Martes, 03 de mayo de 2011
Julio Ruiz, Economista, investigador de la UBA ofrece un profundo an?lisis para entender la situaci?n econ?mica actual.
?
Radiograf?a de la ca?da
Radiograf?a de la ca?da
Explicar las razones de la actual crisis econ?mica mundial es dif?cil, a?n para los entendidos. Sinn embargo, intentamos hacer un poco de historia y dar alg?n ejemplo.

La actual crisis mundial no es fruto de alg?n hechizo o de un golpe de mala suerte. Las causas est?n vinculadas a decisiones tomadas en estos a?os por la mayor econom?a del mundo, la de Estados Unidos, y a un mercado financiero con regulaciones laxas.

Dinero barato

La Reserva Federal de los Estados Unidos es el banco de los bancos de ese pa?s, el regulador de sus instituciones financieras y el administrador del dinero p?blico. Sus decisiones afectan la econom?a global. En 2001, ante el temor por una recesi?n, el entonces presidente de la entidad, Alan Greenspan, redujo la tasa de inter?s de 6,5 por ciento a 1,75 por ciento. Cre?a que abaratando los cr?ditos y con el aumento del consumo se iba a reactivar la econom?a.

Podr?a haber funcionado si hubiera previsto la necesidad de algunas regulaciones. Pero no las hubo. Y las hipotecas de bancos chicos, tomadas a tasas de inter?s muy bajas, se vendieron a los m?s grandes. A su vez, ?stos crearon t?tulos-valores (o papeles que representan papeles) que vendieron a otros bancos y ?stos los volvieron a vender, en un proceso circular que se extendi? por todo el mundo.

Nadie alert? los riesgos de esta rueda financiera. Las calificadoras que certifican la calidad y la seguridad de las inversiones fueron contratadas por los mismos bancos para dar su consentimiento. De esta forma, los bancos y los inversores ten?an papeles con una representaci?n monetaria que no se correspond?a con lo que estaba sucediendo en la econom?a real.
En esos a?os, la econom?a norteamericana se expandi?. El aumento de la actividad de la construcci?n y del consumo requiri? de mayores importaciones de materias primas y manufacturas.

Pero, a su vez, las guerras en Afganist?n e Irak redujeron la oferta petrolera y como consecuencia de los subsidios a los biocombustibles, disminuyeron las tierras dedicadas a la producci?n de alimentos. La rueda comenz? a girar en sentido inverso: subieron los precios del petr?leo y de los alimentos, los productores y los vendedores de servicios aumentaron sus ganancias, decidieron consumir m?s y comenz? a subir la inflaci?n en el mundo. Entonces, entre 2004 y 2007, la Reserva Federal elev? la tasa de inter?s del 1,25 por ciento al 5,25 por ciento. Y tambi?n subieron sus tasas los bancos, incluidas las hipotecarias. Tomemos ejemplos de ficci?n.

Hipotecas-basura

Hipotecas Dalton Bank (HDB) ha prestado mucho dinero a largo plazo a tasas muy bajas, como hizo todo el mundo, cuando la Reserva Federal puso su tasa de inter?s al 1 por ciento anual. Los directivos de HDB, preocupados, convocan a cuatro bancos de distintos sectores: comercial, industrial, agricultura y comercio exterior. ?Todos tenemos un alto riesgo de incobrabilidad ?dice el director del HDB?, pero es muy dif?cil que nuestros clientes hipotecarios y los clientes comerciales, los agricultores e industriales, los exportadores dejen de pagar al mismo tiempo.

Tenemos que distribuir nuestros riesgos?. Y deciden fundar Cobranzas S.A., una empresa que compra las deudas m?s riesgosas de los cinco bancos y cotiza en la Bolsa de Valores. Para evitar objeciones de la Reserva Federal, los cinco bancos tambi?n van a la Bolsa, venden acciones de Cobranzas y compran acciones de otras empresas. Gracias a esta ?ingenier?a financiera? parecen haberse convertido en bancos s?lidos que tienen importantes inversiones en t?tulos-valores y ya no posibles deudores incobrables; entonces vuelven a prestar y la rueda empieza otra vez a girar...

Wall Street

Joe Botines, quien no termin? la escuela, es un lustrabotas de Wall Street conocido por su sentido com?n. Los gerentes de la City suelen conversar con ?l mientras les lustra sus zapatos:
?Con una acci?n, usted tiene una parte del capital de una empresa; con un bono, le dar?n billetes cuando llegue el vencimiento. En cambio, con los derivados financieros... son papeles que representan papeles.

?Mira, Joe ?responde Speedy Hand, presidente de un banco de inversi?n? nosotros no trabajamos con ahorristas comunes; nuestros clientes son bancos, fondos de pensi?n, fondos de inversi?n de todo el mundo. Nos dan su dinero para que nosotros les generemos m?s dinero. Esos ?papeles que representan papeles? dan enormes ganancias que se vuelven a invertir en las bolsas, haciendo subir el precio de las acciones, generando m?s beneficios y haci?ndonos ricos a todos.
?Pero toda esa riqueza, ?se puede transformar en dinero? ?pregunta Joe.

?No es necesario. Con una peque?a parte de mi capital vivo como me place, ?para qu? matar la gallina de los huevos de oro??, responde Mr. Hand.

El derrumbe

Cuando la Reserva Federal subi? su tasa de inter?s, esa tendencia fue imitada por el resto de las tasas de inter?s, incluidas las hipotecarias, por eso los deudores hipotecarios no pudieron pagar. Varios bancos y compa??as quebraron. El sistema no pod?a absorber un sacud?n fuerte, porque los bancos de inversi?n no ten?an capital suficiente.

Luego, la crisis se extendi?: los bancos comerciales y los fondos de pensi?n y de inversi?n de Europa y Asia eran clientes de esos bancos sin capital real para cumplir con sus obligaciones si los negocios no marchaban bien. Y sin poder recuperar sus fondos, no pudieron cumplir con sus propios ahorristas, jubilados, inversores, etc. Adem?s, al caer el precio de las acciones, tambi?n se redujeron sus capitales en la Bolsa.

Finalmente, la crisis lleg? a la producci?n y al consumo, porque si los bancos tienen menos capital es menor el monto que pueden prestar, y adem?s con tasas altas.

As? como la globalizaci?n de las finanzas no tuvo casi fronteras, la decisi?n de ponerlas al servicio de la producci?n tampoco deber?a tenerlas si no queremos profundizar la actual crisis, que todav?a no termina.

Publicado por mario.web @ 16:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios