Lunes, 25 de abril de 2011
Documento de la Comisi?n Nacional de Chile, Pastoral de los trabajadores en el que se profundiza en la ?tica laboral a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.
?
Por la dignidad del trabajo humano
Por la dignidad del trabajo humano
Convocados por la Comisi?n Nacional de Pastoral de los Trabajadores, nos hemos reunido representantes de trece Di?cesis de Chile y de movimientos apost?licos de obreros, para reflexionar acerca de la realidad del Trabajo Humano en nuestro pa?s. Nos inspira el vivir una experiencia cercana a los trabajadores y trabajadoras y a sus justas esperanzas, preocupaciones y anhelos.

El mero examen de la realidad nacional evidencia que el modelo econ?mico sustentado en los ?ltimos a?os, si bien parece haber arrojado los resultados positivos que algunos destacan y celebran, presenta, sin embargo, graves aspectos de exclusi?n de las mayor?as, que nos interpelan y obligan a actuar.

En efecto, una v?ctima clara del modelo ha sido precisamente el Trabajo Humano. Observamos que en nuestra comunidad nacional se ha instalado la precarizaci?n del empleo, la tercerizaci?n, el abuso en la extensi?n de la jornada laboral, la falta de respeto y hasta la persecuci?n de las iniciativas de organizaci?n de los trabajadores.

Sin duda el camino hacia la anhelada Justicia Social se construye sobre el posicionamiento de aquellas caracter?sticas lamentablemente ausentes en la realidad del modelo laboral chileno: el salario justo, la negociaci?n colectiva real, sectorial y extendida, la participaci?n y la dignidad de los hombres y mujeres del mundo del trabajo.

Luego de que los Obispos denunciaran la ?escandalosa desigualdad?, hoy parece existir consenso en que es insostenible tal desigualdad en la distribuci?n o participaci?n en la riqueza que el propio pa?s genera. Curiosamente ninguna de esas opiniones consensuadas lo asocia al actual deterioro de las condiciones laborales.

Queremos ser muy claros en este sentido, la desigualdad tiene su principal origen en la falta de trabajo, en la existencia de trabajo inhumano y en el desmantelamiento de la seguridad social. (Cfr. Compendio de la Doctrina Social. N? 302 y 303)

Muy atr?s ha quedado el af?n de las personas de buscar leg?timamente su realizaci?n a trav?s del trabajo. Hoy la mayor?a simplemente debe contentarse con ?tener trabajo?. Tal constataci?n nos obliga a actuar en la recuperaci?n de la dignidad y sentido trascendente del mismo.

Nuestra tarea urgente es ir en pos de la Justicia, primer pelda?o de la Caridad. ?La Caridad comienza donde termina la Justicia? (cfr: Alberto Hurtado, Humanismo Social. 1947).

En esta l?nea propiciamos un cambio en la institucionalidad laboral y comprometemos nuestra participaci?n en la consecuci?n de una nueva l?gica que recupere el sentido original de preeminencia de la persona por sobre el capital, como lo destaca con fuerza la Doctrina Social de la Iglesia (cfr. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, N? 276 y 277).

En el plano de la organizaci?n del Estado es ?til que se institucionalice el encuentro constante. Parece apropiado retomar la idea de crear un Consejo de Di?logo Social, con una ley que lo organice y recursos provenientes del presupuesto nacional, que trabaje constantemente en el tema del trabajo, en el marco de un Estado comprometido con el Bien Com?n.

Revisando primero nuestras propias pr?cticas y omisiones, como Iglesia queremos entregar nuestro aporte a la construcci?n de la Justicia Social en nuestro pa?s. Presentes en todas las comunidades de nuestra Naci?n nos son muy cercanos los rostros sufrientes de los trabajadores y trabajadoras que ven atropellados sus derechos.

Desde nuestra perspectiva, lucharemos por rescatar los principios de la Doctrina Social de la Iglesia y el mensaje prof?tico y actual del Padre Alberto Hurtado, los que pueden ser inspiradores para que todos, cat?licos y no cat?licos, podamos construir una Nueva Cultura, que tenga en su centro el derecho humano fundamental del trabajo.

Santiago. Julio 06, 2005

Publicado por mario.web @ 8:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios