Martes, 03 de mayo de 2011
En una sociedad que ha tomado por bandera la tolerancia y que supuestamente, no se escandaliza por nada est? descartado y anatematizado el pensar org?nico, el actuar congruente, el pensamiento independiente.
?
Tiempo de construir
Tiempo de construir


En una sociedad que ha tomado por bandera la tolerancia y que supuestamente, no se escandaliza por nada est? descartado y anatematizado el pensar org?nico, el actuar congruente, el pensamiento independiente. No pocas rotativas o productoras de radio y TV han borrado o quieren borrar -?vano intento- de sus registros las palabras hombre, religi?n y Dios




No existe un verdadero debate cultural y pol?tico, un nuevo integrismo cultural no admite el pensamiento alternativo. Este es o bien ninguneado ?no existe, es pobre y parcial, se silencia y no se difunde- o bien es implacable atacado como profundamente inconveniente e intolerable. Se?orea un pensamiento cerrado, elaborado por grupos de presi?n que pretenden conformar la sociedad. Los analistas y comentaristas pol?ticos, los creadores de opini?n, se convierten en meros comparsas del mismo o se limitan a poner tiritas a la herida, sin entrar a plantearse seriamente la ra?z de los problemas.

Las asociaciones internacionales denuncian constantemente violaciones de la libertad de expresi?n en los pa?ses no democr?ticos. Nadie se plantea que en las democracias occidentales existen restricciones m?s sutiles, pero quiz? m?s lamentablemente eficaces. Vivimos en una sociedad en la que parece que no est? prohibido hablar; pero dolorosamente parece estar prohibido hasta pensar.

Buscan que bien pretenda vivir de acuerdo con sus principios, con su fe, se vaya poco a poco convirtiendo en un marginado social y tenga que moverse en unos marcos preestablecidos que han desterrado toda coherencia; unos marcos que determinan el criterio de pensamiento sobre los principios de libertad, justicia, igualdad, autoridad, que van a conformar realidades tales como la vida, la familia, la educaci?n, la econom?a, la globalizaci?n, la interculturalidad, ... y que tanto pueden responder a una concepci?n del hombre alejada de todo valor trascendente, como a una carencia absoluta de modelo. Si se lo permitimos lo conseguir?n. Est? en nuestras manos y es nuestro derecho no consentir que aqu? s?lo hablemos un poco y siempre los mismo.

Con una reacci?n tard?a frente a una situaci?n que a?na lo chabacano con lo dram?tico, el poder pol?tico y legislativo dicta leyes restringiendo el uso y el abuso del alcohol y del botell?n, sin que nadie se plantee a fondo ?y quiera atajar el problema de ra?z- el porqu? de la crisis vital del hombre y del joven, el porqu? de la angustia y de la falta de respuestas.

Los j?venes no han cambiado, siguen siendo altruistas, entreg?ndose y luchando sin reservas por un ideal; pero se les obliga a moverse en un medio adverso. Hemos desenraizado al hombre, hemos desmontado todo aquello que le daba seguridad interior ?familia, tradici?n, autoridad-, sin aportar nada a cambio. El hombre actual vive en un mundo en el que se pretende que no existan certezas, d?nde se quiere que todo sea relativo; en el que el ser humano no encuentra la confianza y seguridad necesarias para el desarrollo de su personalidad. Y sin embargo, hay certezas, la verdad existe, la vida es real no virtual y todo nos da igual.

El hombre no puede ser dejado al borde del abismo para luego pedirle que no se tire.

El racionalismo cartesiano alej? al hombre de Dios, el modernismo le desenraiz?, el existencialismo le alej? del mismo orden natural, el relativismo mata sus certezas, la sociedad postradicional le ha abocado a un pensar vitalista basado en la experiencia de nuevas sensaciones o vivencias. El eclecticismo cultural pagano encarnado en el New Age, responde con un mensaje esot?rico, irenista, a la confusa necesidad espiritual del hombre contempor?neo.

Hemos desmontado al hombre, la sociedad, como si fuera un mecano; desmenuz?ndolo en piezas que luego no sabemos volver a montar.

Sin que cambie el hombre, no cambiar? la sociedad. Sobre las ruinas debe alzarse la nueva ciudad. Es tiempo de construir.


Publicado por mario.web @ 19:11
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios