunicaci?n Social, 2004; Juan Pablo II, 2004:3,2), valorar o infravalorar una determinada noticia (L?pez Quint?s, 1998:195), las valoraciones indirectas insertas en un lenguaje aparentemente objetivo (Cubells, 2005:160; L?pez Quint?s, 1998:236-240), convertir objetivamente unas cosas en otras (Cubells, 2005:155), la generalizaci?n, la sobreinformaci?n (Mas de X?vas, 2005:174), mudar las informaciones en interpretaciones y comentarios (L?pez Quint?s, 2001:109), descontextualizar la informaci?n, vaciar o trivializar los contenidos, desviar la atenci?n al chivo expiatorio, o el comentario de turno del ?experto autorizado independiente?.

2.3. ?Pluralidad? informativa.

La tan cacareada y vendida pluralidad informativa medi?tica se traduce en un paisaje homog?neo de contenidos difundidos, discursos expresados y valores presentados. En los ?plurales? debates se vende ?pluralidad? cuando no la hay en las posturas nucleares de los invitados, aunque para dar algo de credibilidad a los mismos, se invita como comparsa a una ?nica voz discrepante, exigida por la pol?mica necesaria para incrementar los datos de audiencia, pero sin apenas protagonismo en el reparto del tiempo asignado.

Tampoco es plural ofrecer pseudo reportajes donde s?lo se hablan de presuntas ventajas y expectativas creadas en la implementaci?n de una determinada pol?tica fijada por las burocracias pol?ticas, las corporaciones econ?micas globales o los c?rteles multimedia.

2.4. El discurso unidireccional.

Sentenci? Goebbels que ?una mentira repetida mil veces se convierte en verdad?. Un discurso unidireccional sin pausa, reiterado e insistente acaba por vencer la voluntad del espectador pasivo incapaz de defenderse ?de un sistema desinformativo omnipresente? (Schiller, 1989:210) y elaborar un juicio cr?tico.

Por la palabra podemos esclavizar las conciencias inculc?ndoles visiones o ideas err?neas contrarias a la dignidad de la persona humana o que responden a intereses bastardos favorables al designio de los tiranos que dictan a las masas qu? deben sentir, c?mo deben actuar y lo qu? tienen que creer. De esta forma, muchos medios de comunicaci?n act?an como caja de resonancia para los objetivos de la desinformaci?n fomentando ?creencias? desde la opini?n que satisfagan nuestros temores, deseos y emociones, nunca verdades resultado de un razonamiento y arraigadas en la sabidur?a de la naturaleza humana.

El pensamiento ?nico impuesto desde el monopolio de la comunicaci?n aparece revestido del sofisma de la multiculturalidad, la diversidad, la democracia participativa el di?logo constructivo y la tolerancia.

El discurso unidireccional, con frecuencia reforzado por la fuerza del n?mero, afianza los t?picos y los utiliza soterrada y convenientemente para sus fines de propaganda ideol?gica. As? v.gr. la inquisici?n espa?ola masacr? casi media humanidad ?una tergiversaci?n de la realidad que tiene como fin atacar a la Iglesia Cat?lica, que es la ?nica instancia que desaf?a el pensamiento ?nico con postulados a favor del hombre-; o el ?nico holocausto de la historia, ?dogma de fe hist?rico?, y que tiene ?derecho de existencia? a llamarse como tal es el del pueblo jud?o, -nada de la historia negra del comunismo con sus 100 millones de asesinados en purgas, nada de la matanza planificada de Dresde de cientos de miles de alemanes, nada del genocidio armenio de un mill?n de cristianos y menos todav?a del mayor holocausto de la historia de la humanidad, el verdadero holocausto provocado por el asesinato de millones de personas inocentes e indefensas en el seno de sus madres-; o la permanente presentaci?n y separaci?n visual y auditiva entre buenos u malos [3], extensiva a los grupos sociales y a las naciones.

2.5. La alienaci?n de la realidad por la sociedad-espect?culo.

La din?mica de los medios de comunicaci?n y en especial los audiovisuales es la progresiva tendencia a alejarse cada vez m?s de la vida p?blica significativa que ha sido relegada pr?cticamente al ostracismo, recluida a los espacios informativos y circundada por el espect?culo que deval?a lo esencial hasta casi vaciarlo de contenido. Puede presentarse una noticia econ?mica de un elevado aumento porcentual del paro al lado de cotilleos de famosos y de un nuevo fichaje estrella en el mercado futbol?stico. El problema de por s? de verdad importante y dram?tico, se ?desdramatiza? y relativiza al insertarse entre noticias banales en el pandem?nium de la vor?gine general informativa, y trivializando la propia realidad del hecho sin respeto a la jerarqu?a de importancia de la noticias marcada por el ?servicio al bien com?n universal? (Juan Pablo II, 2003:6,3).

La cultura comercial de masas ligada a la din?mica del mercado privilegia, por exigencias internas de cuota de pantalla y externas de la ?masa?, lo ?interesante frente a lo importante? (Cubells, 2005:39), lo ?banal sobre lo valioso? (L?pez Quint?s, 2001:106), lo noticiable frente a lo cotidiano (L?pez Quint?s, 1998:170); resalta, en definitiva, contenidos simples accesibles a todos, especialmente los vinculados al ?eros? y al ?thanatos? que f?cilmente se degradan conduciendo a un relativismo ?tico, y de ah? al sincretismo vital y social.

2.6. El infantilismo de la as?ptica cotidianidad.

La televisi?n incita a las personas de modo inconsciente a comportarse seg?n variados modelos sociales. Los guionistas y editores son conscientes que las personas emulan estos comportamientos y de ah? que asuman, ejemplaricen, inoculen, o trasladen a los programas, los comportamientos que esperan en los televidentes. La gran mayor?a de los programas concebidos para un target general, suelen ser un h?brido que se plasma en diversos formatos y que muestran el ?life style? destilado por el pensamiento unidireccional, emplean argumentaciones endebles, alicortas e imbricadas con un lenguaje ora melifluo, ora procaz, pero siempre con un tono particularmente infantil, como si el p?blico fuese un ni?o en la tierna infancia. Este tono infantilizante desarma al espectador frente a los postulados que el emisor trata de imbuir ya que dificulta el ejercicio del pensamiento cr?tico.

2.7. Crear conflictos y despu?s ofrecer soluciones.

Es una analog?a de los perros de Pavlov, ?est?mulo condicionado-respuesta?; en este caso ?problema-reacci?n-soluci?n?. La presentaci?n del ?problema-conflicto-situaci?n? se muestra desde la perspectiva que interesa ofrecer y que lleve al p?blico bien a la subsiguiente y esperada reacci?n instintiva, o bien a la f?cil asunci?n, por otro lado presentada como l?gica, justificada, necesaria y coherente, de las disposiciones adoptadas. De este forma se organizan autoatentados sustentados por mentiras oficiales que encierran m?ltiples contradicciones y operaciones de desinformaci?n orquestadas por los servicios de inteligencia a las ?rdenes del poder, v. gr. 11-S, 11-13-M (Carde?osa, 2005), con el objeto de aprobar leyes restrictivas de libertades, justificar guerras o dar golpes de Estado incruentos y teledirigidos, y siempre como fin ?ltimo, el aumentar el control y el dominio sobre los ciudadanos.

La creaci?n de problemas inexistentes, unido a la manipulaci?n ling??stica, es tambi?n un arma de desconstrucci?n social, como el equivocadamente denominado ?matrimonio homosexual? y la subsiguiente ?normalizaci?n? de las relaciones entre sodomitas. Actualmente en Espa?a ?sufrimos? el ?grave conflicto? de la falta de ?libertad? ?n?tese el empleo de la palabra, ?hay alguien qu? no quiera ser libre?- educativa impropio de un ?pa?s moderno? ?oprimido? a un concordato ?medieval? expresi?n del ?fanatismo religioso? por lo que se hace necesario el Estado laico, la sociedad laica para alcanzar la libertad y la modernidad. El intento de solucionar este ?problema? responde a intereses subrepticios insertos en una estrategia global pol?tico-cultural y que considera ?la escuela como un medio para el logro del poder y una palanca para operar giros espectaculares en la sociedad? (L?pez Quint?s, 1998:198).

2.8. ?Un paso adelante, dos pasos atr?s?.

Esta t?ctica leninista es utilizada cuando se trata de implementar socialmente una medida que no tiene buena acogida. El veneno se va inoculando lentamente, en ciclos relativamente largos de tiempo, de manera que cuando la sociedad ya est? ?madura? no suponga una revoluci?n social. De este modo la sociedad ha sido gravada por los poderes pol?tico-econ?mico-financieros con condiciones socio-econ?micas radicalmente nuevas y que suponen limitaciones, restricciones, eliminaci?n de libertades e inestabilidad emocional, como el aborto, las reconversiones industriales o la inestabilidad en el empleo con salarios insuficientes para mantener una familia numerosa.

2.9. ?El invariante e invariable destino?.

?Ya est? hecho, era inevitable?; ?no hay otra soluci?n y era necesario?; ?es el mal menor que debemos aceptar aunque resulte doloroso?; son expresiones empleadas o que subyacen soterradamente en los argumentos empleados para hacer pasar por el aro a toda una masa borreguil y adocenada con una impopular pol?tica de los hechos consumados de aplicaci?n futura que encima escapan a la libre decisi?n de cada uno. El mal futuro presentado como definitivo en un presente lejano de modo que no atemorice excesivamente y uno con estoica resignaci?n vaya acostumbr?ndose, y disponga de tiempo para ?concienciarse? y ?prever? soluciones. As? nos han metido desde la moneda ?nica europea hasta la cesi?n de competencias estatales a organismos supranacionales, o las medidas de prevenci?n contra el terrorismo que limitan dr?sticamente las libertades y aumentan el control social.

Paralelo a la aprobaci?n de una legislaci?n o medida impopular se suele utilizar el viejo truco de fabricar en la trastienda del poder a?agazas consistentes en maniobras de desv?o y distracci?n socio-medi?tica, de forma que aleje moment?neamente la atenci?n y observaci?n sobre la decisi?n o el suceso realmente importante.

2.10. ??Heil Hitler!?.

La fuerza de los instintos hom?nidos como lo natural. Una catarsis emocional colectiva que mueve al un?sono cientos, miles de personas, detr?s de la cual se esconden pobres seres, vac?os e inconsistentes, sin fuerza de esp?ritu para desenmascarar la mentira, sin fuerza en el alma para resistir la violencia de los que con habilidad saben movilizar todos los resortes de la t?cnica moderna, todo el arte refinado de la persuasi?n, para despojarlos de su libertad de pensamiento y asimilarlos a las fr?giles ca?as agitadas por el viento? (Guti?rrez Garc?a, 2001:145) [4].

Sensaciones, sentimientos, emociones y pasiones como criterios de juicio te?rico y praxis de actuaci?n para una mayor?a convertida en masa. Paso firme borreguil: ?Heil Hitler!. El propio Adolf Hitler expres?: ?me valgo de la emoci?n para la mayor?a, y reservo la raz?n para la minor?a?. Nada de ?v?rtigo intelectual? ni emisi?n de juicios ?ticos. Prisionero de los sentidos y prohibido pensar, razonar, reflexionar.

La influencia de la publicidad no se encuentra en su raciocinio interno, sino en su apelaci?n a la emotividad, la seducci?n nada consciente. El deseo inducido que crea una necesidad que opera como coacci?n psicol?gica sobre la voluntad mediante el cambio o el encauzamiento interesado de los deseos, las emociones y los sentimientos. La libertad humana en plenitud se transmuta de este modo en quim?rica al presentarse condicionada e influida por est?mulos o impulsos inconscientes que encierran contenidos subliminales y supraliminales.

Pel?culas que descontextualizan un hecho real y objetivo como la eutanasia o las relaciones entre sodomitas con adherencias de emotividad, compasi?n, deseos inalcanzados de felicidad, ansias de libertad, indefensi?n o relativismo axiol?gico, conducen a la anestesia moral y a la subversi?n de principios morales y jur?dicos fundamentales.

2.11. Aurea Mediocritas.

Se trata de eliminar la reflexi?n interior, el cultivo de la interioridad, paso obligado en la maduraci?n de la personalidad, de forma que la persona no se perciba de su situaci?n de esclavitud permanente. B?sicamente se logra depauperando la educaci?n, subvirtiendo el fin ?ltimo del derecho, e instrumentalizando los mass media en permanente lavado de cerebros las conciencias al servicio de las pretensiones de dominio de los poderes f?cticos. Todo valor eterno queda fuera en provecho del valor utilitarista.

Los medios de comunicaci?n tienden a no mostrar la realidad m?s profunda del hombre como unidad individual, sustancial, personal, de cuerpo mortal y alma espiritual e inmortal. Y conforme ley medi?tica, ?lo que no aparece en televisi?n, no existe?, la persona queda dram?ticamente cercenada ontol?gicamente. De tal suerte que ?el hombre moderno, que no se siente ligado esencialmente a lo eterno, cae en la adoraci?n de lo finito? (Guti?rrez Garc?a, 2001:143), poniendo el tener sobre el ser, y ya estamos en franqu?a para modelar un tipo de hombre materialista hedonista e individualista incapaz de asumir compromisos y apostar decididamente por el Bien Com?n, la solidaridad y la justicia social.

2.12. Veredicto: ?tu eres culpable!

Culpabilizar al televidente, oyente o lector como ?nico responsable de su situaci?n desgraciada debido a su particular situaci?n, a sus escasos m?ritos, o a la suerte, fomentando una apat?a que f?cilmente degenera en estados depresivos o de decaimiento de ?nimo que inhabilitan para una prolongada y decisiva lucha contra las injusticias sociales.

En este sentido los medios de comunicaci?n si son culpables en gran medida por su dirigismo cultural capitalizado por ciertos grupos pol?tico-econ?mico-financieros de la interesada desvertebraci?n social, del individualismo exacerbado y de la anomia generalizada. As? la pasividad es la respuesta ante situaciones sociales flagrantes como la descomposici?n moral de la sociedad, la desintegraci?n interna de una patria, un elevado ?ndice de paro o las miles de muertes diarias provocadas por la hambruna.

> ?- ?-? -??? ???-?
Jos? Mart?n Brocos

Referencias Bibliogr?ficas (APA)

Libros


Carde?osa, Bruno (2005). La jugada maestra: A quien beneficia realmente el terrorismo mundial. Madrid: Temas de Hoy.

Cubells, Mariola (2005). Mentiras en directo. La historia secreta de los telediarios. Barcelona: Pen?nsula.

Guti?rrez Garc?a, Jos? Luis (2001). Introducci?n a la Doctrina Social de la Iglesia. Barcelona: Ariel.

L?pez Quint?s, Alfonso (1998). La revoluci?n oculta. Manipulaci?n del lenguaje y subversi?n de valores. Madrid: Ppc.

L?pez Quint?s, Alfonso (2001). La tolerancia y la manipulaci?n. Madrid: Rialp.

Mas de X?vas, Xavier (2005). Mentiras. Viaje de un periodista a la desinformaci?n. Barcelona: Destino.

Schiller, Herbert I (1989). Cultura Inc. The Corporate Takeover of Public Expression. New York Oxford University Press.

Art?culos

Comas, Jos? (2005, Febrero 27). ?Los alemanes sirven muy bien para utilizarlos en historias de horror?. Entrevista. Joachim Fest, periodista y autor de ?El Hundimiento? [Versi?n electr?nica]. El Pa?s. Disponible en http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=&%20xref=20050227elpdmgrep_1&type =Tes&anchor=elpdomrpj

Crisis Magazine (2005).Politics, Culture and the Church. 7 Secrets the Pollsters Don?t Want You To Know [En l?nea]. Crisis Magazine . Disponible en http://www.crisismagazine.com

Legorburu, Jos? Mar?a (2005, Julio-Agosto). ?A pesar de las dificultades, vivimos un momento maravilloso para la ACdP?. Los socios, venidos de toda Espa?a, acudieron a la XCIII Asamblea General [Discurso del Presidente, Alfonso Coronel de Palma y diversas ponencias analizado la citaci?n actual]. ACdP. Bolet?n informativo de la Asociaci?n cat?lica de propagandistas, p. 3-9

Trillo-Figueroa, Jes?s (1987). La manipulaci?n del lenguaje. Raz?n Espa?ola, 26, 329-338.

Documentos

Comisi?n Episcopal de Medios de Comunicaci?n Social (2004). Riqueza, riesgo y responsabilidad de los medios de comunicaci?n. Mensaje. 23.5.2004 [En l?nea] Extra?do el 5 marzo, 2005 del sitio oficial de la Conferencia Episcopal Espa?ola: http://www.conferenciaepiscopal.es/documentos/Conferencia/comisiones/mcs/medios2004.htm

Juan Pablo II (2003). Los medios de comunicaci?n social al servicio de la aut?ntica paz a la luz de la Pacem in terris. Mensaje. 24.1.2003 [En l?nea] Extra?do el 2 octubre, 2005 del sitio oficial de la Conferencia Episcopal Espa?ola: http://www.conferenciaepiscopal.es/mcs/jornada/vaticano_2003.htm

Juan Pablo II (2004). Los medios en la familia: un riesgo y una riqueza. Mensaje. 24.1.2004 [En l?nea] Extra?do el 2 octubre, 2005 del sitio oficial de la Conferencia Episcopal Espa?ola: http://www.conferenciaepiscopal.es/documentos/magisteriojpii/jornadas/comunicacionesociales_2004.htm

Sonoma State University (2005). Project Censored Media Democracy in Action [En l?nea]. Disponible en http://www.projectcensored.org/publications/2005/6.html.
Top 25 of 2006 http://www.projectcensored.org/censored_2006/index.htm


[1] Puede consultarse al respecto nuestros m?ltiples estudios sobre el tema (Brocos Fern?ndez, J.M. (2005, Abril). El nuevo orden mundial frente a la familia. Las amenazas a la familia. Arbil, 91, Art?culo 2 [Online]. Disponible en http://www.arbil.org/arbi-d91.htm ISSN 1697-1388, La desculturaci?n de los medios de comunicaci?n y su influencia en el ?mbito familiar. Arbil, 91, Art?culo 16 [Online]. Disponible en http://www.arbil.org/arbi-d91.htm ISSN 1697-1388, (2005, Mayo, 20-21). El dirigismo cultural de los medios de comunicaci?n como conformador de una nueva cultura. Actas do I Congresso Internacional sobre Etnografia [CD-ROM] AGIR. ISBN 972-99404-2-8, (2005, Junio). Soft Power como estrategia de dominio e imposici?n cultural. Catholic Net [Online]. Disponible en http://es.catholic.net/comunicadorescatolicos/580/1223/articulo.php?id=24395 (2005, Septiembre). El mito malthusiano. La ONU al servicio de una nueva ingenier?a social. Arbil, 97, Art?culo 2 [Online]. Disponible en ISSN 1697-1388.

[2] El Project Censored llevado por un grupo de control de los medios de la Universidad Estatal Sonoma de California, recoge noticias importantes que los poderosos oligopolios multimedia dominantes por sus lacayas servidumbres eliminaron de sus informativos o relegaron a un plano anecd?tico. Las principales diez noticias ignoradas y publicadas este a?o en el libro Censored 2006 son: las actividades de la administraci?n Bush para eliminar el gobierno abierto, la cobertura en los medios en la toma de Faluya en Irak y el montante de muertos civiles, el negocio de las m?quinas de votaci?n fraudulentas, la expansi?n de sociedad de la vigilancia global por el gobierno Bush, el tsunami utilizado por Estados Unidos para obtener ventajas militares en el Sudeste Asi?tico, la verdadera estafa del programa petr?leo por alimentos, periodistas confrontan peligros sin precedentes a su vida y sustento, agricultores iraqu?es obligados por L. Paul Bremer y lobbystas corporativos de Estados Unidos a plantar semillas de trigo reguladas por las compa??as multinacionales norteamericanas, el nuevo sistema de comercio del petr?leo de Ir?n desaf?a el d?lar USA, y la eliminaci?n en las cimas de las monta?as como amenaza al ecosistema y a la econom?a.
En Espa?a, por ejemplo, este a?o 2005 se ?ha silenciado? que d?as antes de toma de la decisi?n por el Comit? Ol?mpico Internacional de la ciudad organizadora de unos Juegos Ol?mpicos, en Madrid y en unas celebraciones organizadas para mostrar la candidatura de la ciudad, un soporte de fuegos artificiales cay? saliendo todos los cohetes hacia una cafeter?a de la calle Alcal?, teniendo que instalar el Samur un hospital de campa?a en medio de la calle. Pues bien, evidentemente esta noticia fue silenciada convenientemente en todos los noticiarios nacionales y prensa escrita, extendi?ndose incluso la presi?n a los medios digitales, ya que supondr?a un grave rev?s a la candidatura madrile?a. Otra noticia convenientemente censurada fue el abucheo en Roma el 24 de abril en la Misa celebrada con motivo de la entronizaci?n del Santo Padre Benedicto XVI a los Reyes de Espa?a por parte de un nutrido grupo de espa?oles molestos por la aquiescencia real en las ?ltimas reformas y disposiciones legales educativas y de pol?tica familiar, contrarias a la cultura y la tradici?n espa?ola. Igual exclusi?n informativa casi generalizada tuvo la manifestaci?n del 18-J, desde el silencio informativo, a la emisi?n de planos cortos o la manipulaci?n de las cifras reales de asistencia.

El poder mundial imbricado en los medios de comunicaci?n e instituciones u organizaciones con intereses planetarios de control y dominio social impide que ciertas noticias que se descubren ?no convenientes? tengan la debida difusi?n medi?tica. Con todo, hay modos de escapar de la censura si uno sabe donde buscar y encontrar la informaci?n. Internet es el principal ?mbito de libertad informativo si se tiene la prerrogativa y el suficiente conocimiento para tener acceso a determinados blogs y a confidenciales de restringido uso.

[3] En una entrevista realizada por Jos? Comas a Joachim Fest, periodista y autor de ?El Hundimiento? en El Pa?s (2005, Febrero 27) podemos leer:
P. Pero el tema de los neonazis vende bien en periodismo
R. S?, eso sube la tirada
P.Cuando se ofrece un tema as? se acepta de inmediato.
R. Los alemanes sirven muy bien para utilizarlos en historias de horror. Los alemanes siempre son buenos para historias de fantasmas.

[4] Apud. Pio XII, Leva Iesusalem, 12; DER XIX, 670; P?o XI, Firmissimam constantiam, 26

Publicado por mario.web @ 7:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios