Lunes, 02 de mayo de 2011
Cabe distinguir clases diversas de l?deres en funci?n de la actividad que ejercen, la preparaci?n que tienen, la tendencia a defender la verdad o a propalar la falsedad, la meta que persiguen...
?
L?deres verdaderos y l?deres falsos
L?deres verdaderos y l?deres falsos



Cabe distinguir clases diversas de l?deres en funci?n de la actividad que ejercen, la preparaci?n que tienen, la tendencia a defender la verdad o a propalar la falsedad, la meta que persiguen... Una persona puede ejercer funciones de l?der en ?mbitos diferentes -el familiar, el grupal, el nacional, el internacional...- y respecto a vertientes de la vida distintas: la econ?mica, la art?stica, la pol?tica, la ?tica, la educativa, la religiosa...


* Existe el l?der pol?tico, que presenta un programa de acci?n, recluta adeptos y aspira al poder con el fin de modelar la sociedad de la forma que juzga m?s adecuada.


* Un profesor est? llamado tambi?n a ejercer un modo peculiar de liderazgo, ya que por vocaci?n y profesi?n debe orientar a ni?os y j?venes a descubrir las leyes de la vida personal, que son las normas que rigen los procesos creativos.


* De modo an?logo, deben ser l?deres un sacerdote, un escritor, un padre de familia...


* Quienes configuran la opini?n p?blica a trav?s del arte, la literatura, el pensamiento, los medios de comunicaci?n social... pueden y deben ejercer funci?n de l?deres.


En sentido estricto, se entiende por l?deres las personas bien dotadas que conocen profundamente la vida humana -vista como un nudo de relaciones- y saben ofrecer a los dem?s claves certeras de interpretaci?n de la misma. Merced a tal orientaci?n, otras personas menos formadas pueden desempe?ar el papel de gu?as respecto a las personas y grupos de su entorno.


A?n sin contar con la preparaci?n intelectual y las posibilidades de comunicaci?n de los grandes l?deres, multitud de personas sencillas se hallan en disposici?n de fundar a su alrededor, con su ejemplo y su palabra, un clima propicio al desarrollo de los seres humanos y al fomento del aut?ntico progreso.

Con frecuencia, personas consideradas como l?deres sociales se autodenominan "progresistas" al tiempo que entorpecen la marcha de los pueblos hacia su plenitud.

Innumerables personas del pueblo se niegan, de forma t?cita, a aceptar ese concepto de "progreso" y contin?an configurando la vida diaria mediante una conducta regulada por valores elevados.

Su experiencia cotidiana, inspirada en el buen sentido y en criterios morales y religiosos recibidos de sus mayores, les permite ver que el hombre progresa de veras cuando se ajusta a las exigencias de su propia realidad personal.

Con su conducta callada, su voluntad de servicio y su actitud acogedora, estas personas sensatas pueden guiar eficazmente a otras hacia el Humanismo de la unidad y contribuir, as?, a configurar la nueva ?poca que autores eminentes nos est?n invitando a crear.

Muy a menudo, los l?deres pol?ticos dedican serios esfuerzos a cultivar su "imagen" con el fin de ser considerados como "carism?ticos". Olvidan que el ?nico carisma aut?ntico de un pol?tico consiste en ofrecer confianza. Y ?sta es suscitada por la eficacia, la coherencia, la veracidad.

El que se limita a aderezar su imagen para ejercer el arte de seducir al pueblo no es un l?der aut?ntico; es, m?s bien, un embaucador, pues exalta a las gentes al tiempo que las somete a toda suerte de servidumbres espirituales.

L?der aut?ntico es el gu?a que orienta a alguien hacia lo que constituye un bien para su vida. Puede ser un bien parcial -de tipo econ?mico, cultural, deportivo...-, o un bien que afecta al conjunto de su persona. El m?ximo bien de un ser humano es el desarrollo pleno de su personalidad.

L?der falso es el gu?a que conduce a las personas por v?as que reducen su dignidad, amenguan sus defensas y las dejan a merced de los afanosos de poder. Esta actividad envilecedora puede afectar a ciertos aspectos concretos de la vida -econ?mico, pol?tico, cultural...- o bien a lo esencial de la misma, a su sentido m?s hondo.

El l?der verdadero promueve el poder creativo de las personas y contribuye, de este modo, a que se unan entre s? mediante la creaci?n de estructuras fecundas.

El l?der falso procura restar capacidad creativa a las gentes, a fin de que pierdan libertad interior, por no ser capaces de interiorizar el deber, es decir, convertir en ?ntimas las normas que les vienen sugeridas de fuera. Esa falta de creatividad las lleva a depender de instancias externas y ajenas. Tal dependencia las gregariza y masifica.

He aqu? una clave de interpretaci?n de la vida humana: Cuando la actividad de un dirigente torna gregario al pueblo, estamos ante un l?der falso. El gu?a verdadero otorga a las personas que lidera poder de discernimiento y de iniciativa, capacidad de ser aut?nomas y solidarias al mismo tiempo.

Se subraya, con frecuencia, la obligaci?n que tenemos los ciudadanos de tomar iniciativas en la configuraci?n de la vida comunitaria, pero apenas se destaca que el pueblo se convierte f?cilmente en masa amorfa si no cuenta con gu?as bien intencionados que le ayuden a descubrir el ideal verdadero y dar, de este modo, impulso y sentido a su vida.

Si, por ejemplo, un profesional de los medios de comunicaci?n moviliza el poder de que dispone con el fin exclusivo de aumentar la audiencia e incrementar sus beneficios, corre peligro de no cuidar la calidad de los productos que ofrece y convertirse en un antil?der.

L?der aut?ntico no es sencillamente el que tiene capacidad de guiar a las gentes, sino el que las conduce a su pleno desarrollo, que constituye su bien, su aut?ntica meta.

El ilusionista que tergiversa los conceptos y los vocablos para llevar a las personas a su particular molino ideol?gico priva a ?stas de la capacidad de pensar con precisi?n y elegir l?cida y libremente el verdadero camino de su plenitud personal.


Publicado por mario.web @ 2:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios