Martes, 03 de mayo de 2011
Fragmento del Catecismo de la Iglesia Cat?lica: Tercera parte, la vida en Cristo; Segunda Secci?n, los Diez Mandamientos; Cap?tulo segundo, Amar?s a tu pr?jimo como a ti mismo; Art?culo 7 El S?ptimo Mandamiento; Apartado III La Doctrina Social de la Igles
?
III La doctrina social de la Iglesia
III La doctrina social de la Iglesia
Catecismo de la Iglesia Cat?lica

* TERCERA PARTE LA VIDA EN CRISTO
o SEGUNDA SECCI?N LOS DIEZ MANDAMIENTOS
+ CAP?TULO SEGUNDO ?AMAR?S A TU PR?JIMO COMO A TI MISMO?
# Art?culo 7 EL S?PTIMO MANDAMIENTO
* III La doctrina social de la Iglesia



2419 ?La revelaci?n cristiana... nos conduce a una comprensi?n m?s profunda de las leyes de la vida social? (GS 23, 1). La Iglesia recibe del Evangelio la plena revelaci?n de la verdad del hombre. Cuando cumple su misi?n de anunciar el Evangelio, ense?a al hombre, en nombre de Cristo, su dignidad propia y su vocaci?n a la comuni?n de las personas; y le descubre las exigencias de la justicia y de la paz, conformes a la sabidur?a divina.

2420 La Iglesia expresa un juicio moral, en materia econ?mica y social, ?cuando lo exigen los derechos fundamentales de la persona o la salvaci?n de las almas? (GS 76, 5). En el orden de la moralidad, la Iglesia ejerce una misi?n distinta de la que ejercen las autoridades pol?ticas: ella se ocupa de los aspectos temporales del bien com?n a causa de su ordenaci?n al supremo Bien, nuestro fin ?ltimo. Se esfuerza por inspirar las actitudes justas en el uso de los bienes terrenos y en las relaciones socioecon?micas.

2421 La doctrina social de la Iglesia se desarroll? en el siglo XIX, cuando se produce el encuentro entre el Evangelio y la sociedad industrial moderna, sus nuevas estructuras para producci?n de bienes de consumo, su nueva concepci?n de la sociedad, del Estado y de la autoridad, sus nuevas formas de trabajo y de propiedad. El desarrollo de la doctrina de la Iglesia en materia econ?mica y social da testimonio del valor permanente de la ense?anza de la Iglesia, al mismo tiempo que del sentido verdadero de su Tradici?n siempre viva y activa (cf CA 3).

2422 La ense?anza social de la Iglesia contiene un cuerpo de doctrina que se articula a medida que la Iglesia interpreta los acontecimientos a lo largo de la historia, a la luz del conjunto de la palabra revelada por Cristo Jes?s y con la asistencia del Esp?ritu Santo (cf SRS 1; 41). Esta ense?anza resultar? tanto m?s aceptable para los hombres de buena voluntad cuanto m?s inspire la conducta de los fieles.

2423 La doctrina social de la Iglesia propone principios de reflexi?n, extrae criterios de juicio, da orientaciones para la acci?n:

Todo sistema seg?n el cual las relaciones sociales deben estar determinadas enteramente por los factores econ?micos, resulta contrario a la naturaleza de la persona humana y de sus actos (cf CA 24).

2424 Una teor?a que hace del lucro la norma exclusiva y el fin ?ltimo de la actividad econ?mica es moralmente inaceptable. El apetito desordenado de dinero no deja de producir efectos perniciosos. Es una de las causas de los numerosos conflictos que perturban el orden social (cf GS 63, 3; LE 7; CA 35).

Un sistema que ?sacrifica los derechos fundamentales de la persona y de los grupos en aras de la organizaci?n colectiva de la producci?n? es contrario a la dignidad del hombre (cf GS 65). Toda pr?ctica que reduce a las personas a no ser m?s que medios con vistas al lucro esclaviza al hombre, conduce a la idolatr?a del dinero y contribuye a difundir el ate?smo. ?No pod?is servir a Dios y al dinero? (Mt 6, 24; Lc 16, 13).

2425 La Iglesia ha rechazado las ideolog?as totalitarias y ateas asociadas en los tiempos modernos al ?comunismo? o ?socialismo?. Por otra parte, ha rechazado en la pr?ctica del ?capitalismo? el individualismo y la primac?a absoluta de la ley de mercado sobre el trabajo humano (cf CA 10, 13.44). La regulaci?n de la econom?a por la sola planificaci?n centralizada pervierte en su base los v?nculos sociales; su regulaci?n ?nicamente por la ley de mercado quebranta la justicia social, porque ?existen numerosas necesidades humanas que no pueden ser satisfechas por el mercado? (CA 34). Es preciso promover una regulaci?n razonable del mercado y de las iniciativas econ?micas, seg?n una justa jerarqu?a de valores y con vistas al bien com?n.

Publicado por mario.web @ 20:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios