Martes, 03 de mayo de 2011
La humanidad dispone de medios de alta definici?n que deber?an unir a los hombres en la fraternidad y en la mutua comprensi?n, a que se ayudasen mutuamente en la b?squeda de su destino humano, como hijos predilectos de Dios.
?
La solidaridad: voz de quienes no la tienen
La solidaridad: voz de quienes no la tienen


La humanidad dispone de medios de alta definici?n que deber?an unir a los hombres en la fraternidad y en la mutua comprensi?n, a que se ayudasen mutuamente en la b?squeda de su destino humano, como hijos predilectos de Dios


Juan Pablo II, en el a?o 1991, afirmaba: Desde el punto de vista cristiano, los instrumentos de comunicaci?n son medios maravillosos para unir a toda la humanidad...


Est?n llamados a ser veh?culos eficaces de amistad y de promoci?n del hombre, deben ser canales de expresi?n de verdad, justicia y paz, de buena voluntad, de caridad, amor y comuni?n.

Todas estas realidades tan bellas y tan profundas no pueden quedarse en simples palabras que se las lleva el viento. La Iglesia tiene la obligaci?n de iluminar todos los acontecimientos diarios. Por eso se deben tener canales propios que aseguren el intercambio de las iglesias y su di?logo con el mundo.

Esto es muy urgente, ya que la experiencia manifiesta las continuas distorsiones del pensamiento y de las obras de la Iglesia por parte de las Agencias de informaci?n.

Juan Pablo II contin?a afirmando: Dada la situaci?n de pobreza, marginaci?n e injusticia en que se encuentran sometidas grandes masas de la Iglesia latinoamericana y de las violaciones de los derechos humanos, la Iglesia, con el uso de los propios medios de comunicaci?n, debe ser siempre la voz de los que no tienen voz o inermes, incluso con el riesgo que eso implica.

Estos ?ltimos son los primeros para el Evangelio. Le queda a los hombres mucho camino por recorrer hasta que la fe evang?lica entre plenamente en sus corazones.

Jes?s, el gran comunicador, presento su mensaje en las Bienaventuranzas. Y ya antes hab?a afirmado que su mensaje era curar a los enfermos: que los sordos oigan; que los cojos anden; que los ciegos vean. Estos son los preferidos del Evangelio.

La comunicaci?n - de existir una humanidad caminante hacia la perfecci?n- dedicar?a m?s espacios a esta gente a la que nadie oye y mucho menos algunos poderosos medios de comunicaci?n. Para estos s?lo cuenta la econom?a. Nunca la voz de los pobres o de quienes no tienen voz.


Publicado por mario.web @ 19:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios