Martes, 03 de mayo de 2011
Puntos que se deben tener en cuenta al momento de programar un curso de Catequesis
?
Herramientas pr?cticas de programaci?n
Herramientas pr?cticas de programaci?n

Ya vimos en el art?culo anterior qu? importante es programar. No se vale improvisar con las cosas de Dios, que es lo m?s importante que se nos confiar?. En la presente lecci?n, analizaremos las herramientas pr?cticas de programaci?n.

Estamos rodeados de teor?as, de ideas, de m?todos, de cursos. Todo esto resulta ser muy ?til. El hombre lo ha venido desarrollando con el paso de los siglos, de los milenios. El conocimiento del hombre abarca cada d?a m?s ?mbitos y es m?s complejo. Pero hay una cosa que hace que toda esta sabidur?a sea aplicada: la voluntad de hacerlo. No se trata s?lo de conocer, sino de llevar a cabo. Se trata de hacer vida. Vamos nosotros a hacer un esfuerzo especial, para que una vez que hayamos entendido c?mo utilizar estos medios, deseemos llevarlos a cabo.

A veces, no damos importancia a los peque?os detalles. Las grandes catedrales est?n construidas con peque?os ladrillos. Los grandes santos fueron fieles a momentos aparentemente insignificantes. Santa Teresita del Ni?o Jes?s es la patrona de las Misiones. Jam?s tuvo la oportunidad de ir a predicar, vivi? dentro de un convento de clausura; pero supo reconocer en lo peque?o la ocasi?n de construir lo grande.

Nosotros debemos tener esta misma mentalidad. No vamos a dejar los detalles al azar, vamos a cuidar todos aquellos puntos pr?cticos que rodean nuestra catequesis para dar mayor Gloria a Dios. Podemos impartir la catequesis en cualquier hora y en cualquier lugar. Pero, podemos facilitar o dificultar la asistencia de los destinatarios eligiendo mal o bien, tanto el horario como el local.

Todos sabemos que la catequesis es una actividad comprometedora y, por tanto, dif?cil. No debemos, pues, hacerla m?s dif?cil eligiendo horarios o lugares conflictivos, por ejemplo, un curso de Biblia para adultos en la ma?ana de un d?a de la semana - porque la mayor?a est? trabajando- o el curso de catequesis para j?venes, en una huerta en la noche, porque la mayor?a no obtendr? el permiso de ir, etc.

Por esto, a la hora de programar, debemos tener en cuenta estos puntos para garantizar mejor el ?xito de nuestra catequesis. El catequista en su comunidad ha de escuchar y sugerir, corregir y aportar,interpelar y valorar.

Sobre el lugar:
Podemos elegir cualquier lugar para catequesis: desde un sal?n parroquial con aire acondicionado hasta debajo de un ?rbol. El lugar no debe tener fuentes importantes de distracci?n. Las distracciones son diferentes seg?n la edad.

Es mejor elegir el sal?n de clases que evite el ruido excesivo, como puede ser de una f?brica cercana o del tr?nsito pesado de una avenida, o elegir una casa o caba?a alejada de los animales, fuera del ruido del tractor y de la motosierra, etc., para que no distraigan.

Sobre el horario:
El horario mejor es el que se acomoda a los alumnos, no el que es bueno s?lo para el catequista. En caso de conflicto, la soluci?n se halla m?s f?cilmente busc?ndola entre todos, catequistas y catec?menos.

Es muy ?til realizar cursos para ni?os y para mam?s en un mismo horario, sobre todo cuando las mam?s llevan personalmente a los ni?os a la catequesis. As?, se unifican horarios y se facilita la asistencia de ambos.

Sobre misiones de Evangelizaci?n:
a) Es clave asegurar la participaci?n del p?rroco, tanto en la preparaci?n como en su acci?n ministerial durante la misi?n (Misas, confesiones, etc.)
b) Disponer de un grupo de misioneros que dirijan y animen las actividades. Deber?n tener una buena preparaci?n y motivaci?n.
c) El programa puede descubrir un dato que sucede muy frecuentemente a los catequistas: hay m?s trabajo que personas para atenderlo. Por esto, es muy ?til definir cu?ntas personas necesitamos para realizar todo el programa. Y, si faltan m?s personas, debemos preguntarnos c?mo las vamos a conseguir y a qui?nes vamos a invitar.
d) Una sugerencia muy importante: Si se va a invitar a otras personas para colaborar, es muy importante interrumpir la programaci?n e invitarles a que asistan a una nueva reuni?n para que participen tambi?n ellos en la terminaci?n del programa. ?Por qu?? Porque motiva much?simo a las personas participar desde el nacimiento del trabajo. Es verdad que estas nuevas personas encontrar?n gran parte del programa realizado. Pero su opini?n en la realizaci?n de la ?ltima parte les comprometer? mucho m?s que si llegan cuando todo est? ya terminado.
e) Por ?ltimo, es posible que las personas no deseen comprometerse f?cilmente en un trabajo, es m?s f?cil invitar a que "nos ayudes a programar" que "a trabajar". Es decir, invitamos a programar a quienes consideramos buenos candidatos para ayudarnos. Una vez que participen en la programaci?n, ser? muy f?cil invitarlos a trabajar en un proyecto en que ya se han involucrado como algo propio.

Sobre las dificultades
Todo programa se enriquece cuando se hace una lista de las dificultades que vamos a encontrar. As?, es f?cil preparar soluciones para cada obst?culo. Puede parecer un paso deprimente. Pero es muy realista. En realidad, este paso puede resumirse en la lista de las dificultades m?s importantes. De todos modos, este paso aporta un gran beneficio: que no se caiga en sue?os y utop?as irrealizables.

Sobre el calendario
No se puede trabajar bien sin un calendario bien hecho. Parece muy pesado. Pero es muy sencillo. Pues, una vez que se ha fijado el horario de las clases de cada curso, basta anotar la fecha que corresponder? a cada tema y a?adir las actividades complementarias: celebraciones, ex?menes, d?as sin clase, fiestas, etc.

En los puntos de partida, el catequista ayuda a elaborar esquemas que posibiliten el an?lisis de la realidad; aporta otros an?lisis y datos que pueden completar lo investigado por el grupo; pone al alcance de todos un vocabulario adecuado; debe ser como la memoria del grupo que saca a relucir en momentos de olvido los compromisos anteriores, acuerdos, de la comunidad, conclusiones de asambleas, etc.

En el desarrollo de la acci?n, ayuda a encontrar los objetivos operativos sin perderlos de vista durante el desarrollo de la misma; ayuda a elegir los medios oportunos para conseguir los objetivos propuestos con realismo, invita a que el grupo se cuestione si est? en sus manos hacer lo que pretenden, si los medios propuestos son adecuados para conseguir los objetivos trazados, si es una acci?n que el grupo va a desarrollar s?lo o implicando a otros, si se podr?a hacer algo m?s o algo mejor; ayuda a marcar los plazos apropiados para desarrollar la acci?n y los recuerda y revisa con el grupo por si hubiera que modificarlos en el transcurso de dicha acci?n.

Parece muy sencillo aceptar dar un curso de catequesis. "M?s o menos, me lo s?, al cabo que nadie se va a morir si no se aprenden bien las cosas." Realmente,dar un curso de catequesis es muy complejo, se trata de transmitir la Palabra de Dios y s? se trata de un asunto de vida o muerte, de vida espiritual.

Por suerte, contamos con la gracia de Dios, que es el ingrediente m?s importante de la catequesis. Dios podr?a hacer llegar su mensaje a la gente sin necesidad nuestra, pero qui?n sabe por qu? ha querido depender de nuestra ayuda en su plan de salvaci?n.

Te recomendamos los siguientes libros:

Exhortaci?n apost?lica Catechesi tradendae, Sobre la catequesis en nuestro tiempo, Juan Pablo II,16 de octubre de 1979.

Plan de formaci?n de animadores,
Francisco J. Vega, V?ctor J. Ventosa,
Editorial CCS, Madrid, 1993.

Catequesis pr?ctica,
Rafael Llanes Tovar,
Pontificia Escuela de la Fe, 1994.

Catequesis fundamental,
Rafael Llanes Tovar,
Pontificia Escuela de la Fe, 1994


Publicado por mario.web @ 2:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios