Martes, 03 de mayo de 2011

Donde verdaderamente hay amistad, los ?xitos de uno son los ?xitos de todos, donde el dolor de uno es el dolor de todos.

?El amigo es aquel que es como otro yo? (Cicer?n, De Amicitia, 21,8) En el mar las tormentas son due?as del p?nico, mucho m?s si ocurren durante la noche: no se ven estrellas, ni luna, ni luces en la costa que puedan orientar al angustiado pescador. En cierta ocasi?n un padre de familia, que era pescador, naveg? con sus hijos a unas cuantas millas de la costa mar adentro para pescar lo que ser?a el sustento familiar del d?a siguiente. Su pensamiento se dirig?a a su esposa quien los esperaba ansiosa en el jard?n de la casa familiar la cual no distaba mucho de la playa. Entr? la noche y con ella la tormenta, la esposa, al ver que su esposo y sus hijos no regresaban a tierra y presintiendo algo terrible que hubiera acabado con su raz?n de ser madre y esposa, tom? una mecha empapada en aceite, le prendi? fuego y la lanz? al techo de la casa familiar, en pocos instantes la casa se convirti? en una hoguera que sub?a hacia al cielo, ?qu? locura! ?Bendita locura de una madre que ama! El padre con sus hijos, al ver la hoguera supieron d?nde se encontraban -ya que la borrasca y la oscuridad los hab?a desorientado y esa noche no hubieran regresado a casa-, pudieron bregar hacia la costa y encontrar a una madre que los esperaba como lo m?s grande de su vida, ese otro yo del que habla Cicer?n que era lo m?s importante. Una familia donde la amistad no se pagaba a ning?n precio.

?Qui?n no se ha interrogado sobre una posible definici?n de amistad? Algunos con talento pr?ctico habr?n esculcado las p?ginas de cualquier diccionario para dar con la respuesta, otros m?s pragm?ticos hubieran navegado en Internet tratando de pescar la respuesta a su duda. Quiz? el de menor inter?s habr? preguntado a su maestro de valores o a sus amigos. Pero ?c?mo conocer la verdadera ?amistad?? Amistad con los empleados de mi empresa, con los amigos de clase, con los amigos de mis amigos? Algunos opinan que la amistad es una verdadera interacci?n de cualidades y pareceres semejantes entre dos personas, es verdadera porque est? llena de confianza. ?Y qu? tiene que ver la familia en este asunto? Hay hermanos que no son amigos, esposos que no se tienen confianza, primos que no se conocen? no hay amistad. En la familia la amistad es el eslab?n que une todas las caracter?sticas propias de la misma.

San Pablo, que no investigaba en diccionarios, ni mucho menos acced?a a internet, pero que s? era un hombre con mucho sentido com?n escribi? a los Efesios: ?Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo am? a la Iglesia y se entreg? por ella?, ?El que ama a su mujer se ama a s? mismo?, ?y la mujer, que respete a su marido?, ?Hijos, obedeced a vuestros padres en el Se?or, porque esto es justo?, una serie de consejos de c?mo vivir cristianamente el matrimonio y, en consecuencia la vida familiar, para aquellas personas que a?os atr?s no conoc?an absolutamente nada a cerca de Cristo.

Y es que es de sentido com?n, para cualquier persona, que el matrimonio no debe ser un negocio o una simple uni?n de palabras en aquella hermosa y recordada ceremonia donde se prometieron amor eterno y sellaron una alianza en la entrega de los anillos; m?s que eso el matrimonio, sobre el que se va a fundar una nueva familia, deb?a estar marcado desde un inicio con el sello de la amistad: respeto, amor que se demuestra en la ternura y en el cari?o, sinceridad, comprensi?n entre los esposos y de los esposos con los hijos, en definitiva: una familia donde los integrantes no son padres, ni madres, ni hermanos, sino algo m?s que eso: amigos porque el amigo comprende, el amigo corrige, el amigo comparte las angustias y pesares as? como los ?xitos; en una aut?ntica familia donde verdaderamente hay amistad, los ?xitos de uno son los ?xitos de todos, donde el dolor de uno es el dolor de todos.


Publicado por mario.web @ 20:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios