Lunes, 25 de abril de 2011
Conocer el origen de las semanas sociales y algunos movimientos afines en nuestro pa?s, para que, recordando estos antecedentes hist?ricos, sigamos promoviendo nuestro compromiso social.
?
Historia de las semanas sociales
Historia de las semanas sociales


1.- objetivo

Conocer el origen de las semanas sociales y algunos movimientos afines en nuestro pa?s, para que, recordando estos antecedentes hist?ricos, sigamos promoviendo nuestro compromiso social.

2.- veamos nuestra realidad

En plenario se pueden responder las siguientes preguntas:
1.- ?Qu? acontecimientos sociales han ocurrido en nuestra comunidad y que hayan sido capaces de movilizar a gran parte de la poblaci?n?
2.- ?La Iglesia ha participado en esas movilizaciones? ?De qu? forma?
3.- aprendamos nuestro tema

3.1 Antecedentes hist?ricos

La Enc?clica ?Rerum Novarum? (Le?n XIII, 1891), denunciaba ciertos males que aquejaban la sociedad de su tiempo:

- Los avances en los distintos campos de la ciencia hab?an provocado en la humanidad una b?squeda desmedida por las cosas nuevas, sacrificando muchos valores ?ticos y morales.
- Al lado de las nuevas libertades que unos pocos pose?an, estaban las nuevas esclavitudes de una multitud de obreros.
- No faltaron los conflictos sociales entre obreros y patrones, a causa de la desigualdad de oportunidades entre unos y otros.
- El liberalismo capitalista y el socialismo se presentaban como alternativas de soluci?n. A la postre ninguno de los dos logr? resolver la situaci?n de injusticia que imperaba.
- Los mismos cristianos se hab?an dejado llevar por el v?rtigo de lo novedoso y hab?an cerrado sus ojos a la deshumanizaci?n de la vida econ?mico-social, tratando de cubrir con la limosna las graves faltas a la justicia.

3.2 La Rerum Novarum empieza a repercutir en los cat?licos franceses.

Animados por semejante documento, los cat?licos franceses empezaron a organizar diversos grupos y c?rculos de estudio que, a la postre, servir?an como veh?culo para dar a conocer el pensamiento social cristiano.

A partir de 1904, a este tipo de experiencias impulsadas por los cat?licos franceses, se les empez? a llamar ?Semanas Sociales?. Estas ?semanas? eran la ocasi?n para encontrarse todas las fuerzas vivas de la sociedad, y reflexionar juntos sobre la situaci?n social que imperaba en ese tiempo.

Desde entonces se divulgaron estas experiencias por toda Europa y Am?rica, aunque con distintas modalidades.

3.3 En M?xico surgen movimientos afines
En M?xico se dio una cierta desatenci?n a la enc?clica Rerum Novarum de Le?n XIII. Las razones que tuvo la Iglesia de M?xico para esta desatenci?n fueron tres:

a) Los cat?licos adujeron que el problema del socialismo -que era el que preferentemente atacaba la enc?clica- no les correspond?a, ya que dicha ideolog?a no se daba en el pa?s.

b) El recelo ante toda novedad (misone?smo), especialmente a todo lo que pudiera hacer referencia a la modernidad, as? viniera de los cat?licos de Europa o del mismo Papa. Agust?n Y??ez retrat? admirablemente este misone?smo en su novela ?Al filo del Agua?.

c) La pol?tica de conciliaci?n, en voga durante el porfiriato, hizo que la Iglesia mexicana se mostrara un tanto t?mida en sus pronunciamientos sobre la cuesti?n social.

As?, el ascenso y consolidaci?n del r?gimen y la instauraci?n de la conciliaci?n, hizo ver a los cat?licos que en M?xico no hab?a cuesti?n social alguna que resolver y, por tanto, la enc?clica Rerum Novarum quedar?a en reserva ?por si se presentaba en lo futuro?.

Sin embargo, y a pesar de la pol?tica de conciliaci?n, en 1891 algunos cat?licos mexicanos trataron de dar una respuesta apropiada a la Rerum Novarum fundando ?La Liga Cat?lica?, que tom? como lemas, primero ?Por Dios y por la Patria?, y luego ?Dios, Patria y Uni?n?. Entre los objetivos de la Liga aparecen el revivir los antiguos gremios, moralizar a sus asociados (abogados, sacerdotes, m?dicos, farmac?uticos, profesores, ingenieros, comerciantes, estudiantes, artesanos, empleados y dependientes) y crear cajas de ahorro. Al parecer, esta organizaci?n no dur? m?s de tres a?os.

Los primeros a?os del siglo XX consignaron la aparici?n de agrupaciones laborales inspiradas en los principios cat?licos. Mencionamos algunas:

1900: Sociedad Mutua de San Crisp?n, Guadalupana, en Aguascalientes; y la Sociedad de Obreros Hijos del Trabajo en Nuevo Laredo.

1901: C?rculo Leon?s Mutualista (Le?n), el C?rculo Cat?lico de Obreros y la Sociedad Obrera Cat?lica de San Bartolo (Morelia).

1902: C?rculo de Obreros Cat?licos (Puebla), Asociaci?n Guadalupana de Artesanos y Obreros Cat?licos (Guadalajara), Sociedad de Obreras Cat?licas (Matamoros) y la Sociedad Mutualista de Dependientes (Guadalajara).

Sin embargo, no fue la proliferaci?n de agrupaciones laborales en lo que m?s influy? la nueva enc?clica, sino en la celebraci?n de congresos y reuniones nacionales. Mencionemos algunos de ellos: Congresos Cat?licos: Puebla (1903), Morelia (1904), Guadalajara (1906) y Oaxaca (1909).
Congresos Agr?colas: Tulancingo (1904 y 1905) y Zamora (1906).
Semanas Sociales: Le?n (1908), M?xico (1910 y 1911) y Zacatecas (1912).
Dietas Obreras: M?xico (1911) y Zamora (1913).

Despu?s de 1913 dejaron de realizarse este tipo de movilizaciones. M?s tarde surgir?an otros intentos de vivir la dimensi?n social de la fe, bajo otras circunstancias pol?ticas y sociales.

El se?or Francisco Trasloscheros, reconocido militante poblano, resume hacia 1909 cu?les fueron los resultados de algunos de esos congresos y reuniones nacionales:

?Real y positivamente tales asambleas han sido el campo de uni?n (...). Por todo el territorio los congresos van reuniendo lo mejor y m?s granado de los cat?licos (...). Tampoco puede negarse que por toda la naci?n se va generalizando el gusto por el estudio de las cuestiones sociales y surgiendo por doquier escuelas, publicaciones, sociedades obreras, ligas de todas clases, c?rculos, etc., etc., de modo que, aunque suponiendo que no se lleven a cabo todos los acuerdos tomados, se nota un un?nime despertar por todas partes (...). Creo que espantados con alborozo quedar?amos si tuvi?ramos a la vista el cat?logo de todas estas obras?.

4.- manos a la obra

1.- ?Es posible que en nuestra comunidad podamos organizar una movilizaci?n social m?s o menos generalizada?
2.- Si es posible ?de qu? tipo de movilizaci?n ser?a?
3.- ?Qui?nes podr?an participar, y de que forma, en esa movilizaci?n?

5.- oremos

Se?or, Dios nuestro, escucha la oraci?n que te dirijimos por nuestra patria, a fin de que la prudencia de sus gobernantes y la honestidad de los ciudadanos, mantengan la concordia y la justicia y se alcancen el verdadero progreso y la paz. Por Jesucristo nuestro Se?or.


Publicado por mario.web @ 8:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios