Martes, 03 de mayo de 2011

Fuente: Noticias Globales
Autor: Juan C. Sanahuja

Al concluir la Asamblea Plenaria de 2008, la Conferencia Episcopal canadiense dio a conocer una carta pastoral invitando a todos los fieles y a todas las personas de buena voluntad a ?descubrir o redescubrir? la doctrina de la enc?clica Humanae Vitae del Papa Pablo VI (1968), en el 40? aniversario de su publicaci?n.

El documento de los obispos canadienses ha sido largamente esperado. Muchos fieles reclamaban de ellos una rectificaci?n de la escandalosa Declaraci?n de Winnipeg del 27 de septiembre de 1968, en la que los obispos de Canad? pr?cticamente rechazaron la doctrina de la enc?clica de Pablo VI, reinterpret?ndola bajo la ?ptica del subjetivismo moral, incompatible con la fe cat?lica y la ley natural. (Vid. El Rol de la Conciencia, Matthew Habiger, OSB, L?Osservatore Romano, edici?n en ingl?s, 07-10-98, p. 5.)

Aunque el documento del pasado 28 de septiembre no rectifica expl?citamente la Declaraci?n de Winnipeg (1968), es una retractaci?n ?de hecho?. ?La Declaraci?n de Winnipeg, ya no es la posici?n oficial del episcopado canadiense sobre la Humanae Vitae", declar? a Life Site (29-09-08) Juan Pacheco, director de The Rosarium, un grupo cat?lico que desde hace a?os ha tratado de obtener de los obispos una reparaci?n de la Declaraci?n de Winnipeg, bajo el lema ?no venceremos la cultura de la muerte si no superamos la mentalidad anticonceptiva dentro de la Iglesia?.

El documento

La Conferencia Episcopal de Canad?, declara en el documento final de su ?ltima Asamblea Plenaria, que la Humanae Vitae ha de enmarcarse en ?la grandeza, la belleza y la dignidad? de la vocaci?n divina al matrimonio.

?La verdad de la aut?ntica comuni?n conyugal, como lo ense?a la enc?clica Humanae Vitae, es la inseparable relaci?n, establecida por Dios, que el hombre por su propia iniciativa no puede romper, entre el significado unitivo y el significado procreador de cada acto conyugal?.

El amor conyugal es un regalo vinculado a la transmisi?n de la vida, siguen diciendo los obispos. ?El aborto, la esterilizaci?n y la contracepci?n est?n en oposici?n a la voluntad del Creador respecto a la esencia del acto sexual, porque evitan, si Dios as? lo quisiera, la creaci?n de un alma ?nica para un ?nico cuerpo que los c?nyuges ayudan a formar?. Y afirman con palabras Pablo VI, ?usar este don divino destruyendo su significado y su finalidad, aun s?lo parcialmente, es contradecir la naturaleza del hombre y la de la mujer y sus m?s ?ntimas relaciones, y por lo mismo es contradecir tambi?n el plan de Dios y su voluntad?.

Los prelados canadienses recuerdan que el recurso a los per?odos infecundos (vulgarmente llamados m?todos naturales), debe ser una decisi?n en conciencia que toman los esposos con ?generosidad y lucidez, manteniendo el orden de prioridades, reconociendo sus propios deberes hacia Dios, ellos mismos, sus familias y la sociedad humana?. S?lo es l?cito tomar esta decisi?n cuando se den motivos graves que la justifiquen.

En el documento del pasado 28 de septiembre, los obispos se?alan el estrech?simo v?nculo entre la Humanae Vitae y la "teolog?a del cuerpo", desarrollada por Juan Pablo II en 129 intervenciones entre 1979 y 1984, y concluyen ?en continuidad con Pablo VI y Juan Pablo II y las ense?anzas de Benedicto XVI, invitamos a los cat?licos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a promover y defender la vida y la familia".

Un vac?o de 40 a?os

Para Juan Pacheco, ?este impulso de fidelidad a la Humanae Vitae debe trascender el papel impreso. Tiene que haber una vigorosa catequesis sobre el documento en cada parroquia, a nivel de consejeros de parejas casadas. Los obispos deben comprometerse con esta ense?anza, ya que se ha producido un vac?o de cuarenta a?os en su magisterio sobre la cuesti?n".
El documento se encuentra en http://www.cccb.ca


Publicado por mario.web @ 10:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios