Domingo, 01 de mayo de 2011
Al inicio de este tercer milenio de la era cristiana urge reflexionar juntos con el fin de reconocer las novedades que el Se?or de la historia inspira hoy a la vida consagrada.
?

Los problemas morales y sociales, tan numerosos y a menudo dram?ticos, nos interrogan como Iglesia, como institutos de vida consagrada y sociedades de vida apost?lica. Nos impulsan a mantener viva en el mundo "la forma de vida que Jes?s, supremo consagrado y misionero del Padre para su reino, abraz? y propuso a los disc?pulos que lo segu?an.


Introducci?n

1. Unidad de coraz?n y de esp?ritu

2. A la luz de la Eucarist?a

3. Exigencia de "renovaci?n"

4. Afirmar el primado de la santidad

5. Iluminar el camino

6.Fortalecer el sentido eclesial

7.Para una vitalidad renovada

8.Testimoniar la fuerza de la caridad de Cristo

9.Hacia una Pascua universal

10.Comenzar por la formaci?n

Conclusi?n

Publicado por mario.web @ 14:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios