Martes, 03 de mayo de 2011
Nadie da lo que no tiene. Para transmitir fielmente el mensaje de Dios debes llenarte de Dios.
?
El catequista tiene una profunda vida interior
El catequista tiene una profunda vida interior

Nadie da lo que no tiene. Para transmitir fielmente el mensaje de Dios debes llenarte de Dios: ser una persona con una profunda vida interior, que reconoce el valor de la oraci?n y que ama profundamente a Jesucristo y a su Iglesia. Este amor forzosamente se reflejar? en tu trabajo de catequesis.


Por esto, el catequista que la Iglesia necesita:

- Tiene una profunda vida de oraci?n.

- Mantiene una relaci?n personal con Jesucristo. Lo ama real y apasionadamente.

- Su ejemplo transmite una convicci?n profunda de la fe cat?lica, comunica una gran experiencia de Dios, contagia el amor de Cristo a los dem?s. Viendo al catequista, los alumnos descubren y experimentan a Dios de manera personal en sus vidas.

- Reconoce la acci?n de Dios en su tarea de catequesis, lo deja actuar por medio del Esp?ritu Santo, y recuerda siempre que ?l s?lo es un instrumento para sembrar la semilla que Dios har? germinar.

- Valora la vida de Gracia y por ello se acerca frecuentemente a los sacramentos de la Penitencia y la Eucarist?a. Sabe que si el sarmiento se separa de la vid, no podr? dar fruto.


- Ama a la Iglesia profundamente. Se alegra con sus triunfos y se entristece con sus fracasos. La defiende de los ataques de sus enemigos y trabaja por su extensi?n.


- Reconoce al Papa como la autoridad suprema de la Iglesia. Estudia su palabra y la toma como propia.


- Ama a las almas de todos los hombres. Se preocupa por sus salvaci?n eterna y por eso ora por ellos y trabaja eficazmente para que en todas ellas reine Jesucristo.


- Reconoce a Mar?a como su gran aliada en la tarea de catequesis. Le tiene una gran devoci?n que la manifiesta con la imitaci?n de sus virtudes.


- Su testimonio gu?a a los alumnos a preferir a Dios sobre los atractivos del mundo, es testigo del gran tesoro de la fe cat?lica por el cual vale la pena luchar. Es capaz de motivarlos a mejorar y crecer como hombres y como cristianos siguiendo el ejemplo de Cristo.


Publicado por mario.web @ 2:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios