Mi?rcoles, 04 de mayo de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Juan 3, 13-17

En aquel tiempo, Jes?s dijo a Nicodemo: ?Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que baj? del cielo y est? en el cielo. As? como Mois?s levant? la serpiente en el desierto, as? tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en ?l tenga vida eterna. ?Porque tanto am? Dios al mundo, que le entreg? a su Hijo ?nico, para que todo el que crea en ?l no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envi? a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por ?l?. Palabra del Se?or.

Oraci?n introductoria

Se?or Jes?s, viniste del cielo para salvarme. Levanto mis ojos y te miro ?levantado? en la cruz, derramando tu amor que quiero acoger en mi oraci?n para renacer espiritualmente. Conc?deme que pueda percibir un poco m?s tu amor vivo y verdadero.

Petici?n

Dios m?o, dame la gracia de saber contemplar el misterio de la cruz.

Meditaci?n

?Como recuerda el Catecismo de la Iglesia cat?lica, al administrar el sacramento del perd?n y de la reconciliaci?n, el presb?tero act?a como ?el signo y el instrumento del amor misericordioso de Dios con el pecador? (n.1465). Por tanto, lo que sucede en este sacramento es ante todo misterio de amor, obra del amor misericordioso del Se?or.

?Dios es amor? (1Jn 4,16): en esta sencilla afirmaci?n el evangelista san Juan encerr? la revelaci?n de todo el misterio de Dios Trinidad. Y en el encuentro con Nicodemo, Jes?s, anunciando su pasi?n y muerte en la cruz, afirma: ?Porque tanto am? Dios al mundo que entreg? a su Hijo ?nico? (?) (Jn 3, 16). Todos necesitamos acudir a la fuente inagotable del amor divino, que se nos manifiesta totalmente en el misterio de la cruz, para encontrar la aut?ntica paz con Dios, con nosotros mismos y con el pr?jimo. S?lo de esta fuente espiritual es posible sacar la energ?a interior indispensable para vencer el mal y el pecado en la lucha sin tregua que marca nuestra peregrinaci?n terrena hacia la patria celestial? (Benedicto XVI, 16 de marzo de 2007).

Reflexi?n apost?lica

?El amor exige que toda la vida se oriente a la imitaci?n del Amado, a amar lo que ?l ama y querer lo que ?l quiere; participamos de su misi?n de glorificador del Padre y salvador de almas, lo que nos pide hacer todo lo que est? a nuestro alcance para dejar en nuestra vida una huella transparente del amor de Dios? (Manual del miembro del Movimiento RegnumChristi, n. 150).

Prop?sito

Acercarme al sacramento de la Confesi?n para encontrar la aut?ntica paz con Dios.

Di?logo con Cristo

Se?or, T? me ense?as que la cruz es el ?nico camino que me acerca verdaderamente a Ti y que todos los dem?s son laberintos que me alejan de tu coraz?n. A Ti que me miras con infinito amor desde la cruz, te pido que me permitas acompa?arte y colaborar contigo en la extensi?n de tu Reino.

?Cada hombre se entrega a Dios seg?n su grado de amor a la cruz, para parecerse y ser m?s como su maestro: Cristo Jes?s?

(Cristo al centro, n. 1315).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 12:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios