Martes, 03 de mayo de 2011

Fuente: mercaba.org
Autor: Diego Garc?a B.

Hace mucho qued? atr?s el tiempo en que todo lo relacionado con el diablo recib?a el rechazo un?nime de la gente. En el mundo occidental y muy especialmente en los pa?ses cat?licos, era obvio que nadie en su sano juicio pod?a sentir atracci?n alguna por el demonio, dado que ese ser, seg?n las Escrituras, no abriga hacia el hombre otro sentimiento que el odio. Para los creyentes de siglos pasados no hab?a duda de que la lucha de Cristo y sus fieles ?no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Esp?ritus del Mal que est?n en las alturas? (cfr. Ef 6, 12).

Pero pas? el tiempo y fue difundi?ndose, junto con el ate?smo y el rechazo a toda religiosidad, una especie de contracorriente opuesta al cristianismo que poco a poco ha sacado del secreto los cultos satanistas y los ha puesto en el mismo nivel de las doctrinas tradicionales, como si de una opci?n religiosa m?s se tratara. De este modo, el satanismo ha invadido r?pidamente sectores tan relevantes como los de la m?sica, las artes visuales y los medios masivos de comunicaci?n.

Para nosotros, cat?licos, resulta dif?cil entender que alguien pueda desear poner su vida en manos del diablo, considerando que todo lo bueno proviene de Dios (amor, alegr?a, placer, vida, trascendencia, salud, etc.) y que del diablo, como creatura que fracas? radicalmente en su existencia, s?lo podemos esperar el absoluto vac?o. Unirse al diablo es compartir el fracaso completo y la frustraci?n de todas las capacidades puestas por Dios en el hombre para que ?ste llegara incluso a ?ser como Dios? y a participar de la Vida Divina.

Sin embargo, la falta de una evangelizaci?n profunda del pueblo cat?lico, as? como de una catequesis seria y suficiente, ha permitido que una creciente masa de j?venes perdidos acabe por rechazar con ligereza la fe cat?lica que, en realidad, nunca conoci? verdaderamente, y decida abrazar alguna de las m?ltiples formas de satanismo que los medios ofrecen ostentosamente hoy en d?a. Muchos j?venes comienzan por hacerse fan?ticos de ciertos grupos musicales que se autodefinen como diab?licos, y llenan sus habitaciones con carteles y s?mbolos satanistas. Quiz? la mayor?a de los muchachos que llegan a este punto no pasan de ?l, pero este primer nivel de satanismo ya es alarmante, pues el ambiente en que se desenvuelve exige desde el principio rechazar expl?citamente a Dios, blasfemar y proferir f?rmulas de adoraci?n al Maligno. Algunos j?venes siguen adelante y comienzan a acercarse a la magia y a c?rculos propiamente demonol?tricos. Su rechazo hacia lo sagrado se vuelve m?s radical o agresivo; su uso de simbolog?a satanista se vuelve consciente y estudiado y aparecen en su indumentaria y hasta en su cuerpo infinidad de accesorios, a veces de complicada e incluso dolorosa aplicaci?n, que los identifican como miembros de un grupo diab?lico.

La fascinaci?n que ciertos grupos musicales, pel?culas y programas televisivos de corte satanista tienen en algunos sectores de la juventud es un problema serio que requiere novedosas acciones de contraataque. Este no es ya un fen?meno marginal propio de peque?as bandas de inadaptados provenientes de las clases m?s bajas. El satanismo de hoy en d?a exige a sus adeptos contar con acceso a internet, a MTV y otros canales televisivos por cable, a cierta indumentaria y a diversos productos para escuchar m?sica con la m?xima potencia y fidelidad. Esta demonolatr?a de supermercado est? dirigida a las clases media y alta y por eso los grupos darketos que empiezan a pulular por nuestras ciudades est?n b?sicamente constituidos por chavos en una situaci?n econ?mica desahogada. No conozco la situaci?n en cada ciudad del Baj?o, pero s? que el satanismo se est? extendiendo de forma alarmante entre j?venes estudiantes de reconocidas escuelas privadas de Quer?taro. Un grupo de darketos ya cometi? un sonado homicidio en dicha ciudad y eso debe constituir una seria advertencia en todo


Publicado por mario.web @ 12:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios