Lunes, 02 de mayo de 2011
?Qu? dice la Iglesia de las organizaciones internacionales y trasnacionales?
?
Las organizaciones transnacionales e internacionales
Las organizaciones transnacionales e internacionales


340. Deseamos, pues, vehementemente, que la Organizaci?n de las Naciones Unidas pueda ir acomodando cada vez mejor sus estructuras y medios a la amplitud y nobleza de sus objetivos. Ojal? llegue pronto el tiempo en que esta Organizaci?n pueda garantizar con eficacia los derechos del hombre, derechos que, por brotar inmediatamente de la dignidad de la persona humana, son universales, inviolables e inmutables. Tanto m?s cuanto que hoy los hombres, por participar cada vez m?s activamente en los asuntos p?blicos de sus respectivas naciones, siguen con creciente inter?s la vida de los dem?s pueblos y tienen una conciencia cada d?a m?s honda de pertenecer como miembros vivos a la gran comunidad mundial.
(Pacem in Terris, n. 145)

341. Esta colaboraci?n internacional de alcance mundial requiere unas instituciones que la prepare, la coordinen y la rijan hasta constituir un orden jur?dico universalmente reconocido. De todo coraz?n, Nos alentamos las organizaciones que han puesto mano en esta colaboraci?n para el desarrollo, y deseamos que crezca su autoridad.
(Populorum Progressio, n. 78)

342. Las relaciones entre los distintos pa?ses, por virtud de los adelantos cient?ficos y t?cnicos, en todos los aspectos de la convivencia humana, se han estrechado mucho m?s en estos ?ltimos a?os. Por ello, necesariamente la interdependencia de los pueblos se hace cada vez mayor. As?, pues, los problemas m?s importantes del d?a en el ?mbito cient?fico y t?cnico, econ?mico y social, pol?tico y cultural, por rebasar con frecuencia las posibilidades de un solo pa?s, afectan necesariamente a muchas y algunas veces a todas las naciones. Sucede por esto que los Estados aislados, aun cuando descuellen por su cultura y civilizaci?n, el n?mero e inteligencia de sus ciudadanos, el progreso de sus sistemas econ?micos, la abundancia de recursos y la extensi?n territorial, no pueden, sin embargo, separados de los dem?s, resolver por si mismos de manera adecuada sus problemas fundamentales. Por consiguiente, las naciones, al hallarse necesitadas, de unas de ayudas complementarias y las otras de ulteriores perfeccionamientos, s?lo podr?n atender a su propia utilidad mirando simult?neamente al provecho de los dem?s. Por lo cual es de todo punto preciso que los Estados se entiendan bien y se presten ayuda mutua.
(Mater et Magistra, nn. 200-202)

343. Har? falta ir m?s lejos a?n. Nos pedimos en Bombay la constituci?n de una gran Fondo mundial alimentado con una parte de los gastos militares, a fin de ayudar a los m?s desheredados (Pablo VI, Mensaje al Mundo, entregado a los Periodistas). Esto que vale para la lucha inmediata contra la miseria, vale igualmente a escala del desarrollo. S?lo una colaboraci?n mundial, de la cual un fondo com?n ser?a al mismo tiempo s?mbolo e instrumento, permitir?a superar las rivalidades est?riles y suscitar un di?logo pac?fico y fecundo entre todos los pueblos.
(Populorum Progressio, n. 51)


Publicado por mario.web @ 2:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios