Mi?rcoles, 04 de mayo de 2011

Adonai, אֲדֹנָי es uno de los nombres hebreos de Dios. Se usa m?s de 300 veces en el Antiguo Testamento como una designaci?n para Dios como Se?or, Amo, Gobernante de todo, Se?or de se?ores, Gran Se?or m?o. Adonai era el due?o de una propiedad, el jefe de familia, o el gobernador de una provincia. Es un t?tulo de jerarqu?a, honor y autoridad.

En contextos cristianos se considera el uso del nombre Adonai como un reconocimiento claro de que "Dios es el Se?or".

En el juda?smo, el nombre de Dios es m?s que un t?tulo distinguido. Representa la concepci?n jud?a de la naturaleza divina, y de la relaci?n de Dios con el pueblo jud?o. Sobrecogidos por lo sagrado de los nombres de Dios, y como medio de mostrar respeto y reverencia hacia ellos, los escribas de textos sagrados ?pausaban antes de copiarlos, y usaban t?rminos de reverencia para mantener oculto el verdadero nombre de Dios?.

?Que nos revela, pues, el nombre Adonai?

Adonai es el Dios Soberano lleno de poder y autoridad que desea revelar su voluntad a los siervos que est?n dispuestos a creerle y obedecerle, como Abraham (cf. Gn 15, 2), como Josu? (cf. Jos 5,13-15), como Gede?n (cf. Jueces 6,14-16). Principalmente el nombre Adonai enfatiza la relaci?n del hombre con Dios como su due?o, su autoridad y su proveedor.

Esto significa que Dios es y debe ser el Se?or, el que determina cu?l es el prop?sito para nuestra vida, y nuestra respuesta debe de ser la de rendirnos humildemente a su santa voluntad. El es el Se?or, nosotros somos sus s?bditos.

Debemos grabar a fuego en nuestra mente y coraz?n estas grandes verdades:

1. Dios es Se?or, yo soy su siervo.
2. Dios dise?? un plan para su siervo, y el siervo le obedece con todas sus fuerzas, su coraz?n, su inteligencia y su alma.
3. Dios manda con amor y por nuestro bien, nosotros obedecemos sin cuestionarle. Y en nuestra obediencia amorosa y fiel est? nuestra realizaci?n como hombres, como criaturas y como cristianos. Y est? tambi?n el equilibrio, la paz y la armon?a de toda la creaci?n.

En medio oriente para acercarse al rey uno ten?a que hacer un ritual muy elaborado. Cuando uno se acercaba al rey, ten?a que hacer un ritual que consist?a en tirarse a los pies del rey. Era un gran honor que se permitiera besar el borde de las vestiduras del rey, pues era considerado una de las ofensas mas graves, aparte de las personas m?s cercanas de la corte del Rey, mirar a los ojos al Rey. Este ritual denotaba la autoridad del Rey sobre todos sus s?bditos.

Posici?n, autoridad, gloria. En estos tres sustantivos se encerraba la esencia del nombre Adonai.

Y con Jes?s, el Hijo de Dios vivo, ?qu? pas?? ?Sigue siendo tambi?n Adonai?

Nuestro Dios, en Cristo, vino humilde, hecho Ni?o, pobre, inerme, necesitado. Dios en Cristo, se quit? el manto de autoridad para que no tengamos miedo. Se despoj? de sus t?tulos de honor para que nos acerquemos a ?l con confianza. Se hizo ni?o para que lo podamos abrazar y acariciar. Se hizo impotente para fortalecer nuestra debilidad. Se hizo finito para que vislumbremos desde aqu? el infinito. Se hizo tiempo para que lleguemos a la eternidad. Se hizo Palabra para que escuchemos al Dios de cielo y tierra. Se hizo hombre para que tengamos un modelo a quien mirar, seguir e imitar.

?No es hermoso este misterio de Dios en Cristo? ?No es tremendamente fascinante y luminoso? ?No nos llena de estupor y de gozo ?ntimo saber que esta tierra fue cuna para este Se?or Adonai? ?No es un honor que hayamos sido escogidos nosotros, y no los animales ni los vegetales ni los minerales, para rendirle pleites?a y obediencia?

Ojal? que en este adviento tengamos una revelaci?n m?s clara del Se?or como Adonai, para que podamos conocer su prop?sito para nuestras vidas y as? someternos con alegr?a y humildad como siervos de este gran Se?or. Y si existiera una zona de nuestra vida todav?a no sometida a este Adonai, porque est? bajo nuestra ?gida? es hora de pedir perd?n por nuestra insolencia y soberbia, y prometerle vasallaje humilde y obediencia sin condiciones.

Cada d?a deber?amos pasar tiempo en su presencia eucar?stica para conocer mejor a este Dios Adonai que est? ah?, escondido bajo el velo del sacramento. ?Cu?ntos secretos no querr? comunicarnos! ?Cu?ntas penas no querr? compartir con nosotros! ?Cu?ntas gracias no querr? derramar sobre nuestras almas!

Qu? no ser?a este mundo si todos obedeci?ramos a este Se?or de los se?ores.

?


Fuente: Gama - Virtudes y Valores
Autor: P. Antonio Rivero, L.C.


Publicado por mario.web @ 11:11
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios