Martes, 03 de mayo de 2011
M?s de 1.500 personas reciben las charlas del padre Nicol?s
?
Un sacerdote de Schoenstat discapacitado evangeliza por Internet
Un sacerdote de Schoenstat discapacitado evangeliza por Internet
PARAGUAY, martes, 20 noviembre 2007 (ZENIT.org).- Ha nacido un servicio gratuito de env?o quincenal de textos del padre Nicol?s Schwizer, sacerdote del Instituto de los Padres de Schoenstatt, que naci? en Suiza, y trabaj? muchos a?os en Paraguay. En el a?o 2000 sufri? un accidente de carretera que le caus? una grave discapacidad.

?La tendencia, con el tiempo, es que sus impedimentos vayan en aumento. Con sus homil?as y retiros se tiene un material abundante y muy rico. Un equipo de personas hemos iniciado esta publicaci?n v?a mail, que actualmente se distribuye en espa?ol, ingl?s, portugu?s y alem?n a m?s de 1.500 personas en todo el mundo?, informa a Zenit Javier Cabral, de la Federaci?n de Familias de Paraguay.

El padre Nicol?s lleg? a acumular un abundante material, catalogado por su seguidores que ofrecen en Internet el ?retiro virtual con el Padre Nicol?s?, env?os quincenales con el t?tulo retiros del Padre Nicol?s Schwizer, que est?n teniendo difusi?n en la red.

?Cada vez son m?s las personas que se suscriben, y que a su vez preguntan tambi?n: ?qui?n es el Padre Nicol?s?, explica Cabral.

Se puede acceder a este material en: http://groups.google.com/group/PNreflexiones

El padre Nicol?s Schwizer, naci? en Suiza y tras aprender una profesi?n administrativa (municipalidad, notario-escribano), a los veinte a?os, opt? por el sacerdocio y tuvo que completar sus estudios medios.

Entr? en un colegio de los Palotinos (Ebikon). All? conoci? el movimiento Schoenstatt, fundado por el alem?n padre Jos? Kentenich, y form? parte de un grupo de estudiantes.

Hizo su primera consagraci?n en 1959 y la segunda en 1961. Del padre fundador se hablaba poco, estaba lejos, exiliado en Milwaukee.

En el ?ltimo a?o de sus estudios secundarios (Gossau), se decidi? a ingresar en la comunidad de los Palotinos, pero por amor a Schoenstatt. (Era en ese entonces el camino normal para quien quisiera ser un sacerdote schoenstattiano).

En 1963, entr? en el noviciado de los Padres Palotinos en Suiza, al mismo tiempo que segu?a conociendo la misi?n, la pedagog?a y la espiritualidad de Schoenstatt.

Al terminar el noviciado empez? sus estudios teol?gicos en la universidad de Friburgo. All? conoci? a muchos chilenos que viv?an en la misma casa. A trav?s de ellos y de su filialidad sencilla y fuerte encontr? un acceso nuevo al fundador.

Muy pronto, en 1965, fue fundada la comunidad de los Padres de Schoenstatt. Con ello lleg? el momento de la separaci?n. Pr?cticamente todos los estudiantes dejaron a los Palotinos y entraron en la nueva comunidad en 1966.

Al entrar en la nueva comunidad, se encontr? con estudiantes argentinos, chilenos y paraguayos de la misma generaci?n. Su gran vivencia del fue conocer por fin al fundador personalmente.

En el Colegio Mayor de M?nster, en 1968, su curso hizo su consagraci?n ante el fundador.
En la d?cada de los 70 lleg? a Paraguay para trabajar por Schoenstatt y lo hizo con gran fecundidad. En el a?o 2000, un grav?simo accidente --al que sobrevivi? casi milagrosamente-- le destruy? parte del cerebro y lo dej? imposibilitado.

?Ahora --explica Cabral-- vive su amor a Schoenstatt en el dolor y con el testimonio de su dignidad sacerdotal, manifestada en todo momento?.


En sus vivencias recogidas fielmente por este grupo de seguidores latinoamericanos, que otros han traducido a varios idiomas, el padre Nicol?s relata, por ejemplo, su ?ltimo encuentro con el fundador: ?Fue cuando todos los seminaristas hicimos una peregrinaci?n a Cambrai (Francia). Fue el 15 de julio de 1968, dos meses antes de su muerte. Empezamos nuestra peregrinaci?n en Schoenstatt para pedir la bendici?n del Padre.

Pero era muy dif?cil llegar junto a ?l. Entonces nos pusimos debajo de su ventana y empezamos a cantar hasta que logramos llamar su atenci?n.

Abri? la ventana, nos salud?. Despu?s de un rato desapareci?. Volvi? enseguida y empez? a tirar por la ventana: caramelos, bombones, chocolates... Finalmente nos dio la bendici?n para el viaje y se despidi? de nosotros?.

?Cuando ya est?bamos subiendo al ?mnibus ?a?ade-- vimos de repente como sali? por una puerta lateral para ir a rezar su rosario en el parque (...) Y de nuevo nos habl? un rato. Pero lo que qued? grabado para siempre en mi memoria es mi despedida personal de ?l. (...) Y sigui? hablando un largo rato, mientras manten?a mi mano en la suya. Y la aferraba fuerte, de tal modo que no pod?a retirarla. Despu?s nos dej?. Pero a m? me qued? la pregunta ?qu? quiso decirme al retener tanto tiempo mi mano? ?No ser?a un signo de su especial cercan?a y vinculaci?n de Padre y Fundador? ?O quer?a darme ?nimo y fuerza antes de dejar este mundo? De cualquier modo lo considero un gesto de despedida muy cari?oso y significativo?.

Y concluye que, a trav?s de los encuentros con el padre Jos? Kentenich le quedaron tres im?genes en la mente y en el coraz?n: ?El fundador de una gran obra, padre de una gran familia, y yo he sido llamado a ser hijo de este gran padre y a ser cofundador con ?l; el Padre espiritual y gu?a para mi vida sacerdotal, cuyo reflejo he de ser, junto con mi comunidad de padres; el santo para nuestro tiempo, que se hizo santo en medio de el mundo de hoy, mundo complejo y dif?cil, el gran modelo de vida para m? y para todos nosotros que somos sus hijos y seguidores?.

Desde hace varios meses, se env?an dos veces por mes por correo electr?nico las fichas de reflexi?n llamadas ?El Padre Nicol?s predica desde la web?.

Para suscribirse (gratis): [email protected]. Se ofrecen en castellano, portugu?s, ingl?s, alem?n.

Publicado por mario.web @ 2:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios