Martes, 03 de mayo de 2011
Joan Guti?rrez habla de la ?tica y la vivencia de la fe en medio de una cultura que promueve la caida de la fe.
?
Pensar en Dios en la era de la tecnociencia
Pensar en Dios en la era de la tecnociencia


?Hacia una nueva cultura?

El fil?sofo italiano N. Galli cree que el problema principal de la sociedad actual es la decadencia de "l??tica p?blica". Est? ganando cada vez m?s terreno "la tesis de la absoluta autonom?a del sujeto, que se siente superior a todas las leyes tradicionales y, adem?s, crea las suyas propias", apunta Galli.


Esta "?tica tradicional" ha sido sustituida por una nueva ?tica, seg?n E. Poulat "sin referencia a una tradici?n, sin tab?es ni prohibiciones, inspirada en el derecho del individuo y su libertad de decisi?n, gobernada a la vez por las relaciones e instituciones que forman su ?mbito vital". Y, seg?n el fil?sofo L. Pati, esta nueva ?tica "exalta el individualismo y la b?squeda del goce sexual, m?s all? de cualquier atenci?n a la responsabilidad personal y social".

Esta "decadencia de la ?tica p?blica", constatada por Galli y por otros pensadores actuales, tiene sus ra?ces profundas en el pensamiento cultural que se ha desarrollado y consolidado los ?ltimos 50 a?os, un per?odo en el que la ciencia y la tecnolog?a han sido exaltadas hasta la divinidad.

Es la afirmaci?n expl?cita del conocido fil?sofo E. Severino en un diario de opini?n: "La ciencia y la t?cnica est?n destinadas a crear cualquier cosa que est? por encima de la religi?n. Seg?n el rechazo de Occidente, el apartado cient?fico-tecnol?gico es, en relaci?n con el viejo Dios, el nuevo remedio contra el dolor". Y en el t?tulo se lanzaba este eslogan: "La t?cnica, l??ltimo Dios".

Es evidente, por tanto, la importancia de conocer los principales elementos que constituyen la base de la cultura cient?fico-t?cnica en la que vivimos hoy d?a. Estos elementos, asimilados casi sin que nos demos cuenta, tienen un peso notable incluso en la estructuraci?n de la propia personalidad.

Por ello es necesario poner de relieve los siguientes puntos: Los aspectos esenciales de esta nueva cultura que se va imponiendo.

Las nefastas consecuencias que se est?n manifestando sobre todo en el ?mbito de la familia, que es la c?lula fundamental de la sociedad.

Dar el gran paso necesario para que se pueda reconstruir esta "?tica p?blica" que es garant?a del verdadero bienestar social.



La "tercera cultura"
Sin darnos cuenta, estamos pasando a una "tercera cultura". Se trata de una cultura dominada, seg?n el fil?sofo J. Brockman, "por los cient?ficos y otros pensadores del mundo emp?rico que, a trav?s de los propios trabajos y escritos, est?n quitando el puesto a los intelectuales tradicionales en la qu? es lo que no somos".

Nos encontramos, pues, ante una nueva manifestaci?n cultural donde lo que antes era tradicionalmente de la ciencia se ha convertido en cultura p?blica. De hecho, los temas cient?ficos ocupan un espacio importante en los peri?dicos. Entre otras cuestiones, destacamos: la biolog?a molecular, la inteligencia artificial, la vida tecnificada, la biodiversidad, el genoma humano, los sistemas expertos, la nanotecnolog?a y las nuevas tecnolog?as como Internet.

En nuestra cultura tecnocient?fica, la ciencia se ha convertido en una gran novela, en vez de un canon o lista acreditada de ideas aceptables. La fuerza de la tercera cultura es precisamente la de poder tolerar el desacuerdo sobre el cual estas ideas se deben tomar en serio.

En la cultura tecnocient?fica se afrontan una serie de preguntas fundamentales: ?De d?nde proviene el universo? ?De d?nde proviene la vida? ?De d?nde ha venido nuestra mente? Ante estas preguntas, se responde que el organismo, el cerebro, la biosfera o el propio universo no han sido construidos seg?n un dise?o, sino que todo ha evolucionado bajo el toque m?gico de la casualidad, dejando de lado el referente trascendente y divino.

Dentro de la tercera cultura, hay un predominio absoluto de la tecnolog?a, que se caracteriza, seg?n K. Kelly, por el cambio de la b?squeda de la verdad por la b?squeda de la novedad: la creaci?n mejor que la creatividad, y la s?ntesis espiritual mejor que la racionalidad.

La importancia de la biotecnolog?a
Tambi?n hay que recordar que esta tercera cultura da un impulso serio a la biotecnolog?a. Este t?rmino, seg?n el Senior Advisory Group Biotechnology del Conseil Europ?en des Federations de l?industrie chimique, se define como "un conjunto potente de instrumentos que encontrar?n siempre un importante uso en la producci?n de f?rmacos y productos agroalimentarios y muchos otros destinados al consumo cotidiano".

S?lo hay que recordar los importantes resultados obtenidos en los campos de la genoterapia, que abre las puertas de la esperanza para curar toda una serie de graves enfermedades, y de la gen?mica funcional, para la comprensi?n de la actividad coordinada del gen de la regulaci?n de los complejos procesos biol?gicos, tanto normales como patol?gicos.

En esta nueva cultura del siglo XXI, la biotecnolog?a est? situada en el primer pelda?o del desarrollo social y de la valoraci?n social no eliminando, pero s? eclipsando, las dos culturas human?stica y cient?fica hasta que, dentro de pocos a?os, esta ?ltima prevalezca. Por ello, seg?n J. Banville, "lo que hoy pensamos como ciencia, para la mayor?a, no es el hecho ciencia, sino ciencia aplicada a la vida, es decir biotecnolog?a". Y este es el elemento y la caracter?stica que predomina en la tercera cultura.


Los valores ?ticos y la religi?n dentro de la tercera cultura
La cultura tecnocient?fica posee unos criterios que han sido capaces de desplazar los valores ?ticos tradicionales, incluso la esfera religiosa, como explicaci?n de nuestra realidad. Hoy en d?a, todo est? permitido en la tecnolog?a. Todo lo que se puede hacer se debe hacer.

Hay una ausencia de l?mites. Adem?s, dentro del ?mbito antropol?gico, el hombre es definido como un animal y s?lo un animal, situado en lo alto de la escala evolutiva, de la cual no se distingue nada. La inteligencia, el pensamiento y la voluntad s?lo son "un producto de la actividad de un vasto conjunto de c?lulas nerviosas y mol?culas asociadas", seg?n afirma el Premio Nobel F. Crick.

Finalmente, la ?tica y la religi?n se constituyen como expresiones evolutivas del altruismo animal y, por tanto, en continua evoluci?n con el desarrollo de la ciencia, la cual crea nuevas costumbres que, cuando son aceptadas por la sociedad, se convierten en norma. Dentro de la tercera cultura que se nos est? imponiendo poco a poco, se promueve un nuevo sistema axiom?tico.

Aun as?, este sistema est? derivando en una estructura ideol?gica fundamental, con graves consecuencias. Ciencia y tecnolog?a son pobres por s? mismas por su mecanicismo y narcis?stico modo de pensar y de operar, pero dispuestas a crecer y a encontrar y preparar nuevas v?as para un mejor bienestar al menos de una parte de la humanidad. Est?n creando una sociedad donde predomina el pensamiento del aniquilamiento de las estructuras m?s d?biles.

New Age versus era tecnol?gica
Dentro de la nueva cultura t?cnico-cient?fica, el hecho religioso desaparece como referente personal y existencial para construir la propia vida. Especialmente entran en crisis los dogmas y las ?ticas de las religiones tradicionales (cristianismo, Islam, budismo?).

Ante esta constataci?n, actualmente se percibe una reacci?n contra la cultura tecnol?gica. Responde a la necesidad que tiene el hombre de algo m?s que materialismo. El ser humano busca respuestas trascendentes a su problem?tica personal y social, no ya amparadas en las propuestas de las religiones tradicionales, sino en un nuevo paradigma espiritual, definido como New Age o nuevas formas de religiosidad.

Se piensa en la relaci?n con un Dios diferente, no es el Dios tradicional predicado desde hace 2.000 a?os, es decir el Dios de la cultura judeocristiana. Se trata de una divinidad que emana de un nuevo paradigma: el de nuestra ?poca tecnocient?fica. Pero antes de adentrarnos en el apretado bosque del nuevo paradigma espiritual, hay que decir qu? entendemos por paradigma.

Su punto de origen tiene lugar tras la publicaci?n de Las estructuras de las revoluciones cient?ficas (1962) de T. S. Kunh. As?, el paradigma de nuestra ?poca nace de la reciente revoluci?n tecnocient?fica. Para Kunh, en un primer momento, "paradigma" es una realizaci?n cient?fica universalmente reconocida que, durante un cierto tiempo, proporciona modelos de problemas y soluciones a una comunidad cient?fica.

Posteriormente Kunh modifica su definici?n y la formula de la siguiente manera: "Un paradigma es lo que los miembros de una comunidad cient?fica comparten y, rec?procamente, una comunidad cient?fica consiste en hombres que comparten un paradigma".

Nuevas claves espirituales de la cultura tecnocient?fica
Una vez vista la definici?n que Kunh nos ofrece de paradigma, encontramos en la actualidad unos cuantos paradigmas. ?stos componen su pensamiento estructural, y son una clave para entender nuestra cultura postmoderna de fin de siglo. Ciertamente, existe hoy en d?a un cambio de pensamiento global. Sin acentuar los particularismos, se tiende a universalizar todo.

Asistimos, pues, al reconocimiento de una manera individual de entender la realidad. Cada uno de nosotros pertenece a un todo: la humanidad. Tambi?n encontramos el paradigma del presente eterno. El hombre actual olvida muchas veces la tradici?n y no quiere depender del pasado. Y otro paradigma es el del fracaso del progreso como mito o religi?n universal. Ya no se busca tanto el progreso cuantitativo de los avances tecnocient?ficos.

Por otro lado, en el seno de la ecolog?a, brota con fuerza lo que podr?amos denominar el cuarto paradigma. La ecolog?a nos ense?a a amar la naturaleza amenazada por la cat?strofe humana y el desastre medioambiental, al cual la somete el homo faber .

El hombre actual es un hombre ecol?gico. Adem?s, se est? creando hoy en d?a una nueva ?tica. Este quinto paradigma nos quiere decir que el hombre tiene que defender sus libertades. Se valora el pluralismo, la diferencia y la secularidad. Se lucha contra el dogmatismo o el pensamiento monol?tico, contra el cierre y la teocracia dominante en ?pocas anteriores.

El sexto paradigma es el nacimiento de una nueva intelectualidad. Devuelve la cr?tica y el libre an?lisis del momento cultural y social en el que vivimos. Pero este nuevo pensamiento aparece unido al coraz?n o al sentimiento, entrelazado con la esfera de la emotividad hacia una evoluci?n completa de el ser humano. La vida y la ciencia son inseparables, se enriquecen mutuamente.

Finalmente, los paradigmas se engloban dentro de la crisis de la modernidad. La posmodernidad surge como la cr?tica desencantada de los ideales modernistas. Se quiere crear una nueva humanidad desde cero, partiendo de un nuevo humanismo anclado en los valores de la igualdad: la fraternidad, la libertad y la solidaridad. Aqu? podr?amos a?adir el intento de crear una nueva religi?n para la humanidad. Hay un desplazamiento de lo sagrado, de las religiones tradicionales, hacia nuevas sensibilidades espirituales. Un nuevo despertar religioso en el que se quiere crear, seg?n R. Berzosa, "una nueva religi?n para una nueva humanidad".

Los paradigmas de dentro de las nuevas religiosidades
?Qu? nuevos productos nos ofrece la New Age? Seg?n J. L. S?nchez, intenta transmitirnos un nuevo paradigma. Predica, sin cesar y en todos los campos del saber, una nueva cosmovisi?n para la humanidad sobre la vida, la mente, la conciencia y la evoluci?n. La "teor?a de los sistemas" de F. Capra formula el programa del paradigma newager . Esta teor?a arrecia la totalidad integrada, sistema que vive en un continuum de relaciones exeg?ticas, hacia donde fluye todo. Es el mismo hombre el encargado de realizar el cambio hacia el nuevo paradigma. La mencionada transformaci?n ser? el estado de ser consciente de la propia conciencia.

El procedimiento transformador se producir? a trav?s de una serie de fases: primero mediante un libro, cursillos, conferencias? despu?s, por la meditaci?n, buscando el m?todo adecuado de conocimiento interior. Seg?n los pensadores newagers , nos estamos adentrando en una ?poca definitiva, en la era del cambio c?smico.

Englobando todo lo que hemos explicado m?s arriba, podemos resaltar los sacados b?sicos de este nuevo paradigma en cuatro sentidos diferentes. El primero hace referencia al m?todo utilizado por la New Age, donde predomina el lenguaje soft (suave), energ?tico y esperanzador. A trav?s de un vocabulario atractivo y "novedoso", se pretende dar respuesta a las inquietudes del hombre actual, a la crisis de la sociedad postmoderna. Se abusa de la utilizaci?n de bastantes vocablos como armon?a, transformaci?n, nuevo, c?smico, paz, sentimiento, etc.

Tambi?n el paradigma newager transmite un eclecticismo radical. Desarrolla teor?as basadas en el subjetivismo divino. Nos presenta un concepto relativo de verdad fundamentada en el deseo humano y una teolog?a sentimental. Igualmente se insiste en el nuevo paradigma cient?fico, donde el ideal hol?stico y la unidad c?smica lo incluyen todo.

Se unen sin reticencias la ciencia y la religi?n, derivando en una nueva ciencia espiritual profundamente ecol?gica. El notable ?xito de la cosmovisi?n de la New Age se produce gracias a la profundizaci?n en los campos m?s atractivos para el hombre de hoy: el esoterismo y el ocultismo, la autorrealizaci?n, la astrolog?a, la reencarnaci?n, la mezcla de la magia, el gnosticismo y el sincretismo, las medicinas alternativas, las nuevas terapias y la autocuraci?n.


Publicado por mario.web @ 21:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios