Martes, 03 de mayo de 2011
Padre de Familia y empresario en proceso de beatificaci?n
?
Enrique Ernesto Shaw
Enrique Ernesto Shaw


Hijo de padres argentinos, Sara Tornquist y Alejandro Shaw, Enrique naci? en Par?s el 26 de Febrero de 1921. En el a?o 1923, su familia regresa al pa?s.

Su madre fallece cuando Enrique ten?a cuatro a?os, pero su esposo cumpli? el deseo p?stumo de Sara y confi? su formaci?n religiosa a un sacerdote Sacramentino.

En el Colegio de La Salle de Buenos Aires fue un alumno sobresaliente. Pero lo que m?s distingu?a a Enrique era su profunda fe religiosa: comulgaba diariamente y era miembro directivo de la Congregaci?n Mariana.

A principios de 1936, despu?s de cumplir 14 a?os, desea ingresar en la Escuela Naval Militar, a pesar a la oposici?n de su padre. Fue principalmente en los rigurosos mares del Sur donde ejerci? una comprometida labor apost?lica, dando un fuerte testimonio de fe. Figur? entre los tres mejores promedios de su clase y fue el m?s joven de los graduados hasta entonces en la instituci?n.

Enrique fue siempre muy buen lector y buscaba ansiosamente responder a sus inquietudes. Autodidacta desde muy joven, a los 16 a?os comenz? a leer libros de econom?a, pol?tica, filosof?a, historia y ciencia. Pero en ninguno de estos libros encontr? la respuesta que ?l necesitaba. Una tarde del verano de 1939, en un folleto sobre Doctrina Social de la Iglesia, finalmente encuentra lo que estaba buscando. ?l siempre llam? a esto su " conversi?n ".

Entre las amigas con las que sale y visita durante sus licencias en Buenos Aires, hay una que le llama especialmente la atenci?n: Cecilia Bunge. Con ella se casa en 1943 y Dios bendice este matrimonio con nueve hijos.

En 1945 fue enviado por la Marina a la Universidad Estatal de Chicago (EE.UU.) para estudiar meteorolog?a. Pero fue en ese a?o, cuando ya su familia estaba constituida y creciendo, en que se produjo un cambio notable en el rumbo de su vida: Enrique vio que Dios le ped?a de ahora en m?s un apostolado espec?fico. En un principio crey? que deb?a hacerse obrero, pero un sacerdote lo persuadi? para que levara el evangelio al mundo empresario al cual pertenec?a su familia.

Toma esta nueva direcci?n, renuncia a la Marina y de regreso a la Argentina, se inicia como ejecutivo de las Cristaler?as Rigolleau. En poco tiempo lleg? a ser Gerente General y a conformar distintos directorios de otras empresas. Durante esos a?os fue formando una espiritualidad propia relacionada con su vocaci?n de empresario cristiano: "Como empresario: sembrar esperanza. Ver la realidad. Renunciar al beneficio aparente del momento. Ser un puente entre quienes conocen el problema, y el ? sumergido ? que piensa en su problema inmediato "

Se incorpor? a la Acci?n Cat?lica y al Movimiento Familiar Cristiano.

En 1946 el Episcopado le encarga organizar con otros empresarios la ayuda a la Europa de post-guerra e intenta crear una entidad para que los empresarios "sean m?s cristianos". Gracias al est?mulo del Can?nigo Cardijn concreta su aspiraci?n y en 1952 funda ACDE (Asociaci?n Cristiana de Dirigentes de Empresa) de la cual es su primer Presidente. Despliega as?, una intensa acci?n evangelizadora dirigida a la clase empresaria tanto del pa?s como de Am?rica Latina donde extiende el movimiento empresarial de UNIAPAC nacido en Europa pocos a?os antes. ? Que en la empresa- escribi?- haya una comunidad humana; que los trabajadores participen en la producci?n y, por lo tanto, darle al obrero el sentido de pertenencia a una empresa. Ayudarlo a adquirir el sentido de sus deberes hacia la colectividad, el gusto por su trabajo y, por lo tanto, de la vida. Ser ? patr?n ? no es un privilegio, es una funci?n. ?

En 1957 se le descubre un c?ncer. Inicia una tenaz lucha contra la enfermedad. Sin embargo esto no le impide mantener una intensa actividad participando en congresos, dictando conferencias, editando publicaciones, elaborando su diario y manuscritos. En estos ?ltimos, empieza a despuntar el perfil de un hombre que va uni?ndose cada vez m?s a Cristo: ? No basta con hacer las cosas bien, o tal vez muy bien. Es necesario estar totalmente entregado a Cristo, pensar si cada acto est? de acuerdo con las intenciones del Coraz?n de Cristo ?

En 1958 integra el primer Consejo de Administraci?n de la Universidad Cat?lica Argentina. Participa en la fundaci?n de Caritas y del Serra Club. Es Presidente de los Hombres de Acci?n Cat?lica. Organiza una librer?a a la que llama "Casa del Libro": una iniciativa apost?lica para difundir temas de espiritualidad, de la Doctrina Social de la Iglesia, y otras cuestiones ?ticas y culturales.

Su salud empeora en 1962 pero no declina hasta el final su labor como dirigente.

Pocas semanas antes de morir, en una reuni?n con el personal de la empresa, agradece a todos, especialmente a los obreros, los que donaron sangre para sus intervenciones quir?rgicas.

Viaj? a Lourdes a pedido de los suyos, para pedir el milagro de su curaci?n. Pero ?l ofreci? su vida por familiares y amigos.

Fallece el 27 de Agosto de 1962, a los 41 a?os, tras dolorosos padecimientos que enfrent? con entereza, coraje y una profundidad cristiana conmovedora.

Actualmente ACDE es actor de su causa de canonizaci?n que est? en la etapa diocesana.

M?s informaci?n sobre Enrique Shaw: www.acde.org.ar


Publicado por mario.web @ 16:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios